Tecnalia y Nem Solutions,  reconocidas por un sistema de analítica de datos para detectar problemas en máquinas industriales

19 marzo, 2018
Iñigo Lazcanotegui.

Iñigo Lazcanotegui: “Hay que concentrarse en aquellos datos que sean importantes y generen valor de una forma rápida”

 

Iñigo Lazcanotegui es una de las caras visibles del equipo de Tecnalia que, junto a la compañía guipuzcoana Nem Solutions, se ha hecho con el Premio Europeo de Innovación impulsado por EARTO. La base de su reconocimiento, otorgado en la categoría ‘Impact Delivered’ a la mejor práctica de transferencia de tecnología, reside en un sistema que utiliza la analítica de datos para predecir el mal funcionamiento de una máquina y encontrar el foco del problema. En términos industriales hablaríamos de mantenimiento predictivo y proactivo.

 

Uno de los primeros retos a los que se enfrentó el equipo fue el de la propia captación de los datos en las máquinas. “En Tecnalia hemos desarrollado una estructura que va desde la propia generación de los datos hasta su comunicación, almacenamiento y visualización. Cómo captar ese dato es importante. Los procesos industriales son entornos rudos, con condiciones extremas. Desarrollar un sensor para captar datos en este tipo de entornos es un reto en sí mismo”, explica Lazcanotegui.

 

El siguiente condicionante al que se enfrenta cualquier proyecto de analítica de datos es determinar “cuáles de esos datos captados son relevantes y pueden aportar información que permita optimizar la producción o el funcionamiento de una máquina. Se habla mucho de ‘big data’, pero yo prefiero utilizar términos como ‘selected data’ o ‘smart data’ porque se trata de concentrarse en aquellos datos que sean importantes y generen valor de una forma rápida”, añade.

 

Disponer de información sobre el funcionamiento de una máquina en tiempo real está propiciando una nueva revolución en las relaciones entre el fabricante y el cliente. Gracias a los datos captados es posible prever problemas de funcionamiento, conocer cuándo necesita un recambio o implementar mejoras. “Euskadi tiene una industria que vende máquinas con ciclos de vida muy largos, de hasta 30 años, pero nos estamos dirigiendo hacia un mundo en el que los plazos de amortización largos son complicados. Ahora mismo no se sabe cuál va ser el ciclo de vida de una máquina y estas tecnologías pueden apoyar modelos como el ‘leasing’ de máquinas y permitir ese cambio en los sistemas tradicionales de venta. En el momento en que sabes cómo funciona una máquina y cómo ha sido su uso, puedes cambiar sus funcionalidades e incluso compartir riesgos con el cliente. Ya no solo hablamos de la monitorización y el mantenimiento, sino que el propio uso de la máquina puede ser alterado con nuevos modelos de negocio”, enfatiza el investigador de Tecnalia.

 

Muchos modelos de negocio de este tipo ya están siendo impulsados desde la propia Tecnalia, según recalca Lazcanotegui: “Tenemos casos simples, como una máquina que puede predecir cuál va a ser su propia fecha de engrase, algo similar a lo que hacen los coches, pero que en máquinas industriales no es habitual. También es posible que cuando ha ocurrido un fallo en una máquina, el técnico, antes de ir, ya pueda saber qué ha pasado y dónde está el problema. Y luego hay cosas más complicadas como percibir si la máquina está entrando en una dinámica de imprecisión. A través de la captación de datos podemos detectar estos síntomas. Contamos con tecnologías que trabajan a nivel sintomático y otras que lo hacen a nivel de diagnóstico y pronóstico”.

 

Como tendencia de futuro este ingeniero, que ha vivido y trabajado varios años en Alemania, muestra gran interés por el ‘blockchain’: “Me parece una tecnología muy interesante. Una forma descentralizada de validar y adquirir compromisos y ejecutarlos. Más allá del ‘blockchain’, la verdad es que estamos en un punto muy interesante en el ámbito de la digitalización. Hace cinco años preveíamos una serie de tecnologías que iban a cambiar las cosas. Y ahora ya están aquí, pero hacen falta manos, recursos y tiempo para llevarlas a la práctica; como la conducción autónoma por ejemplo. Hace falta escalar la tecnología, pero también afrontar cambios socioeconómicos o políticos que son difíciles de llevar acabo. Pero terminarán siendo una realidad. Finanzas y automoción son sectores que van a cambiar mucho durante las próximas décadas”, concluye Iñigo Lazcanotegui.

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow