Alias Robotics desarrolla sistemas de ciberseguridad para robots

2 julio, 2018
David Mayoral, CEO de Alias Robotics

 

La ‘startup’ alavesa alerta de la escasa concienciación de fabricantes y usuarios a la hora de proteger los robots

 

Diferentes estudios y expertos vaticinan que en un plazo de menos cinco años los robots estarán muy presentes en nuestro día a día. No solo en las fábricas, como ha venido ocurriendo en las últimas décadas, sino también en el hogar para el apoyo de labores domésticas o el cuidado de personas, en comercios para la atención al público o en hospitales para la supervisión de enfermos o intervenciones quirúrgicas.

Una de las principales preocupaciones vinculada a la proliferación de los robots se centra en la seguridad; la seguridad física y la ciberseguridad. Los nuevos robots son colaborativos (cobots) dotados de sensores que son capaces de detectar la presencia humana y limitar sus movimientos para no causar ningún daño. Sin embargo, en lo que se refiere a la ciberseguridad, y concretamente a sistemas que impidan que el robot pueda ser hackeado o que se pueda preservar la información que capta o genera, aún queda mucho por hacer. Este último es el nicho de mercado que ha detectado la ‘startup’ alavesa Alias Robotics que quiere convertirse en un referente mundial en la ciberseguridad para robots.

Los impulsores de Alias Robotics tienen una amplia experiencia en el ámbito de la robótica y en el empresarial. El núcleo principal de la compañía está compuesto por los creadores de Erle Robotics, una firma nacida en Vitoria-Gasteiz en 2014 dedicada a la fabricación de pequeños robots, que fue adquirida por la compañía suiza Acutronic a finales de 2016. Su CEO y fundador, David Mayoral, ha dedicado estos últimos años a viajar por el mundo para preguntar a los fabricantes de robots cómo solucionaban el problema de la ciberseguridad en sus aparatos y su conclusión ha sido que “casi nadie tenía en cuenta la seguridad en la robótica, por lo que detectamos una oportunidad de mercado”. A finales de 2017 constituyó Alias Robotics junto a otros 11 socios y, casi de inmediato, entraron a formar parte de una aceleradora de ciberseguridad radicada en Londres en donde han pulido su proyecto empresarial en los últimos tres meses.

“Los robots van a estar en todas partes y eso nos plantea la duda de cómo se están protegiendo y de si realmente son seguros. Los fabricantes y usuarios de robots tienen que ser conscientes de que si no protegen los robots pueden sufrir graves consecuencias a medio plazo. Hackear un robot industrial puede suponer paralizar una cadena de producción durante un tiempo determinado con los costes que ello conlleva. En el caso de un robot de asistencia a personas, las consecuencias pueden ser incluso más graves y afectar a la seguridad física del usuario. Todo ello sin olvidar el impacto que puede tener que se pierdan o roben datos vinculados a estos robots”, advierte David Mayoral.

Su solución a esta problemática es un ‘chip’ denominado RIS (Robot Immune System), “un ‘hardware’ que ofrece protección para robots y todos sus componentes”. “Este ‘chip’, del tamaño de la palma de la mano, se puede incorporar y conectar al robot, y está dotado de tecnologías de inteligencia artificial y ‘machine learning’ que le permiten entender qué está pasando en el robot y su entorno y actuar en consecuencia. Analiza constantemente lo que está ocurriendo y va aprendiendo de su experiencia. En base a esa experiencia es capaz de determinar si algo es anormal o peligroso”, detalla el CEO de Alias Robotics. RIS aún está en fase de desarrollo y se prevé su llegada al mercado para finales de 2018. Los retos de Alias Robotics pasan también por incorporar entre 3-4 personas a su plantilla en los próximos meses y, de cara al año que viene, la búsqueda de socios financieros estratégicos que les ayuden a salir al mercado.

Alias Robotics se incorpora al ecosistema vasco de ciberseguridad en el que “se están dando pasos muy importantes”, según David Mayoral. “Gobierno Vasco y SPRI están apostando por potenciar este ecosistema vasco de ciberseguridad invirtiendo en proyectos como el nuestro o mediante la puesta en marcha del Basque CyberSecurity Centre. De hecho, cuando estábamos en la incubadora de Londres, la gente del Basque CyberSecurity Centre vino de visita para conocer qué se estaba haciendo. Es importante que impulsemos el sector de la ciberseguridad porque, al final, todo pasa porque se creen compañías, que estás compañías tengan éxito y que la gente haga cosas importantes que tengan visibilidad a nivel europeo y mundial”.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow