AYUDAS A LA NAVEGACIÓN:


CABERECA PARA LA VERSÍON IMPRIMIBLE:

Logotipo SPRI    Logotipo de Euskadi+innova

CABECERA DE LA PÁGINA:

Logotipo SPRI

MENÚ AUXILIAR:

Innovar para mejorar

RUTA DE ACCESO A LA PÁGINA ACTUAL:


CONTENIDO DE LA PÁGINA:

La intersección entre el arte y la empresa como vía para generar innovación y creatividad · Pia Areblad, directora de Tillt y Arantxa Mediharat, coordinadora de Disonancias

Vota esta entrevista
Resultado:   Sin interés   3 votos
Compartir: Twitter Facebook Google + Delicious Menéame
Disonancias

Tanto la plataforma sueca Tillt como Disonancias están enfocadas a un mismo objetivo, trasladar las competencias y el discurso artístico más allá de sus barreras tradicionales para generar innovación. Ambas entidades tienen proyectos donde personas del mundo del arte colaboran con empresas y organizaciones, tanto públicas como privadas, para desarrollar nuevos productos y servicios, o metodologías de trabajo diferentes. Ahora Tillt y Disonancias están elaborando de forma conjunta una investigación sobre este tipo de colaboraciones para la Comisión Europea.

Logo de Tillt

Los proyectos de Disonancias y Tillt son muy similares, ¿cuál es la esencia?

Pia Areblad: nuestro reto es crear espacios para la interacción entre las competencias artísticas y las necesidades de las empresas y organizaciones. Para ello, llevamos a cabo proyectos en los cuales situamos a un artista en áreas del mundo laboral, de forma que pueda desarrollar creatividad e innovación en estos espacios, generando nuevas ideas. En Tillt hacemos tanto proyectos anuales como trabajos más cortos, incluso de sólo un día, donde normalmente tratamos temas como la diversidad y la construcción de equipo. También formamos a "embajadores culturales" dentro de las compañías. Creemos que el conocimiento artístico como forma de desarrollo personal trasladado a una empresa puede construir atmósferas de trabajo donde sea más fácil que la innovación y la creatividad crezcan.

Logo de Disonancias

Arantxa Mendiharat: Los objetivos de Disonancias y de Tillt son prácticamente los mismos, provocar nuevas miradas, y nuevas maneras de hacer las cosas en las organizaciones a través de la participación de artistas en proyectos de investigación. Disonancias empezó en 2005, así que es más joven que Tillt y no tenemos la variedad de proyectos que ellos tienen. Hasta ahora, Disonancias se centra en las colaboraciones de nueve meses que llevamos a cabo cada año pero en un futuro nos gustaría desarrollar también otro tipo de actividades más cortas.

El proceso consiste primero en buscar organizaciones que quieran participar. Ellas son quienes definen la idea a investigar o desarrollar y entonces hacemos un llamamiento para que los artistas que quieran entrar en esta colaboración presenten posibles proyectos. Un jurado, y en último término, la empresa o entidad, son quienes seleccionan a los colaboradores. A lo largo de estos nueve meses nuestro papel es de seguimiento y apoyo del proceso.

"Introducir las habilidades artísticas dentro de una empresa genera un cambio radical en la forma de ver las cosas" Pia Areblad.

¿Qué aportan las personas del mundo artístico al ámbito empresarial?

Pia: Los artistas han recibido una educación muy enfocada a observar las cosas desde diferentes ángulos, buscando nuevas perspectivas y posibilidades. Utilizar estas competencias en áreas diferentes como la empresarial o la de servicios ha resultado ser una fuente de innovación y creatividad, dando grandes resultados. Es sorprendente ver lo que ocurre en estas colaboraciones, cómo se abren nuevas vías de acción, de desarrollo de productos y de servicios, pero también cómo se provocan nuevos comportamientos en las personas dentro de las organizaciones. Es una forma de sacar provecho a las habilidades artísticas haciendo que el arte pase a formar parte del desarrollo social y económico, en lugar de quedarse limitado a espacios culturales como galerías y museos.

Arantxa: Normalmente los equipos en las compañías están formados por personas que tienen perfiles muy similares, con prácticamente la misma formación, lo que provoca que tengan una manera muy parecida de actuar. Sólo el hecho de introducir una persona diferente, incluso aunque no fuera alguien del mundo artístico, yo creo que ya sería algo positivo, pero además, los artistas están muy acostumbrados a trabajar en entornos muy distintos, por eso al entrar en una empresa les es más fácil acepar el reto de trabajar en un espacio que no conocen en absoluto. Impulsar formas innovadoras de pensar dentro de las organizaciones es esencial, más en un momento como el que vivimos actualmente, y este tipo de colaboraciones interdisciplinares son muy importantes.

Habláis de la investigación en nuevos productos y servicios, pero ¿qué valor social aportan este tipo de proyectos?

Pia: En primer lugar, situar a la organización en un contexto más amplio provoca que las personas en la organización adquieran un mayor significado y aumenta su autoestima, les ayuda a dar sentido a su labor.

Arantxa: Yo creo que cualquier proyecto de innovación, ya sea tecnológico, de metodología o de procesos de creación, debe tener un lado social porque sino no va a funcionar en un contexto amplio. La innovación siempre ha de incluir componentes de mejora social y esta visión está presente en todos nuestros proyectos.

Imágenes de proyectos dentro de Disonancias

Imágenes de proyectos dentro de Disonancias.

Explicad alguno de los proyectos que hayáis realizado que creáis especialmente interesante.

Pia: Tuvimos una colaboración entre la empresa Aspen Petroleum, especializada en producir combustible verde y Veera Suvalo Grimberg, una bailarina y coreógrafa. Dentro de esta compañía había un área de marketing y administración, y otra de producción. Las dos partes estaban muy diferenciadas y la comunicación entre ellas era complicada, así que Veera empezó organizando actividades de debate y de expresión corporal para promover el diálogo entre las personas, trasladando los problemas de unas y otras para facilitar el entendimiento. Un día ella estaba en la fábrica y vio a un conductor moviendo materiales con el tractor. Le dijo "¡Estás bailando! La forma en que te mueves, ¡Eso es danza!". El conductor respondió que él sólo estaba transportando el combustible, claro, pero a partir de esa idea ella decidió componer un ballet de tractores, mostrando así el trabajo que hacían desde una perspectiva diferente. La obra se representó en el centro de Gothenberg e incluso se retransmitió por televisión. Tuvo un gran impacto porque eran los conductores de la empresa quienes realizaban la coreografía. Esto sirvió para generar más lazos entre los trabajadores.

Arantxa: Hay una cosa que creo que nos hace complementarios a Tillt y a nosotros. Ellos trabajan mucho con artes escénicas e implicando a toda la plantilla de las organizaciones. Nosotros, en cambio, estamos más enfocados a trabajar con los equipos de I+D y con artistas que provienen sobre todo de las artes visuales. Es interesante porque podemos aprender mutuamente.

En Disonancias hay dos tipologías de proyectos, unos más ligados al desarrollo de tecnologías materiales, y otros enfocados a procesos y a la búsqueda de conexiones entre personas. En el primer caso, hay una empresa de Vitoria que se llama Bultzaki que se dedica al conformado de alambre. Hasta ahora siempre han sido proveedores de grandes industrias, pero querían desarrollar algún producto propio, que pudieran fabricar ellos mismos, y cuando vieron Disonancias dijeron "esto es lo que necesitamos". Ahora están trabajando con un artista diseñador catalán, Curro Claret, en la búsqueda de este nuevo producto. Por ahora lo llaman "espacios urbanos transformables" porque todavía no quieren contar exactamente lo que están haciendo.

Dentro del otro tipo de proyectos, este año un colectivo de Barcelona que se llama Platoniq ha estado trabajando con la Universidad de Mondragón. El centro quería buscar un espacio para conectar a alumnos, empresas de la zona y profesores de la universidad, un entorno que permitiera el trabajo conjunto y que propiciara la creatividad. Los de Platoniq llevan muchos años desarrollando un proyecto que se llama Banco Común de Conocimientos, una metodología para transferir conocimientos fuera del ámbito académico, y con la universidad crearon una herramienta web y un evento que se llama Ideiazoka, un mercado de ideas que se organizó en Azkoitia después de visitar a muchísimos agentes locales de la zona, empresas, agricultores, profesores de la politécnica, etcétera. Juntaron a todas estas personas y siguiendo una metodología buscaron las conexiones que podían crearse entre ellas.

"Las organizaciones están formadas por gente con perfiles y rutinas muy similares donde es difícil que surjan ideas diferentes"

¿Generar innovación y la creatividad en las organizaciones y servicios públicos es más difícil que en las empresas?

Pia: La mitad de nuestros proyectos están relacionados con el sector público, y creo que básicamente existen los mismos problemas. Tienes que conseguir crear un ambiente creativo donde además se esté mucho más atento a las necesidades de los usuarios, o de la ciudadanía en general. Las competencias artísticas se pueden aplicar en cualquier tipo de escenarios y necesidades, ¡suena como si fueran la salvación! Pero es cierto, porque son muy flexibles. Da igual si es en un hospital, en una escuela o en una compañía de seguros, es el cambio en la manera de hacer las cosas lo que genera innovación. El reto está en que el proyecto consiga un apoyo fuerte, no puedes dejar al artista en la organización y ya está, pretender que con eso se desarrolle todo el proceso, es esencial dar apoyo y adoptar un rol de intermediarios entre la persona y la empresa.

Ahora estáis participando en una investigación sobre las relaciones entre el mundo artístico y el empresarial para la Comisión Europea.

Pia: Basándose en nuestras experiencias, la Comisión Europea nos pidió que realizáramos un trabajo de análisis para determinar nuevos papeles de la cultura y el arte en la sociedad. Ellos están preparando una nueva política relacionada con el arte y la cultura, partiendo de la base que estas competencias pueden aportar innovación y desarrollo, algo especialmente importante en la situación de crisis. Empezamos las reuniones en otoño de 2008, y ahora estamos tratando de localizar proyectos que trabajen en este campo, en la intersección entre arte y organizaciones, pero la verdad es que está siendo difícil encontrarlos. El objetivo es elaborar una estrategia que sirva para medir los resultados y el impacto que el arte tiene en el ámbito laboral y empresarial.

Arantxa: Desde Disonancias estamos muy contentos de participar en el proyecto. En 2006 creamos la plataforma Arsactive.net, donde colaboran organizaciones europeas, australianas y norteamericanas. Pero muchas de ellas se dedican a la intersección entre arte y ciencia. Como comentaba Pia, no hay demasiados proyectos similares a los que llevamos a cabo desde Tillt y Disonancias, y es importante transmitir este trabajo a un nivel europeo, para conseguir apoyo y para que se expandan estas formas de colaboración.

También puede interesarte:

  • Fecha: 28/07/2009



AYUDAS A LA NAVEGACIÓN: