El blog de la empresa vasca Información diaria relevante para tu empresa
Noticias 25 octubre, 2021 Basque Industry 4.0

La crisis de los semiconductores dispara la actividad en Fagor Electrónica

La cooperativa vasca lleva desde 1965 fabricando estos dispositivos que ahora mismo escasean debido a una demanda global imparable
Mikel Trajaola, gerente de la cooperativa vasca.

 

¿Qué está pasando realmente en el mundo con los semiconductores? ¿Qué razones explican que algunas plantas de producción en Euskadi como las de Mercedes Benz o Michelin estén colapsando debido a la falta de suministros, y en concreto, a la falta de algunos tipos de semiconductores? La cooperativa vasca Fagor Electrónica lleva 56 años fabricando en Mondragon este tipo de circuitos, de ahí que pueda considerarse su opinión y experiencia como una voz autorizada en la materia. Sin ir más lejos, uno de cada cuatro vehículos vendidos en el mundo o una de cada siete placas de cocción eléctrica/electrónica que se venden a nivel mundial, por ejemplo, llevan la firma de esta empresa del barrio de San Andrés. Son componentes, no obstante, que ahora escasean, generando situaciones de colapso en sectores y mercados como ya ha ocurrido en anteriores ciclos económicos. ¿Qué se puede hacer al respecto o cuánto va a durar esta situación? son algunas cuestiones a las que Mikel Trajaola, gerente de la cooperativa vasca, trata de dar respuesta en los micrófonos de Made in Basque Country y Grupo SPRI.

 

Pocas empresas tendrán ahora mismo más demanda que ustedes…

Es la realidad que nos está tocando vivir en estos momentos… Por suerte el mundo de los semiconductores está muy revuelto y a raíz de la falta de algunos de esos tipos de semiconductores Fagor Electrónica está viviendo una época de bonanza.

 

¿Cómo podríamos explicar qué es un semiconductor y por qué es tan importante hasta el punto de que su ausencia ha logrado parar líneas de producción a nivel global en sectores enteros como el de Automoción? 

El mundo de los semiconductores es muy amplio y atendiendo a las funciones  que desempeñan cada uno de ellos se subdividen en familias, siendo las más importantes las memorias, los microprocesadores, la optoelectrónica y finalmente la familia de los componentes discretos. Los  semiconductores que nosotros venimos desarrollando y fabricando desde 1965 forman parte de esta última familia.

 

¿Y por qué su importancia?

Porque, en resumen, todo lo que nos rodea en nuestro día a día tiene y necesita de un circuito electrónico para funcionar, desde electrodomésticos hasta vehículos, pasando por ordenadores, sistemas de entretenimiento, consolas, teléfonos móviles… No hay nada en estos momentos que no tengo un circuito electrónico alrededor.

 

¿Técnicamente cuáles son sus funciones?

Rectificar, atenuar y limitar la señal eléctrica que circula por un circuito electrónico  para que cuando llegue dicha señal al microprocesador/microchip del circuito  esté en las condiciones adecuadas para que el microprocesador (cerebro) tome las decisiones pertinentes y emita las correctas señales/acciones para cualquier aplicación (vehículo, electrodoméstico, ordenador, servidor…).

 

Que se haya desatado una crisis mundial en no pocos sectores estratégicos, ¿a qué obedece?

A la falta de suministro de microprocesadores, que es una de las familias más relevantes dentro del amplio mundo de los semiconductores. Esto ha provocado, efectivamente, una crisis mundial de parada de líneas de fabricación en diferentes sectores.

 

Se habla de la Tormenta perfecta

Entre otras muchas cosas, la pandemia ha generado en los últimos meses un mayor consumo de ordenadores, teléfonos móviles  o tablets, así como una mayor introducción del vehículo eléctrico, lo cual ha disparado la demanda de semiconductores… Si a eso le sumamos la falta de microprocesadores, que ha generado una sensación de pánico en los compradores del resto de componentes semiconductores “sobrepidiendo” para cubrirse ante la posible escasez de componentes en los próximos meses, pues eso ha dado lugar a esa Tormenta perfecta: impactos en las cadenas, stocks tensionados, paradas en la producción…

 

¿Ustedes han tenido que llegar a ese punto?

Al estar muy diversificados y fabricar circuitos electrónicos muy diversos no hemos tenido necesidad de parar la producción por el momento aunque las adaptaciones en la planificación de nuestra cadena en función de la disponibilidad de componentes en el momento de comenzar con la fabricación están siendo constantes. No obstante, no descartamos que en algún momento tengamos que parar la producción debido a la falta de microprocesadores o de algún otro componente semiconductor.

 

¿Quiénes son y dónde están los principales fabricantes de semiconductores en el mundo?

En toda Europa hay algunos fabricantes en Francia, Italia, Holanda, Euskal Herria (Fagor Electrónica es el único fabricante de componentes semiconductores Discretos en todo el Estado) y Alemania, pero ninguno de ellos fabrica microprocesadores. Los principales fabricantes están en Korea, Taiwan y China, a 10.000 kilómetros de distancia…

 

¿Y por qué se ha llegado a este punto de dependencia absoluta en este sentido respecto de estos proveedores?

Porque hace unos 20-25 años la industria electrónica optó  por trasladar la fabricación de la mayoría de los semiconductores, incluyendo los microprocesadores, al sudeste Asiático. Entre otras cosas debido a la necesidad de abaratar los costes de mano de obra pero también por la necesidad de requerir personal capacitado y las ingentes cantidades de inversión requeridas para llevar adelante la construcción de una planta productiva de microprocesadores…

 

¿Cómo de ingentes?

A día de hoy la inversión para construir una nueva planta productiva de microprocesadores vendría a costar unos 14.000 millones de dólares y a eso le deberíamos sumar el retraso tecnológico de casi tres décadas que acumulamos, por lo tanto, es un escenario que hace bastante poco probable que podamos si quiera plantear la posibilidad de proyectar una fábrica de microprocesadores. Por lo tanto, no es algo inminente.

 

¿Manejan en Fagor algún tipo de previsión a la hora de alcanzar una cierta normalización?

No estimamos que el panorama vaya a mejorar en los próximos meses debido a que ninguno de los sectores demandantes de semiconductores está reduciendo  su demanda, e incrementar las capacidades de producción de microprocesadores requiere un elevado tiempo. Por todo ello, a día de hoy se estima que la situación puede normalizarse para el segundo semestre del 2022 y que durante este tiempo las fabricaciones y el posible crecimiento de muchos sectores vayan a estar limitados a la disponibilidad de los microprocesadores…

 

¿Y hasta entonces, qué se puede hacer?

No es la primera vez que este tipo de ciclos se suceden cuando se producen fuertes desajustes entre la oferta y la demanda de alguna de las familias de semiconductores… Por eso suele ser recomendables aspectos como la flexibilidad, la adaptación a la situación y un trabajo cercano con los proveedores teniendo en cuenta que están, como decíamos, tan lejos…

 

Estados Unidos, que se encuentra en una situación parecida a la de Europa, ha decidido dejar de ser dependiente de los proveedores asiáticos con una política de inversiones muy agresiva…

Es cierto, han destinado unos 150.000 millones de dólares para construir varias plantas productivas  de microprocesadores en Arizona y Texas con el objetivo de asegurarse en el futuro  la disponibilidad de los microprocesadores por un lado y, por otro, controlar el conocimiento de la tecnología que con el paso de los años puede convertirse en el gran caballo de batalla de las disputas entre continentes (Europa- USA- China).

 

¿Alguna lección en el horizonte que se debería tener en cuenta de cara al próximo ciclo negativo?

Sería ideal que de toda esta situación fuéramos capaces de sacar algunos aprendizajes, aunque vistos los movimientos unilaterales que se están produciendo últimamente a nivel europeo no somos muy optimistas para asegurar a futuro la cadena de suministro de microprocesadores desde la propia Europa.

Linkedin

Información diaria, segmentada por sectores de actividad y
países de interés para tomar las decisiones más
competitivas.

Última hora sobre Nuevas ayudas

Para pymes, para diversificar mercados, becas en el extranjero, licitaciones internacionales, subvenciones a fondo perdido para afianzar la exportación, ayudas para implantaciones o formación específica en internacionalización.

Te interesa ¿verdad?