Nexmachina monitoriza procesos industriales con IoT y su propio ‘software’ de gestión

6 noviembre, 2018
iQmenic, la plataforma de monitorización de Nexmachina

 

La empresa vizcaína ha desarrollado iQmenic, una plataforma para gestionar los datos procedentes de sensores IoT

 

Internet de las Cosas o IoT se podría definir como la capacidad de convertir un objeto analógico en otro capaz de captar datos y enviar esa información digital de forma inalámbrica. Cada vez hay más ejemplos de su uso en ámbitos como las Smart Cities (sensores en contenedores de basura, sistemas para detectar plazas libres de aparcamiento, dispositivos para la iluminación sostenible de calles o para controlar el aforo de edificios), en nuestros hogares (frigoríficos, cafeteras e incluso cepillos de dientes inteligentes) y en la Industria. Según el último estudio de Business Insider Intelligence, se calcula que en 2023 habrá desplegados en todo el mundo  40.000 millones de dispositivos IoT.

 

La compañía vasca Nexmachina ha cumplido seis años este mes de noviembre. Especializada en soluciones IoT y de conectividad, vislumbra  2019 como un año de cambios y crecimiento en el que espera duplicar su plantilla (actualmente formada por cinco empleados) y aumentar su facturación. El primero de esos cambios ya está en marcha con el traslado de su sede de DeustoKabi, la incubadora de empresas de la Universidad de Deusto, a unas nuevas oficinas en Bilbao. Fernando Presa es el CEO de Nexmachina.

 

¿A qué os dedicáis en Nexmachina?

Tenemos dos líneas de negocio. Por una parte, hemos desarrollado la plataforma iQmenic para la gestión de redes de sensores que se aplican en industria, Smart City o para el mundo del consumidor. Hemos hecho pilotos de validación con diferentes clientes y hemos sensorizado contenedores de basura, depósitos de bodegas, máquinas, el suelo de parkings…hemos dado vida a objetos y esa información la gestionamos con nuestra plataforma iQmenic que captura datos, monitoriza en tiempo real, muestra alertas y saca informes pormenorizados. Además, la plataforma está disponible en castellano, inglés, francés, alemán o chino.

La otra línea de negocio tiene que ver con tecnologías y comunicaciones inalámbricas que conocemos muy bien desde 12 años antes de poner en marcha Nexmachina. Hacemos proyectos de redes WiFi y de nuevas tecnologías que han surgido en los últimos cinco años como Sigfox o Lora. En julio de este año hemos firmado un contrato de cinco años con Hispasat para el desarrollo de tecnologías inalámbricas para redes WiFi e IoT a nivel internacional y nuestro primer proyecto lo vamos a desarrollar en Colombia. Para una micropyme como nosotros es un primer gran acuerdo que nos permitirá aumentar ingresos y casi doblar el personal en los próximos dos años.

 

¿Qué proyectos estáis desarrollando en el ámbito de la Industria 4.0?

En Industria 4.0 nuestro primer cliente ha sido Pintuberri Industrial, una pyme con sede en la localidad vizcaína de Berriz, que se dedica al pintado de piezas para diferentes sectores como automoción o construcción. Dentro de ese proceso de pintado, las piezas pasan por una especie de túnel de lavado, aclarado, pintado y horneado en el que hay que controlar diferentes variables como el ph, la temperatura, la presión, la humedad, el horneado o el fosfatado. Hasta ahora, la recogida de datos de esas órdenes de fabricación se tomaban a mano por parte de un operario. Nosotros les hemos digitalizado esos procesos incorporando sensores de ph, temperatura, presión y desengrase y mandamos esa información en tiempo real a nuestra plataforma iQmenic. Se vinculan órdenes de trabajo con vídeos y se hace la trazabilidad de esa orden de trabajo.

 

¿Qué otros proyectos tenéis en el ámbito IoT?

Estamos trabajando en la digitalización de depósitos de bodegas de txakolí, sidra, vino de Rioja Alavesa y aceite con la etiqueta Eusko Label. Hazi, el órgano de control y certificación de los productos Eusko Label, reserva varios depósitos en cada bodega para sus productos y quiere garantizar que estos depósitos y su contenido cumplen con las condiciones especiales impuestas. Para supervisar que el contenido de esos depósitos no sufre ninguna transformación o manipulación nosotros hemos incorporado sensores que son capaces de detectar aperturas, trasiegos o movimientos y cambios de temperatura. Esa información se envía en tiempo real y se gestiona con iQmenic. Por el momento, estamos desarrollando este proyecto en dos bodegas de Rioja Alavesa y dos de aceite, y al final de año se ampliará a otras bodegas.

 

Habéis desarrollado el ‘software’ iQmenic para la monitorización de datos. ¿Tenéis previsto crear ‘hardware’ o sensores IoT propios?

Por el momento no desarrollamos sensores propios y buscamos soluciones ya existentes en el mercado. La plataforma iQmenic es abierta y posibilita que se pueda conectar e integrar cualquier tipo de sensor existente. Sí que estamos valorando la posibilidad de desarrollar nuestros propios sensores para incorporar en los depósitos de Eusko Label.

 

¿Cuál es la actitud de las empresas cuando les habláis de vuestros servicios relacionados con Internet de las Cosas?

Lo cierto es que aquí en Euskadi el Gobierno Vasco, a través de su estrategia Basque Industry 4.0, ha conseguido que el mensaje vaya calando. Se ha dado mucha formación, se han programado muchos eventos y es algo acertado, porque al final hay que insistir en esto. Cuando vamos a las empresas, estas han oído hablar IoT e Industria 4.0 porque han ido a eventos, les han dado información y no les suena a chino. Las compañías empiezan a tener cierto conocimiento, son conscientes de que tienen que dar ese paso hacia la digitalización y necesitan a empresas como Nexmachina para que les den soluciones y servicios.

 

¿Cuáles son los retos de Nexmachina como empresa y del IoT a nivel global?

Como empresa queremos crecer. Nuestro siguiente reto será incorporar inteligencia artificial a iQmenic para ofrecer nuevos servicios. También trabajamos para la integración de nuestra plataforma con los ERPs o CRMs de nuestros clientes.

En el ámbito del IoT estamos expectantes por las posibilidades del 5G. Ahora mismo los dispositivos vinculados a Internet de las Cosas tienen una limitación en cuanto a la capacidad de envío de datos por motivo de la duración de las baterías. El 5G del futuro viene a decir que esas limitaciones se van a superar y eso será una mejora respecto a lo que existe en la actualidad. Por otra parte, creo que las tecnologías de comunicación que existen en la actualidad como SigFox o Lora van a tener cada una su espacio. No va a haber una que vaya a ser la ‘killer’ y en cada caso utilizaremos una u otra. También es importante el que el IoT no esté estandarizado. Esto permite que surjan nuevas aplicaciones, operadores, soluciones y que haya más creatividad. Si algún día se estandarizase, se limitarían las posibilidades de desarrollo.

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow