El blog de la empresa vasca Información diaria relevante para tu empresa

1 junio, 2020
Ikusi refuerza sus servicios orientados a la Industria 4.0 y a la transformación digital

Fernando Asenjo, Director de España y Portugal de Proyectos de Integración e Ingeniería de Ikusi.

 

La compañía vasca se centra en proyectos relacionados con la captación y el análisis de datos, y apuesta por nuevos modelos de servitización

 

La compañía Ikusi, perteneciente al Grupo Velatia, está a punto de cumplir medio siglo de actividad. En su sede central de Donostia y en sus oficinas repartidas por siete países de todo el mundo trabajan cerca de 700 personas. Sus servicios siempre han estado muy vinculados con las tecnologías de la comunicación y la información y apuestan por convertirse en un referente de la Industria 4.0. Charlamos con Fernando Asenjo, Director de España y Portugal de Proyectos de Integración e Ingeniería de Ikusi.

 

¿Qué tipo de actividades realizáis en Ikusi?

Ikusi, desde su fundación, ha ido levantando diferentes tipos de negocios hasta el año 2011, que nos integramos en el Grupo Velatia. Son diferentes tipos de negocios con ADN tecnológico. Un área sería la de diseño y fabricación de producto electrónico, como antenas o dispositivos para la distribución de la señal de televisión. Otro segundo negocio se centraba en la fabricación de telemandos para grúas que se vendió. Estos formarían parte de la división de producto tecnológico. Luego tenemos otra división de negocios ‘llave en mano’ asociada al despliegue de tecnologías en infraestructuras de transporte; como aeropuertos, carreteras y trenes; y, en otro ámbito, el despliegue de soluciones de seguridad física, como cámaras de seguridad, sensores de intrusión, etcétera. Después de adquirir hace unos años algunas empresas en Latinoamérica, pusimos un foco más intenso en el ámbito de la industria y la aplicación en procesos industriales, que es donde queremos hacer un esfuerzo importante.

 

En ese ámbito de la Industria 4.0, ¿qué tipo de soluciones ofrecéis?

Nos presentamos como una empresa integradora: no fabricamos componentes de internet de las cosas o sensórica, ni estamos desarrollando ‘software’ específico para el mundo de la industria. Nos asociamos a ‘partners’ de este tipo de dispositivos o plataformas y desarrollamos e integramos sobre ellas para resolver una necesidad concreta del cliente. Dentro de las diferentes áreas vinculadas con la Industria 4.0, nos ocupamos de proyectos relacionados con la ingesta masiva de datos y la aplicación de analítica sobre esos datos para diferentes casos de uso. Un ejemplo sería cómo modelar el comportamiento en el entorno digital de un dispositivo o una línea de procesado para monitorizar su estado y tomar decisiones sobre su mantenimiento, paradas o predecir si se va a producir un problema, aplicando la analítica. El objetivo es conseguir esa predicción sin tener que extraer un montón de datos, sino extrayendo solamente aquellos datos en los que una inteligencia embarcada determina que es interesante sacarlos o tomar una decisión.

 

¿Puedes poner algún caso concreto de aplicación de vuestras tecnologías?

Podríamos hablar del procesado de líneas de madera. Nuestro cliente vende y ensambla máquinas y líneas de procesado de madera que realizan diferentes actividades como encolar, cortar, etc. En un momento dado, identifica que cada día es más difícil diferenciarse por sus líneas y es necesario levantar una serie de servicios para identificar cuándo funciona bien tu línea, cuáles son sus ratios o cómo de eficiente es. En nuestro caso, utilizando la plataforma de un ‘partner’ para recoger esos datos y aplicar analítica, permitimos a nuestro cliente, como proveedor de esa línea, dar esa información a sus clientes para que sepan cómo funciona, cuándo hace falta realizar una intervención, etcétera. Ofrece la posibilidad de ampliar su oferta y su porfolio de servicios a su canal o a su cliente, y permitir un modelo de relación y negocio distinto al puro transaccional que tiene en estos momentos, que se centra en comprar la línea, montarla y recibir el pago.

 

Hablamos, por tanto, de modelos de servitización. ¿Cuál es el grado de acogida y de madurez de este tipo de modelos ahora mismo?

Es un esquema al cual todavía no se ha llegado en muchas de las industrias y sectores, pero que se visualiza que va a ser interesante. Hay clientes a los que les preocupa qué ocurre con los datos o con la información. Si nos fijamos en los CRMs, hace unos años era impensable que esa información vital de los clientes saliese de unos servidores que teníamos en nuestras instalaciones bajo llave. Hoy en día, llevar esa información a la nube es lo más habitual por cuestiones de costes, eficiencia, flexibilidad… por muchas razones. En muchos sectores, no solo en los que tienen que ver con la servitización; incluso a la hora de conectar máquinas; hay inercias que obstruyen el camino a recorrer para este tipo de modelos. No tengo duda de que eso irá cambiando y hay sectores y sectores. Veo sectores muy automatizados, con una utilización bastante avanzada de tecnología, con unas cadenas productivas muy afinadas, con un nivel de eficiencia muy alto, en los que cualquier tipo de mejora es importante, y donde sí están abiertos a este tipo de planteamientos. Es el caso del ámbito de la automoción o en las grandes multinacionales de la alimentación. Hay otros en los que les queda camino por recorrer.

 

Mirando al contexto actual de la crisis por el coronavirus, vosotros habéis desarrollado diferentes herramientas tecnológicas que van a tener su aplicación en la etapa de desescalada por fases.

En este contexto de la desescalada por la COVID-19 es evidente que se está incrementando la movilidad de las personas. Hay tecnológicas que ya estábamos utilizando e implementando antes de esta crisis, como las cámaras termográficas o las plataformas para la trazabilidad de la movilidad de las personas. Las cámaras termográficas se utilizaban para medir la temperatura de máquinas y procesos. Ahora, lo que se puede hacer es reajustar esta tecnología para medir la temperatura corporal para identificar un potencial proceso febril en una persona.

 

La solución de trazabilidad de movilidad de las personas la desarrollamos hace unos años para conocer la movilidad en el sector aeroportuario, porque interesaba mucho conocer la movilidad de los pasajeros, saber cuánto tiempo están en la zona comercial o prever dónde se van a producir los cuellos de botella. Para ello se utilizan sistemas de analítica de vídeo que son capaces de identificar individuos, no su identidad, sino saber unívocamente que se trata de un individuo. Esto te da la posibilidad de conocer la cantidad de gente que hay en un espacio determinado y si cumplen la distancia de protección. También te permite saber cómo se comportan las personas a la hora de desplazarse por tu planta de fabricación, los clientes en un supermercado, los visitantes en un museo o los espectadores en un evento deportivo.

 

¿Qué crees que va a suponer en el contexto de la transformación digital esta crisis por la COVID-19?

Tendrá impactos positivos y negativos. Se va a dar el efecto de empresas que van a sufrir mucho y cualquier esfuerzo inversor, sin tener una visión a corto-medio plazo clara con respecto al mercado y la demanda, le generará mucha resistencia a la toma decisiones de inversión, haya ayudas o no, porque las ayudas facilitan, pero siempre se requerirá de una inversión. Esto se va a dar de forma generalizada en muchas empresas, dependiendo de cómo se recupere la actividad por sector. Pero el otro efecto también se va a dar. Al principio de la crisis del coronavirus, lanzamos campañas a nuestros clientes ofreciéndoles soluciones de videoconferencia remota para poder teletrabajar. Esos clientes, que no hubiesen dado ese paso antes, habrán experimentado lo que puede aportar la tecnología en este modelo y muchos de ellos no van a volver a la situación anterior. Esta prueba forzada les va a servir para apreciar lo que les pueden aportar determinadas herramientas tecnológicas y eso va a significar una ruptura del inmovilismo. Lo mismo podríamos decir sobre la automatización y todo lo que les aporta para la reducción de la asistencia de personal a sus procesos productivos. La COVID-19 nos ha colocado en un escenario forzoso que nos obliga a adoptar soluciones para lograr esos beneficios.

Basque Industry 4.0 2 julio, 2020
La IV edición de BIND 4.0 vuelve a superar  las expectativas a pesar de la crisis

  Aitor Urzelai, director de Emprendimiento de Grupo SPRI, presentará este viernes los...Leer más

Basque Industry 4.0 30 junio, 2020
Crece el número de empresas y startup de ciberseguridad en Euskadi

La segunda edición del Libro Blanco de la Ciberseguridad en Euskadi, elaborado y editado por el...Leer más

Linkedin

Información diaria, segmentada por sectores de actividad y
países de interés para tomar las decisiones más
competitivas.

Última hora sobre Nuevas ayudas

Para pymes, para diversificar mercados, becas en el extranjero, licitaciones internacionales, subvenciones a fondo perdido para afinzar la exportación, ayudas para implantaciones o formación específica en internacionalización.

Te interesa ¿verdad?