AYUDAS A LA NAVEGACIÓN:


CABERECA PARA LA VERSÍON IMPRIMIBLE:

Logotipo SPRI    Logotipo de Euskadi+innova

CABECERA DE LA PÁGINA:

Logotipo SPRI

MENÚ AUXILIAR:

Innovar para mejorar

RUTA DE ACCESO A LA PÁGINA ACTUAL:


CONTENIDO DE LA PÁGINA:

“La ciudad ofrece muchas más experiencias de juego que el sofá de casa” · Mar Canet, artista e ingeniero en videojuegos

Vota esta entrevista
Resultado:     Sin interés 3 votos
Compartir: Twitter Facebook Google + Delicious Menéame
Imagen de Mar Canet

Durante más de un año, en la fachada de Medialab-Prado, en Madrid, se ha proyectado un juego tetris gigante donde la gente podía jugar partidas, usando su cuerpo para mover y colocar las fichas. Es el proyecto Lummoblocks, un juego desarrollado por el estudio Lummo, co-fundado por Mar Canet. Sus proyectos trasladan el entorno de juego a la ciudad, usando los móviles con geolocalización y conexión a Internet como herramienta y la arquitectura como interface. Canet participó en el festival hóPlay con la charla Ludificando la ciudad.

Imagen de Lummoblocks.

 Lummoblocks en la fachada de Medialab-Prado, en Madrid.

Últimamente la palabra gamificación se ha puesto de moda, ¿se puede poner una capa de juego a todo?

Los humanos estamos predispuestos a jugar, de pequeños lo que hacemos es comer, hacer nuestras necesidades y jugar. Así que la gamificación es un hecho que sí funciona en ciertos sentidos, aunque no siempre. Ahora algunos consultores lo venden como lo más nuevo, pero en realidad si miras en perspectiva, el juego ha estado en nuestra sociedad siempre. Va a funcionar si se hace bien, pero no en todos los ámbitos laborales. También hay una burbuja, porque no todo es gamificación. En el encuentro en la Alhóndiga Carlos Tardón explicaba que en el tema de los serious games hay mucho debate, porque hay gente que dice hacer serious games pero luego lo que hace no son videojuegos, se queda solo con la parte serious sin diversión detrás. A los niños, cuando les pones un juego que no es un juego lo captan a la primera y lo dejan porque se aburren.

Uno de tus proyectos es Lummoblocks, un juego tetris gigante en el espacio público aprovechando las fachadas. ¿Qué pasa en el entorno cuando pones un videojuego de este tipo?

Los sistemas interactivos de gran tamaño, al situarlos en un entorno público, transforman el espacio social. Si cuando construyes un parque infantil conviertes un espacio en lúdico y pasan cosas, es lo mismo con un juego como Lummoblocks, incluso más, porque es algo nuevo. La plaza se transforma y pasa a ser otro elemento arquitectónico que cambia la vida social. La gente se pone a jugar, a hacer torneos,... hay una interacción que no se da cuando son juegos más intimistas.

"¿Por qué la gente para de trabajar para regar las plantas de Farmville? Porque la gamificación funciona"

Eso os pasó en Córdoba, en Argentina, la plaza parecía un campo de fútbol...

Sí, como allí hay una afición tan fuerte por el fútbol, de golpe se vio claro que la gente estaba transformando Lummoblocks en un juego colectivo. Los espectadores animaban, daban consejos, chillaban para que los jugadores se movieran... Igual que en un partido de fútbol. La plaza estaba abarrotada y todo el mundo quería jugar, de hecho tengo la foto de un homeless que se puso a jugar. Tuvimos algunos problemas porque su perro también quería participar y, claro, distorsionaba el juego. Es muy integrador porque solo necesitas tu cuerpo para jugar, nada más, pasas por la calle y de golpe te puedes involucrar.

Las fachadas han sido siempre un espacio ambicionado por la publicidad, con la extensión de este tipo de juegos interactivos, ¿te preocupa que sean un campo abonado para llenar de publicidad el espacio público?

En realidad estamos ya llenos de publicidad que no aporta nada. Si como mínimo puedes hacer un juego que te divierta, lo veo positivo. Yo valoro ese dilema en cada caso particular. Ahora mismo los juegos para fachadas son muy puntuales, pero está claro que es un sector emergente porque es una forma de llegar a la gente. Evidentemente, si es un producto que no entra en mi gama ética no voy a trabajar con ellos, pero entiendo que si la publicidad aporta algo, en este caso un nuevo espacio lúdico en la ciudad, entonces no me parece un gran problema.

Siguiendo con el tema del consumo, estáis a punto de lanzar Shopping in one minute, ¿una crítica al consumo masivo?

Es un juego para iPhone que va a salir en noviembre, para el Not Shopping day, y la idea es convertir los centros comerciales en lugares de juego. Está basado en la geolocalización y consiste en escanear el máximo de códigos de barras de productos en 60 segundos. Es un juego social porque la gente puede retarse entre sí en tiendas, cada una con el aliciente de tener productos diferentes. El juego consiste en convertir el espacio de compra en un lugar de recreo, porque ¿cuántos metros cuadrados de la ciudad están dedicados al consumo? Con la crisis, buena parte de la población no puede ir tan a menudo a comprar y se están convirtiendo en espacios en desuso. La idea surge de cómo aprovechar esos lugares para algo interesante. Además, estamos re-jugando su juego porque los centros comerciales quieren que la gente vaya allí a pasar el día, y de paso compre. Antes era la fiesta del consumo, pues ahora hacemos la fiesta de la diversión de por sí, sin tener que gastar dinero.

"Los juegos como Lummoblocks provocan interacciones entre gente que no se conoce"

¿Crees que se van a extender este tipo de juegos, utilizando el espacio público como tablero gigante?

Yo creo que hay dos ramas dentro de la ludificación de la ciudad. Una es el juego dentro de la arquitectura de la ciudad gracias a los nuevos sistemas de iluminación interactiva y las pantallas urbanas. Todo esto genera un tipo de juego. Luego hay otro que está basado en la ubicuidad, gracias a los móviles con sensores y una capacidad de computación muy alta. Las consolas de hace cinco años tenían la misma capacidad de computación que tiene un iPhone ahora mismo y ahora lo llevas en el bolsillo. Los gamers más fanáticos del 3D dirán que con el móvil no puedes conseguir lo último, pero las cosas que se pueden hacer son infinitas y el hecho de tenerlo siempre encima permite que la ciudad sea tu interface de juego, en cualquier momento una calle se convierte en un área perfecta para jugar. La clave aquí también está en la experiencia, digamos que generar una experiencia en el sofá de tu casa cada vez es más difícil. Sacan la Kinect, gráficos nuevos, sensores nuevos,... Hay una guerra entre mandos, pero en la ciudad las experiencias son infinitamente más ricas porque puedes trabajar con su fisionomía, con la gente, hay un mundo de nuevas aplicaciones a desarrollar.

¿Cómo imaginas las aplicaciones de juego en la ciudad en un futuro?

Para empezar, ahora usamos el GPS que tiene diez metros de exactitud, y está claro que va a llegar un día en que va a ser de centímetros o milímetros. Eso quiere decir que cualquier punto de la ciudad va a poder ser un punto clave, cada rinconcito. La definición de la ciudad va a ser mucho mayor. Por otro lado, los RFID estarán cada vez más extendidos y vamos a poder tagear el entorno. No solo en las grandes ciudades, también en las pequeñas, porque el móvil es la tecnología más extendida que tenemos ahora mismo.

  • Fecha: 19/09/2011



AYUDAS A LA NAVEGACIÓN: