AYUDAS A LA NAVEGACIÓN:


CABERECA PARA LA VERSÍON IMPRIMIBLE:

Logotipo SPRI    Logotipo de Euskadi+innova

CABECERA DE LA PÁGINA:

Logotipo SPRI

MENÚ AUXILIAR:

Innovar para mejorar

RUTA DE ACCESO A LA PÁGINA ACTUAL:


CONTENIDO DE LA PÁGINA:

“El cambio más urgente en igualdad está en el rol masculino” · Marina Subirats y Amparo Tomé

Vota esta entrevista
Resultado:     Sin interés 3 votos
Compartir: Twitter Facebook Google + Delicious Menéame
Imagen de Beldur Barik.

Marina Subirats fue directora del Instituto de la Mujer entre 1993 y 1996, actualmente forma parte del Consejo Escolar del Estado y es catedrática de Sociología en la Universitat Autónoma de Barcelona. Amparo Tomé es coordinadora de la Red Internacional, Estatal y Mediterránea de Ciudades Educadoras y profesora de Sociología de la Educación. Ambas han estado en Bilbao para trabajar junto a EUDEL y la Consejería de Educación del Gobierno Vasco instrumentos para trabajar la igualdad de género y la violencia sexista.

Imagen de Marina Subirats y Amparo Tomé.

Amparo Tomé y Marina Subirats en la sede de EUDEL en Bilbao.

En las escuelas hace tiempo que se trata la cuestión de la igualdad de género, ¿hay todavía desigualdades?

Marina Subirats: Hay mucho profesorado consciente de esa necesidad, pero luego tenemos unos hábitos que nos han educado en un tratamiento desigual a hombres y a mujeres y la valoración de lo que hacen unos y otras. En muchos casos, cuando haces una investigación y le preguntas al profesorado si educa en igualdad te dicen que sí, pero si analizas ves que no. Es algo inconsciente e involuntario, tan profundo que es muy difícil detectar a menos que empecemos a tomar conciencia.

¿Qué tipo de discriminaciones se dan?

M. Subirats: Básicamente, la cultura sigue siendo androcéntrica. Lo central es la figura del hombre, los que han hecho la historia, la cultura,... La lengua es un ejemplo claro, si hablas en masculino es universal, es una convención, pero es así. En cambio si en una clase mixta hablas en femenino, los niños se enfadan. Pasa igual con los materiales escolares, en el contenido de los cuentos infantiles, en las lecturas,.. ahora hay algunos materiales innovadores, pero pocos, la figura del príncipe y la princesa se repite. Nos olvidamos continuamente de las mujeres escritoras, pintoras o creadoras en cualquier dimensión.

Amparo Tomé: Si les preguntas cómo se imaginan a una persona que trabaja con la ciencia, te dibujan un científico, cuando hay cantidad de mujeres científicas e ingenieras. La norma cultural es esa, y en los cuentos infantiles pasa lo mismo, cuando contábamos un cuento donde era la princesa la valiente, los niños nos decían "¡no lo estás contando bien!". Si es la princesa quien mata al dragón los niños se quejan y quieren que todo vuelva a su lugar, la inercia del estereotipo es más fuerte.

"El cambio de valores se tiene que dar tanto para chicos como para chicas"

¿Cómo trabajar la igualdad y el cambio desde la escuela?

A. Tomé: El año pasado trabajamos en escuelas con niños de 0 a 3 años en Barberá, y allí vimos claramente que entre 2 y 3 años ya tienen una conciencia clarísima de lo que quiere decir género masculino y femenino. En esos años ya no juegan mezclados. Hay cosas tan sexistas como la vaca que se pinta los morros colorados que sí son visibles para las maestras, y se preguntan ¿cómo hemos estado contando durante años estos cuentos? Pero hay otros aspectos más difíciles de cambiar porque van contra la norma social.

¿Por ejemplo?

A. Tomé: El carnaval. En esa escuela cada uno y cada una podía ir vestido como quisiera, ellos de hadas o ellas de vaqueros, pero cuando se hacía el carnaval por el pueblo... Es más complicado, no se encuentran lo suficientemente seguras como para defender un proyecto de igualdad sin límites, donde los niños y las niñas puedan elegir. Las resistencias son a veces muy fuertes.

¿Cómo lo enfocáis entonces?

A. Tomé: uno de los puntales es la reflexión en grupo de las prácticas, de los juegos, de las peleas,... de las pequeñas agresiones que se consideran normales. Cuando hacemos esta reflexión en grupo nos damos cuenta que hay un sustrato de cambio muy grande tanto para niños como para niñas. Que los niños tienen que dejar de ser machitos porque nadie les hace caso, que la valentía del enfrentamiento se convierte en cobardía,...En una de las escuelas se hizo el diseño del patio involucrando a las familias. Padres y madres se reunieron para organizar el parque y reestablecer espacios adecuados a las actividades. Ahí se creó una cohesión con la cual se avanza mucho mejor.

"Si es la princesa quien mata al dragón los niños se quejan"

En la charla en EUDEL hablabais del peso del rol masculino, algo que no se trata demasiado

M. Subirats: es una cuestión sobre la que hay que empezar a hablar en serio, porque durante mucho tiempo hemos estado hablando como si las que tuvieran que cambiar solo fueran las mujeres y las niñas. Hoy casi es más urgente el cambio de los niños porque este rol de machos triunfadores, que se podría entender en sociedades antiguas, actualmente no tiene sentido, sobre todo en su valor físico. Puede tener interés el valor intelectual y el coraje personal, pero eso sirve tanto para hombres como para mujeres. No tiene ningún sentido que a los chicos les hagamos imponerse, ser peleones... Eso acaba siendo una fuerza destructiva que en primer lugar va contra los propios hombres y, en segundo, contra las mujeres.

Es el germen de la violencia de género...

M. Subirats: empezamos a ver la punta del iceberg que son las mujeres que mueren y salen en los medios, pero están también todas aquellas que soportan los golpes, y es un dolor tremendo. También, los hombres que mueren en peleas, en enfrentamientos, que tienen depresiones porque han llegado a situaciones de angustia y desesperación. Es muy importante que cambiemos esta exigencia sobre los niños. Cierta capacidad de defenderse tiene que estar tanto en hombres como en mujeres, frente a la agresión no te puedes quedar paralizada como solemos hacer las mujeres. Pero hay que eliminar las actitudes agresivas, no podemos seguir valorando el querer imponerse y ser duro.

A. Tomé: No se trata de feminizarlos, sino de abrir una puerta a esa ratonera que les lleva a acoger el riesgo y la violencia como parte de su masculinidad.

¿Qué pensáis del debate sobre la escuela mixta o separada?

M. Subirats: la escuela mixta es crucial, porque si vamos hacia la separación por sexos el desconcierto será mucho más grande, es una regresión tremenda. El cambio de valores tiene que ir tanto para chicos como para chicas y se tiene que hacer a través de la cooperación. De otra manera, las distancias van a ser cada vez más difíciles de cruzar.

  • Fecha: 21/09/2012



AYUDAS A LA NAVEGACIÓN: