El blog de la empresa vasca Información diaria relevante para tu empresa

6 abril, 2020
Optimus 3D: “Con esta crisis, la fabricación avanzada se ha hecho definitivamente mayor de edad”

optimus 3d
Un empleado de Optimus 3D.

La firma vasca Optimus 3D ha adaptado parte de su fabricación en 3D a necesidades como mascarillas transparentes o piezas esenciales para readaptar respiradores artificiales

 

Optimus 3D es una firma vasca fundada en 2014 compuesta en la actualidad por seis profesionales y considerada como una empresa esencial por la particularidad de su actividad, el 3D, ligado estos días al sector sanitario por cuestiones de necesidad. Esta pyme con sede en el Parque Tecnológico de Álava está poniendo todo su talento en el campo de la fabricación aditiva al servicio de elementos esenciales para la red sanitaria vasca y las personas contagiadas por la COVID19 como caretas transparentes y piezas para transformar las ya populares máscaras de buceo de Decathlon en respiradores artificiales. De igual modo, informa Fernando Ohárriz, socio fundador de esta pyme tecnológica, Optimus 3D forma parte de un ambicioso proyecto para crear un respirador completo con tecnología 3D propia que una vez sea certificado por el Ministerio de Sanidad podría comenzar a industrializarse a razón de cien unidades al día

 

¿Cómo les ha cambiado la vida en las últimas semanas?

 

Pues igual que a la gran mayoría de la población, de una manera impensable. La incertidumbre que tenemos hoy es notable y las cosas están bastante peliagudas para el sector industrial, pues no sabemos cuándo vamos a poder comenzar a trabajar de forma rutinaria, ni sabemos si algún compañero va a enfermar o si los clientes van a pedir lo mismo que nos pedían antes… Así que en este maremágnum de problemas en el que estamos sumidos en toca adaptarse y hacerlo además rápido, y en este sentido han surgido algunas necesidades, que nosotros consideramos oportunidades, vinculadas al sector sanitario.

 

Al contrario que en otras empresas que también están ayudando a combatir la pandemia, ustedes no parece que hayan tenido que reinventar mucho su actividad para poder ayudar…

 

Es cierto, y eso se debe a que hace ya años que pusimos en alerta nuestro radar para tratar de acercar el ámbito sanitario con la fabricación aditiva. Este sector transita a una velocidad más lenta que otros mercados industriales y eso supone una ventaja para el 3D. En este contexto, hemos podido desarrollar ortopedia personalizada a partir de fabricación aditiva o reproducciones de TAC a partir de cirugías severas que nos hacen llegar desde los hospitales.

 

¿De qué modo entonces les está afectando esta crisis?

 

En el modo en el que veníamos trabajando. Ahí reconozco que sí nos hemos tenido que reinventar a partir de las circunstancias y asumir que esta forma de relacionarnos en el trabajo ha venido para quedarse. Nos toca aprender y adaptarnos.

 

¿En qué consiste el proyecto para adaptar las máscaras de buceo de Decathlon en respiradores artificiales?

 

En colaboración con Airbus Madrid y haciendo uso de tecnología 3D, estamos adaptando las tuberías de esas máscaras para que puedan ser utilizadas como respiradores.

 

¿Y el proyecto de un respirador nuevo?

Existen varios proyectos nuevos al respecto de los respiradores. Optimus 3D, por su estrecha relación con el fabricante de sistemas Hewlett Packard, ha ofrecido toda su capacidad de producción a ellos para el proyecto desarrollado por el centro tecnológico LEITAT en el que participan junto a otros miembros del consorcio. En el caso de que la fabricación de componentes para este nuevo respirador creciese a cantidades de producción en serie sería necesario la fabricación en empresas como la nuestra. HP está trabajando para el Centro Tecnológico Leitat de Barcelona con la idea de alumbrar un nuevo respirador que ayude a paliar las necesidades que existen en estos momentos en los hospitales y que está a las puertas de recibir la certificación por parte de las entidades reguladoras sanitarias.

  

¿Qué impulsó esta iniciativa?

 

Al margen de la buena voluntad y de querer ayudar, la necesidad de establecer algún tipo de proceso de fabricación en serie de cara al futuro. En estos momentos solo existen dos empresas en el Estado que se dedican a fabricar respiradores, y en picos de gran demanda, el sistema se colapsa. Por eso hace un mes aproximadamente, con el coronavirus en ciernes, el Leitat y HP empezaron a prototipar y desarrollar por si hacía falta un respirador a partir de tecnología es 3D, que es mucho más sencillo y espartano por cuanto no dispone de tanta sensórica ni electrónica; solamente presenta lo básico, lo imprescindible, pero son muy rápidos de fabricar. Y esa es una gran ventaja para la fabricación avanzada, la inmediatez, pues no se necesita ningún tipo de utillaje previo; podemos fabricar directamente las piezas y hacer las pruebas con prototipos de forma muy rápida.

 

¡Quién se lo iba a decir al 3D…!

 

Así es. Pienso que con esta crisis, la fabricación avanzada se ha hecho definitivamente mayor de edad. A la fuerza, cierto, pero lo ha hecho. Y esto es muy importante para Euskadi, pues la gran mayoría de los fabricantes nacionales de este sector están aquí.

 

¿Qué cree que vamos a aprender de toda esta crisis?

 

Muchas cosas, sin duda. Creo que nos va a cambiar sustancialmente en el sentido de que van a tener que desaparecer nuestras zonas de confort en los ámbitos personal y empresarial. También el empleo, claro, con el teletrabajo como medida real; la desglobalización, en el sentido de que no vamos a poder depender tanto de China; o cambios en el sector sanitario, donde tenemos que aprender la lección para evitar episodios de falta de coordinación como los vividos estos días…

 

¿A qué se refiere?

 

A que ha habido miles de entidades y voluntarios que desde sus casas, y con sus propias impresoras, han ofrecido servicios sanitarios con la mejor de las voluntades pero con un resultado poco funcional y que, incluso, podía causar perjuicios en el sector sanitario. Por eso digo que es necesario de cara al futuro un mínimo de prevención y certificación tecnológica que garanticen la salud de todo el que lo vaya a utilizar. La producción de este tipo de dispositivos que serán utilizados por personas que ya se encuentran en una etapa frágil de la salud, vulnerables, debe estar extremadamente bien controlada.

¿Por lo tanto…?

Mi esperanza no es que la comunidad 3D deje de ayudar, sino que ayude responsablemente dentro de las limitaciones que existen. Hay muchos ingenieros, diseñadores, médicos, enfermeras, profesionales de todas las áreas que son entusiastas de la impresión en 3D y que pueden contribuir con el diseño de equipos, la introducción de soluciones, la validación de conceptos y otras formas sin poner en riesgo la vida de otras personas cuando intentan ayudar. ¡Sigamos este camino!

 

Basque Industry 4.0 25 mayo, 2020
Los drones aportan nuevas soluciones a la Industria 4.0

  La compañía Drone by Drone está desarrollando junto a Tecnalia un navegador virtual...Leer más

Las universidades vascas dan un impulso al talento de Euskadi en inteligencia artificial
Basque Industry 4.0 21 mayo, 2020
Las universidades vascas dan un impulso al talento de Euskadi en inteligencia artificial

Euskadi dará este año un importante paso en materia de inteligencia artificial (IA). Con el nuevo...Leer más

Coroma para el desarrollo de una nueva generación de robots industriales inteligentes
Basque Industry 4.0 18 mayo, 2020
Talio: transformación digital y herramientas de ciberseguridad para el sector industrial

  La ingeniería bilbaína apuesta por la transformación de las organizaciones realizando un...Leer más

Linkedin

Información diaria, segmentada por sectores de actividad y
países de interés para tomar las decisiones más
competitivas.

Última hora sobre Nuevas ayudas

Para pymes, para diversificar mercados, becas en el extranjero, licitaciones internacionales, subvenciones a fondo perdido para afinzar la exportación, ayudas para implantaciones o formación específica en internacionalización.

Te interesa ¿verdad?