Mikel Barandiarán, CEO de Dominion: “ La inmersión de las tecnologías digitales en el ámbito industrial es un proceso irreversible”

21 noviembre, 2018
Mikel Barandiarán, CEO de Dominion.

 

El responsable de la compañía vasca considera que la transformación digital de la industria se articulará sobre la sensórica, la conectividad y el tratamiento avanzado de los datos.

 

Dominion cumplirá 20 años en 2019. La compañía, que se define como  un proveedor global de servicios multitécnicos y de soluciones de ingeniería especializada, tiene su sede central en Bilbao y oficinas en más de 35 países que ocupan a cerca de 8.000 trabajadores. En los últimos dos años ha impulsado la adquisición de empresas como CDI e ICC en Estados Unidos, Ditecsa en Colombia, Scorpio, Seref o Phone House Spain. La firma registró un beneficio neto de 16,3 millones durante los nueve primeros meses de este año, lo que supone un incremento del 6% respecto al mismo periodo de 2017. Su apuesta por el desarrollo de nuevas tecnologías orientadas al ámbito empresarial le otorga una visión completa sobre las capacidades y los retos de la denominada Industria 4.0. Conversamos con el CEO de Dominion, Mikel Barandiarán.

 

¿A qué se dedica Dominion?

Somos una compañía global, con un foco claro en aplicar tecnología para la mejora de la eficiencia de los procesos de negocio. Trabajamos en tres campos de actividad: Tecnología & Telecomunicaciones, Industria y Energía. Podemos acompañar a nuestros clientes desde la conceptualización de una nueva infraestructura o la integración de distintos equipamientos tecnológicos, hasta la operación y mantenimiento de cualquiera de sus procesos.

 

Para nosotros, es fundamental tener una visión transversal de los modelos de negocio y contar con una cultura fuerte. En este sentido, contamos con un modelo de gestión único que se articula en torno a “las 4D’s de Dominion”: Digitalización, Diversificación, Gestión Descentralizada y Disciplina Financiera.

 

¿Cuál es su vinculación con la Industria 4.0?

Nuestra vinculación con la Industria 4.0 tiene mucho que ver con nuestra esencia como una compañía tecnológica y estrechamente vinculada a la industria. La Industria 4.0 pretende mejorar la eficiencia de los procesos industriales apoyándose en las nuevas capacidades tecnológicas disponibles. Para hacer esto es necesario un conocimiento simultáneo de dichas tecnologías y de los procesos sobre los que se quiere tener un impacto.

 

¿Podría detallar algún ejemplo de desarrollos que hayan llevado a cabo relacionados con la Industria 4.0?

La actividad de digitalización de escenarios industriales que estamos realizando es amplia y variada. Abordamos cada proyecto caso a caso, porque no creemos en las soluciones estándar, sino en dar soluciones específicas a necesidades muy claramente identificadas. Siempre con un enfoque muy práctico: debemos sensorizar y tratar únicamente los datos que nos permitan tomar decisiones que impacten en mejoras de la eficiencia del proceso. Algunos ejemplos serían la implantación de algunas de nuestras soluciones propias, como puede ser nuestra solución de optimización energética Proefficiency para las plantas productivas de varios clientes del sector de la automoción. Una solución que combina la instalación de sensores en los activos de producción; la definición y el despliegue de una arquitectura compleja de adquisición, comunicación, almacenamiento y computación de grandes volúmenes de datos; y su posterior análisis avanzado por medio de modelos descriptivos y predictivos.

 

¿Perciben receptividad por parte de las empresas, especialmente las pymes, a la hora de ofrecerles soluciones de transformación digital o todavía queda trabajo que hacer en este ámbito?

Empezamos a ver una receptividad cada vez mayor, si bien es cierto que todo depende del grado de madurez con el que cuente la compañía en cuestión. Estamos viendo que la implementación de soluciones de digitalización dependen mucho del conocimiento tecnológico especializado de los responsables de esas empresas. Y lo cierto es que todavía existe mucho desconocimiento sobre lo que supone la digitalización industrial.

 

Por otro lado, es bastante habitual encontrarnos con cierta aversión al cambio, el “aquí siempre se ha hecho así”. El sector industrial ha sido tradicionalmente poco receptivo al cambio y la transformación digital afecta en última instancia a todos los procesos, desde los productivos hasta los comerciales, los de gestión interna… es un cambio global. Por todo ello, gran parte del trabajo de nuestros especialistas tiene que ver con la pedagogía de cliente respecto de las tipologías de soluciones tecnológicas y un trabajo previo de asesoramiento y de identificación de los retornos que traerán las inversiones realizadas. Esto es fundamental, sobre todo en el caso de las pymes, para que se decidan a afrontar la inevitable digitalización de sus negocios.

 

¿Qué haría falta o qué asignaturas pendientes tiene aún la Industria 4.0? ¿Cuáles serían sus retos?

El principal reto que encuentro, como decía antes, es que las organizaciones industriales estén realmente dispuestas a cambiar los procesos. Si los responsables de estas organizaciones superan el miedo a este cambio, empujarán a la organización a tomarlo. Por supuesto, también es necesaria una mejora del conocimiento tecnológico dentro de las organizaciones industriales, para que sean capaces de identificar e impulsar las distintas tecnologías habilitadoras, la aplicabilidad a sus procesos operativos y de negocio, y las vastas posibilidades de mejora que ellas ofrecen. Es la propia compañía quien mejor conoce sus procesos y cuáles son críticos para su productividad y rentabilidad; y son estos y no otros los que debe priorizar.

 

En cualquier caso, todos los agentes implicados tenemos que ser muy conscientes de que la inmersión de las tecnologías digitales en el ámbito industrial es un proceso irreversible que se debe afrontar de manera proactiva.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow