Ir al blog El blog de la empresa vasca

Información diaria relevante para tu empresa

Entrevistas 4 julio, 2023 Infraestructuras

Lanik: “El 95% de nuestro negocio ya procede del exterior”

Susana Lasa, directora general de esta pyme familiar,  repasa la historia de una empresa que supo reinventarse y es referente en el campo de las estructuras arquitectónicas
Susana Lasa.

Tiene su sede en Donosti y cuenta con delegaciones en los cinco continentes, un escenario conseguido tras cincuenta años de andadura profesional en un nicho de mercado altamente técnico e internacional: el diseño, fabricación y montaje de estructuras arquitectónicas. Desarrollos que envuelven edificios, centros comerciales, almacenes, hangares o aeropuertos como el de Doha, para quien Lanik acaba de desarrollar una cubierta de cristal equivalente a dos campos de fútbol, o el de la nueva terminal de Arabia Saudí, donde están trabajando codo con codo con el arquitecto Norman Foster. De proyectos como éstos se encarga actualmente un equipo multidisciplinar de 65 personas que coordinada la Directora General de esta pyme, Susana Lasa.

En no pocos foros empresariales aparece el nombre de su empresa como ejemplo de caso de éxito, ¿cuál es el secreto?

No hay secreto. Lo que hay es mucho trabajo. Somos una empresa familiar con 65 trabajadores que hemos conseguido que la facturación, que antes era doméstica en un 95%, ahora sea internacional en ese mismo porcentaje. Y hemos desarrollado proyectos en más de 40 países, proyectos de gran envergadura, tamaño y complejidad.

¿Todo lo que uno puede imaginar se puede construir?

Ese es nuestro lema. Nos gusta pensar que así es. Al final, los arquitectos desarrollan unas geometrías y Lanik, con el equipo de profesionales que tenemos detrás, diseña y piensa cómo pueden  hacerse realidad. Al final se devanan los sesos y se consigue.

Forman parte de una pyme con una trayectoria de casi medio siglo de vida en la que continúan participando en concursos internacionales como el aeropuerto de Doha, donde se dan cita competidores mucho más grandes que su compañía. ¿Dónde está la clave para ser capaz de plantar cara a este tipo de gigantes internacionales?

Nuestra clave es el servicio al cliente. Tenemos un equipo de estudios y un equipo comercial que se desvive por dar el servicio adecuado al cliente antes de que firmemos el proyecto. En la fase de estudio y en la fase de oferta estamos con ellos y nos implicamos al máximo para darles las mejores soluciones y poder así llevar a cabo el mejor proyecto. Y creo que todos esos aspectos son muy valorados por parte del cliente.

¿Es habitual tener que desplazarse hasta el país donde van a desarrollar un proyecto, como sucedió con Doha? 

En mi caso, y en esta ocasión, no fue así. No obstante, parte del equipo sí se desplazó al lugar para realizar el proyecto. En este diseño en concreto hay una ingeniería y una arquitectura contratadas. Nosotros lo que hacemos es ayudar en la parte de la monocapa, una parte muy singular por su tamaño y complejidad. Son casi 12.000 m2 de acristalamiento, acero y vidrio, y el diseño se apoyaba en tres elementos en forma de embudo. Además, tenía un componente estético muy importante. En nuestro caso, estuvimos durante año y medio ayudando a la ingeniería a desarrollar este proyecto antes de ser adjudicatarios pero después, visto el trabajo realizado, nos contrataron y posteriormente realizamos el proyecto en dos años y medio, que para una apuesta de estas características es un plazo muy corto. Pero teníamos la meta de finalizarlo antes de que comenzara el pasado Mundial de fútbol de Qatar y así cumplimos. Fue tal la relevancia del proyecto, que hasta el Emir de Qatar fue en varias ocasiones a ver cómo se realizaba.

¿Cómo conviven en un proyecto de estas características la parte más artística y la más técnica?

Algunos proyectos son más prácticos y otros son más estéticos, por eso muchas veces hay que jugar con la coordinación del arquitecto y hacer eso realidad. Por supuesto hay unas limitaciones técnicas que hay que considerar, porque no solo está lo estético sino que la parte de la seguridad también toma mucha importancia. Al final, se trataba en este caso de una cubierta por la que van a transitar miles de personas y tiene que ser segura ante todo. Nuestro trabajo pasa por equilibrar todo eso.

Cuando hablamos de grandes arquitectos sale a la palestra el de Norman Foster, de Foster&Partners, con el que están colaborando en un proyecto en Arabia Saudí…

Así es. Y es todo un desafío porque al margen de ser proyectos muy complicados también entra en juego en estas cosas el renombre mundial de esta gente, a la que no es fácil rebatirles cosas… Al final se trata siempre de intentar hacer lo que ellos dicen pero dentro de las posibilidades técnicas. Algo tiene que ser fabricable, realizable, montable y seguro. En Lanik estamos acostumbrados a ello y damos la talla. Y en cuanto al proyecto, se trata del aeropuerto del Mar Rojo, un diseño de 24.000 m2 que estamos construyendo en estos momentos en nuestra fábrica.

Ese tipo de infraestructuras tan vanguardistas marcarán tendencia en lo que luego se construirá aquí, ¿no?

Nosotros trabajamos en muchos países y al final en cada uno hay unas tendencias diferentes. Lo que en un país lo es en estos momentos, en el otro puede estar ya obsoleto. Aunque hay líneas arquitectónicas que son tendencia a nivel mundial, luego cada país tiene diferentes gustos y hay que entender la idiosincrasia y la cultura de cada uno de ellos.

Se cumple ahora una década de su entrada en la empresa. En un primer momento en el Departamento de Finanzas y desde 2017 como Directora General… ¿Cómo y en que han cambiado las cosas en este tiempo?

Nosotros hemos seguido una estrategia clara, que se basa en un mix de proyectos. Antes realizábamos proyectos a nivel nacional de un tamaño más pequeño y sencillo. Pero ahora hemos visto que es de suma importancia realizar una combinación de proyectos, de diferentes tamaños, diferentes complejidades, en distintos países… Por otro lado todos los conflictos que ha habido en los últimos años, aparte de la pandemia que fue a nivel mundial, han afectado de forma diferente a cada país en el que hemos trabajado. Por lo que hemos entendido que tenemos que minimizar riesgos para que el negocio sea lo más estable posible. Aun así, la pandemia y la guerra de Ucrania y Rusia, entre otros conflictos, también nos ha afectado en este recorrido.

 

Noticias relacionadas

29 enero, 2024 Infraestructuras
Prosertek, Inteligencia Artificial para predecir el riesgo en el atraque de un buque
Leer más
27 junio, 2023 Infraestructuras
Soluciones logísticas a la carta
Leer más
Antonio Igarza On tour up 27 febrero, 2023 Emprendimiento
Antonio Igarza: «Emprender es como hacer un Ironman»
Leer más
9 noviembre, 2021 Infraestructuras
La capacidad de adaptación al mercado impulsa el “buen año” de Aratubo
Leer más
28 octubre, 2021 Infraestructuras
“Hazinnova nos ha permitido poner el foco en los clientes que tienen más valor”, David Gómez Pérez, socio de Asebrok 2000
Leer más
Ir al blog

Última hora sobre nuevas ayudas

Para pymes, para diversificar mercados, becas en el extranjero, licitaciones internacionales, subvenciones a fondo perdido para afianzar la exportación, ayudas para implantaciones o formación específica en internacionalización.

Te interesa ¿verdad?
// Canales especializados

Síguenos. Canales especializados
y actualidad diaria