AYUDAS A LA NAVEGACIÓN:


CABERECA PARA LA VERSÍON IMPRIMIBLE:

Logotipo SPRI    Logotipo de Euskadi+innova

CABECERA DE LA PÁGINA:

Logotipo SPRI

MENÚ AUXILIAR:

Innovar para mejorar

RUTA DE ACCESO A LA PÁGINA ACTUAL:


CONTENIDO DE LA PÁGINA:

“Public Lab es una red de gente que investiga los problemas medioambientales de su entorno” · Jeff Warren, co-fundador de Public Lab

Vota esta entrevista
Resultado:   Sin interés   7 votos
Compartir: Twitter Facebook Google + Delicious Menéame
Imagen de Jeff Warren.

Public Lab es una comunidad que utiliza tecnologías de bajo coste y en código abierto para monitorizar el entorno. Una de sus principales acciones consiste en atar una cámara de fotos a una cometa para realizar mapas actualizados desde el aire, detectando así fuentes de polución o instalaciones que no se ven a ras de suelo. La intención es generar y compartir datos creados por la propia ciudadanía sobre temas que preocupan a la comunidad local, y uno de sus fundadores, Jeff Warren, estuvo en Bilbao para dar a conocer el proyecto y realizar un taller de fotografía con cometas.

Imagen de las obras en Zorrozaurre tomada con una cometa.

Imagen de las obras en Zorrozaurre tomada con una cometa. PublicLab.

¿Qué es Public Lab?

Es una comunidad formada por gente de todas partes del mundo que está colaborando en inventar métodos para monitorizar problemas en el medio ambiente, especialmente en temas de contaminación, efectos relacionados con la salud y problemas que preocupan a la gente.

¿Y cómo funciona? 

Cuando empezamos, hace 4 años, éramos unas 20 personas colaborando de manera informal, pero ahora tenemos detrás una ONG en Estados Unidos y una red de organizadores repartidos por el mundo, unas 50 personas voluntarias que ya trabajan en proyectos relacionados con estos temas en sus países. Desde el portal vendemos los kits de monitorización, que es una manera de financiar la comunidad, aunque en la wiki tenemos todas las instrucciones y documentación online para construirlo tú mismo, usando open hardware, además de información básica para entender cuales son las técnicas que utilizamos y por qué. Luego están los talleres presenciales, que organizan los coordinadores de la comunidad en sus regiones. Es una estructura muy abierta así que cualquier persona puede entrar, unirse al grupo y hacer un workshop en su ciudad.

Vuestros proyectos están ligados a la ciencia ciudadana, ¿en qué consisten? 

Primero hay que decir que al menos en Estados Unidos, la idea de ciencia ciudadana está relacionada con que los científicos pidan la ayuda de la gente para grabar datos, hacer observaciones... pero de una forma muy controlada por el estudio científico. Es un sistema donde los ciudadanos participan pero no de forma muy activa. En Public Lab tenemos mucho interés en investigar problemas medioambientales que afectan a la gente en sus barrios, eso significa que tienen que ser parte del proyecto, no solo observando y grabando datos, también formulando las preguntas, analizando los datos después, aprendiendo algo en ese proceso y al final, siendo un poco activistas respecto a lo que han descubierto. Eso es ser activo en todas las partes del proceso científico.

"En Public Lab tenemos interés en investigar la polución que afecta a la gente en el barrio"

¿Puedes dar algún ejemplo? 

Hay muchos. Uno que me gusta mucho es en Massachusetts, donde hay una planta nuclear. La empresa está guardando los residuos nucleares justo al lado de la planta en un espacio muy cercano al mar y hay mucha gente del entorno que está en contra porque les preocupa que pueda haber un desastre natural. Allí hay un grupo muy activo llamado Cape Cod Bay Watch que empezó un juicio para reclamar a la empresa que sitúe los residuos más en el interior. Tenían sospechas de que la empresa había empezado a construir la zona para los residuos sin permiso, así que fueron a la playa y volaron una cometa para sacar fotos de la planta desde el aire. Lo utilizaron en el juicio, pero también para generar atención mediática y mostrar a la población lo que estaba ocurriendo.

¿Es una forma de democratizar la vigilancia del medio ambiente?

Claro, hasta no hace mucho no se podían recolectar este tipo de datos, porque los instrumentos y las técnicas no eran ni baratas ni fáciles de entender, ahora se han abierto las herramientas pero también el conocimiento. En Estados Unidos, y en otras muchas partes del mundo, si quieres saber algo sobre el medio ambiente a tu alrededor, o lo pides a un laboratorio y es carísimo, o si te lo da el gobierno, lo que producen es un informe ilegible que la gente normal no entiende. De esta forma es mucho más democrático. En Brooklyn, por ejemplo, la EPA, que es la agencia de protección medioambiental del gobierno, estaba haciendo un estudio sobre las fuentes de polución de un canal, y el grupo local de Public Lab descubrió una fuente de contaminación que no habían tenido en cuenta. Con las fotos hechas con cometas, convencieron a la EPA para que cambiara sus datos incluyendo lo que habían descubierto.

"A veces la gente que vive en un lugar sabe más de lo que ocurre allí porque lo ve cada día"

Pero estos datos no tendrán la misma validez que un estudio científico...

Muchas veces me preguntan si los datos que recopilamos en Public Lab pueden tener peso legal o credibilidad frente a datos de expertos, pero el problema es que a veces no hay expertos vigilando, así que de todos modos no tienes la alternativa oficial. Además, los datos ciudadanos son muchos más, así que aunque sean más inexactos, puedes ver patrones, puedes ver qué pasa cada hora porque alguien lo ha grabado, y una vez ves lo que está pasando, entonces puedes ir con expertos y hacer las pruebas oficiales y caras solo en los lugares donde sabes que hay algo. No se trata de elegir, puede ser una colaboración.

  • Fecha: 04/09/2014



AYUDAS A LA NAVEGACIÓN: