Asimob, sistemas para la carretera inteligente

18 noviembre, 2019
Asimob

“Actualmente, hay mucho desarrollo tecnológico dirigido al vehículo autónomo, pero, para que estos vehículos puedan circular, son necesarios también sistemas enfocados a mejorar las infraestructuras de transporte” explica Ibon Aretxalde, cofundador y presidente Asimob. De ahí surgió la idea de crear esta startup vizcaína, especializada en el desarrollo de servicios de monitorización de infraestructuras para avanzar hacia la carretera inteligente.

La empresa utiliza soluciones basadas en la Internet de las Cosas y la inteligencia artificial para detectar irregularidades en el pavimento, supervisar zonas de obras y mapear el estado de las señales de tráfico de manera automatizada. El objetivo de estos sistemas es mejorar la seguridad en la carretera y avanzar en la digitalización de las infraestructuras de movilidad.

Los servicios desarrollados por la startup consisten en la instalación de sensores y cámaras en vehículos capaces de detectar variaciones o irregularidades en la red vial producidas por baches, acumulación de agua u otros desperfectos que pueden suponer un riesgo en la carretera. También ofrecen un sistema que monitoriza el estado de las señales viales verticales, tanto las permanentes como las que se instalan en zonas de obras. “Las señales fijas pueden sufrir desperfectos, porque se rompen, se pintan, son tapadas por árboles,… Y en las zonas de obras, hay señales temporales que van cambiando de ubicación a lo largo del tiempo”, afirma Ibon Aretxalde, “toda esta vigilancia hasta ahora se ha realizado de forma manual, con personas contratadas para chequear que esté correcto, pero el ojo humano es limitado”.

Asimob ha creado un sistema que se instala en los vehículos así como una plataforma que analiza los datos y ofrece información actualizada sobre el estado de las carreteras. El  servicio se dirige tanto a las administraciones públicas como a las empresas de mantenimiento, y no es necesario poner en circulación nuevos vehículos que realicen esta labor, puesto que la tecnología se acopla en los coches que ya circulan por las zonas a vigilar. “Sustituimos el ojo humano por sistemas capaces de vigilar que todo esté correcto, de forma que las infraestructuras se autodiagnostican continuamente”, explica el presidente de la empresa.

La startup se fundó en 2016 y, tras la fase de desarrollo tecnológico, han empezado a trabajar con ayuntamientos, diputaciones y compañías de mantenimiento de carreteras. Para su creación, el proyecto contó con el apoyo de Beaz y el programa Hazitek del Gobierno Vasco, y en 2019 ha recibido el premio Bilbao Best Startup Award otorgado por MIT Enterprise Forum Spain.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow