Los nuevos recursos humanos en la 4ª Revolución Industrial

8 enero, 2020

El Foro Económico Mundial recoge en un informe las claves para las empresas

Las nuevas tecnologías, pero también los cambios demográficos y sociales, están provocando una profunda transformación en las empresas de todos los sectores industriales. La digitalización y la automatización traen consigo nuevos modelos de negocio, así como la sustitución de tareas y creación de otras nuevas para las personas. Cambian los perfiles profesionales, las labores y también las formas de trabajar, puesto que es posible adoptar modelos más flexibles y diversos en función de las necesidades de cada trabajador o trabajadora.

 

Este futuro presenta grandes retos en el ámbito de los recursos humanos para las empresas. Con el objetivo de mostrar algunas claves, el Foro Económico Mundial ha publicado el libro blanco Shaping People Strategies in the Fourth Industrial Revolution. El estudio recoge seis estrategias a implementar dentro de las organizaciones para poder adaptarse a los cambios y aprovechar al máximo su potencial. Tal y como recoge el informe, los propios departamentos de Recursos Humanos están en plena transformación y deben repensar sus funciones.

 

La primera de las claves consiste en el desarrollo de un nuevo liderazgo capaz de adoptar las tecnologías adecuadas y conocer las oportunidades y riesgos de la automatización. Tal y como destaca el estudio, la falta de liderazgo en la adopción de tecnologías es una de las principales barreras para más de la mitad de las empresas y solo el 36% de los responsables de RRHH tiene una noción clara de cómo las tecnologías están cambiando el trabajo.

 

Unido a ello, es importante también gestionar la integración de las tecnologías en el espacio de trabajo. Las labores que llevan a cabo las personas se están transformando y es esencial conseguir una combinación entre recursos humanos y máquinas que funcione. En esa tarea están llamadas a colaborar la dirección y el departamento de RRHH, según el informe.

 

Por otro lado, las empresas deberán poner especial atención en el nivel de satisfacción y compromiso de las personas empleadas. La automatización y la digitalización van a impactar en cómo se sienten los trabajadores en relación a su labor, un elemento que es clave para el éxito de la empresa. En este sentido, mejorar la experiencia de trabajo implica ofrecer oportunidades profesionales, unos valores éticos y un entorno que facilite la productividad.

 

Otra de las claves que destaca el libro blanco es el fomento de un aprendizaje continuo y personalizado en toda la organización, así como establecer formas para medir el capital humano de la empresa y su impacto en los resultados. Finalmente, también es importante promover una mayor diversidad e inclusión dentro de la plantilla. Tal y como recoge el informe, las empresas con una cultura inclusiva tienen 2 veces más posibilidades de alcanzar sus objetivos financieros, 6 veces más posibilidades de ser innovadoras y 8 veces más de mejorar sus resultados empresariales.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow