AYUDAS A LA NAVEGACIÓN:


CABERECA PARA LA VERSÍON IMPRIMIBLE:

Logotipo SPRI    Logotipo de Euskadi+innova

CABECERA DE LA PÁGINA:

Logotipo SPRI

MENÚ AUXILIAR:

Innovar para mejorar

RUTA DE ACCESO A LA PÁGINA ACTUAL:


CONTENIDO DE LA PÁGINA:

“Aplicamos el paradigma de la innovación abierta poniendo a trabajar juntas a personas diferentes” · Roberto Gómez de la Iglesia, Conexiones Improbables

Vota esta entrevista
Resultado:    Sin interés  4 votos
Compartir: Twitter Facebook Google + Delicious Menéame
Logo de Conexiones Improbables

La propuesta de Conexiones Improbables consiste en introducir la mirada de un artista o creador en el interior de una empresa para dar con soluciones innovadoras a un reto de la organización. El resultado de esta experimentación conjunta entre perfiles muy diferentes puede ser un nuevo producto, servicio o estrategia para la empresa, en procesos donde casi siempre surgen propuestas inesperadas. En junio se han presentado los resultados de las colaboraciones 2012-2013.

Imagen de Roberto Gómez en la presentación de Conexiones Improbables.

Roberto Gómez en la presentación de Conexiones Improbables.

¿Qué busca Conexiones Improbables?

Hay dos ideas fundamentales. El origen de estas prácticas parte de cómo encontrar nuevos territorios para el arte, nuevos espacios fuera de lo tradicional para artistas que están haciendo reflexiones y prácticas diferentes. La segunda idea es que nosotros venimos de trabajar en la cultura y en los sectores creativos, y hay un momento en que nos damos cuenta de la capacidad de transformación que tiene la cultura. No tanto el valor del propio sector en términos económicos, que también, todo lo que nos han contado hasta la extenuación sobre el impacto de la cultura en términos de PIB, de empleo, el efecto Guggenheim,... Hay otro elemento que es sustancial y que responde a cómo se configura valor en la economía.

¿Y qué papel tiene la cultura y el arte en ese sentido?

Yo soy economista, y este no es un discurso habitual en el mundo económico, pero la cultura incide en los valores, así que cuando trabajamos en la transformación de los valores, estamos transformando la economía. Introducir un elemento nuevo como es el arte en el entorno de las organizaciones ayuda a repensarlas, a redefinirlas, a reorientar sus productos y procesos. La idea es cómo activar procesos de innovación abierta y la primera forma en que Conexiones Improbables aplica este paradigma es poniendo personas diferentes a trabajar juntas. Eso en el fondo es algo muy simple.

"Son procesos exploratorios donde no siempre está definido el destino final"

¿Incluyendo una mirada nueva?

Sí, hacemos de las teóricas incompetencias de las personas, un factor de competencia. Supone introducir formas de abordar las cosas diferentes, y eso es algo mutuo porque el artista también descubre muchísimas cosas en el proceso. Es una mezcla que aporta mucho porque además tenemos a diferentes artistas y diferentes empresas trabajando en un proceso paralelo. Finalmente están los Open Labs, donde se hace un contraste distinto al que suele hacer la empresa. Hay empresas que hablan mucho con sus clientes y proveedores, pero de una determinada manera. Los Open Labs están planteando una relación diferente con el entorno, mezclando a los distintos actores en un mismo lugar y eso tiene una capacidad bestial. Son procesos exploratorios que no siempre tienen perfectamente definido el destino final, pero todos dan algún resultado.

¿Pero al final supone resultados tangibles para las empresas? 

En esta edición hemos visto dos procesos muy diferentes que lo demuestran. El caso de Silam, una empresa tradicional dedicada a la transformación de la silicona, ha encontrado un producto aplicable a un mercado que nunca hubiese imaginado, el de la impresión 3D, teóricamente periférico pero donde realmente tiene capacidad técnica para elaborar y vender el producto. Pero además ha habido otro resultado en este caso, Silam ha conseguido poner a trabajar juntas a personas que dentro de la empresa nunca lo habían hecho, incluso poner en el proceso de trabajo a personas que hasta ahora habían asumido funciones teóricamente de segundo nivel en la organización. Es un proceso de participación, de empoderamiento, y un producto que se puede desarrollar.

¿Y el segundo ejemplo? 

Es el último caso que hemos presentado, el de Uvesco. No ha sido un ejemplo de cocreación ejemplar, de hecho ha costado mucho activar el proceso de relación entre diferentes, pero el trabajo con el artista ha ido moviendo cimientos poco a poco y hoy tienen un proyecto claramente enfocado que seguramente no habría sido posible sin la colaboración del artista. Además, ahora están dispuestos a aplicar lógicas de trabajo que al principio se resistían, una transformación que es imparable. Fíjate que en la última intervención, la responsable de Uvesco decía, "yo estaba preocupada por que el artista no sacase partido". Aparentemente podría parecer que el resultado para la empresa ha sido pequeño, pero ellos que conocen la organización saben que es un cambio grande.

"En las empresas cada vez hay más gente que quiere hacer las cosas de forma diferente"

¿Qué habéis aprendido vosotros a lo largo de las ediciones de Conexiones Improbables?

Quizá lo primero es que es importante que las organizaciones se relajen y quieran disfrutar del camino porque es cuando se consiguen resultados. Las organizaciones obsesionadas con los resultados no disfrutan y obtienen mucho menos. Lo segundo, que cada vez es más difícil diferenciar entre quien es el artista y quien el empresario. Esto no es malo en absoluto, porque significa que en las empresas hay más gente con ganas de hacer las cosas de manera diferente, y a la vez, que los artistas están entendiendo más otras lógicas que no son las de la galería de arte, el teatro, el museo,... Para el mundo del arte la empresa ha sido algo que no formaba parte de la sociedad civil, cuando sí lo es, y es una manera más de llegar a la ciudadanía. Eso es algo que los artistas están descubriendo.

Aún así, las conexiones no siempre serán fáciles...

Claro, pero con el tiempo hemos aprendido a entender los ritmos y flujos que ocurren en las relaciones entre artista y empresa, y eso nos tranquiliza mucho cuando surgen conflictos porque casi siempre sabemos cuales son y por qué surgen. En este tiempo hemos aprendido mucho en el seguimiento de los artistas, ayudándoles a compartir lenguajes y afinar propuestas. También en la relación con las empresas, a eliminar desasosiegos. La presión de la cuenta de resultados es en estos momentos tan bestial que aunque la gente se meta con muchísima ilusión y ganas, de repente pueden entrar fácilmente las prisas por el resultado. Pero es lo que decía antes, cuanto más disfrutas del camino más se garantizan los resultados, es algo que hemos visto muy claro.

  • Fecha: 18/06/2013



AYUDAS A LA NAVEGACIÓN: