AYUDAS A LA NAVEGACIÓN:


CABERECA PARA LA VERSÍON IMPRIMIBLE:

Logotipo SPRI    Logotipo de Euskadi+innova

CABECERA DE LA PÁGINA:

Logotipo SPRI

MENÚ AUXILIAR:

Innovar para mejorar

RUTA DE ACCESO A LA PÁGINA ACTUAL:


CONTENIDO DE LA PÁGINA:

El juego invade la ciudad a base de píxeles gigantes

Vota esta noticia
Resultado:     Sin interés 2 votos
Compartir: Twitter Facebook Google + Delicious Menéame
Imagen de Lummoblock.

El centro de las grandes ciudades está lleno de pantallas. En su mayoría son mensajes publicitarios, pero tal y como explica el ingeniero en videojuegos y artista Mar Canet, hay un fenómeno en auge que consiste en usar la ciudad como entorno de juego, mediante fachadas interactivas y aplicaciones móviles que convierten la calle en un tablero.

Imagen del proyecto City Fireflies de Víctor Díaz

 City Fireflies de Víctor Díaz en la fachada de Medialab-Prado.

De las grandes lonas publicitarias hemos pasado a pantallas gigantes que funcionan como televisores, emitiendo imágenes de forma constante en los centros urbanos más transitados. Times Square en Nueva York o Hachiko en Tokio son dos ejemplos emblemáticos. En la charla Ludificando la ciudad, organizada por AlhóndigaBilbao el pasado 7 de septiembre dentro del festival de videojuegos hóPlay, Mar Canet explicaba que estas pantallas se están convirtiendo también en dispositivos para el juego que interaccionan con la gente, "las experiencias interactivas están pasando del sofá a la ciudad". Las razones están, por un lado, en la bajada de costes de la computación y la creciente conexión de los objetos a Internet, pero sobre todo, en el auge de la gamificación, la tendencia a incluir una capa de juego a casi cualquier actividad con la intención de hacerla más atractiva.

Estas pantallas urbanas son normalmente de baja resolución, con píxeles gigantes y juegos sencillos que priorizan la interacción y la complicidad con la gente a la calidad de la imagen. Tal y como explicaba el ingeniero especializado en videojuegos, no es algo nuevo, ya en 2001 el colectivo Chaos Computer Club utilizó una fachada de ocho pisos en Alexander Platz, Berlín, como pantalla para jugar al clásico juego Pong mediante el teléfono móvil.

Mar Canet dio otros ejemplos, Hand from Above, una pantalla situada en Liverpool donde una mano gigante jugaba con la imagen proyectada a tiempo real de los transeúntes, o City Fireflies, un juego donde la gente persigue los marcianitos de la pantalla usando su móvil. "Estos proyectos cambian la vida urbana más de lo que creemos, reconfigurando los usos del espacio", explicaba Canet. Uno de sus últimos proyectos ha sido Lummoblocks, un tetris gigante que estuvo un año en funcionamiento en la fachada de Medialab-Prado en Madrid. Durante ese tiempo, por las noches la plaza se convertía en lugar para el juego colectivo.

En la mezcla entre juego y ciudad otra de las revoluciones es el móvil con GPS y conexión a Internet, que permite crear juegos sociales en las calles. Can you see me now?, de 2002, fue uno de los proyectos precursores, un juego de persecuciones mitad real mitad virtual, donde aún se usaban walkie talkies. En 2004, PacManhattan trasladaba el comecocos a la calle, utilizando ya solo móviles y con entusiastas que salían disfrazados a la calle, y Minefield, un proyecto del año pasado, convirtió un parque en un campo de minas. Las posibilidades son casi infinitas, y tal y como explicaba Canet, "vamos a ver cada vez más juegos de este tipo porque a la gente le gusta jugar, es algo intrínseco al ser humano".

También puede interesarte:

  • Fecha: 09/09/2011
  • Autor: Laura Fernández

Comentarios para este Noticia

Deja aquí tu comentario

Para añadir un comentario es necesario iniciar sesión o registrarse

Normas de uso

  • Tu comentario será revisado, antes de su publicación, por los moderadores, que comprobará si cumple los criterios de publicación de Euskadi+innova. En cuestión de pocas horas tu comentario será publicado, si observa dichos criterios.

Criterios de publicación

Para insertar aportaciones en Euskadi+innova, el remitente deberá estar registrado e identificarse. Eso nos permitirá identificar mensajes de procedencia dudosa o poco fiable.

Los moderadores revisarán los comentarios y, podrán, asimismo, efectuar correcciones ortográficas o gramaticales en los textos antes de publicarlos. Si el texto no se corresponde a la temática y objetivos de Euskadi+innova, no será aceptado. Si el texto supone una falta de respeto, el comentario no será publicado. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas. Los moderadores no están obligados a dar ninguna explicación respecto a sus decisiones.

Euskadi+innova no se hace responsable de las opiniones y comentarios que los particulares puedan expresar en este sitio.




AYUDAS A LA NAVEGACIÓN: