La revolución industrial que trae la robótica

2 febrero, 2018
El conferenciante, junto a un robot, en un momento de la jornada

El experto  Limor Schweitzer asegura,  en una conferencia organizada por el Grupo SPRI, que “estamos hablando de 24.000 millones de dólares de inversión disponible que va a haber en la robótica nueva”

Ha augurado que profesiones como la medicina o la abogacía se automatizarán en el futuro

 

El experto Limor Schweitzer, consejero delgado de la empresa RoboSavvy, ha expuesto las posibilidades de la inteligencia artificial aplicadas a la robótica, en una conferencia organizada este viernes por el Grupo SPRI en el Parque Científico y Tecnológico de Gipuzkoa. En la charla, se ha referido al avance de la inteligencia artificial, la robótica y la automatización en la sociedad, el futuro del trabajo y la industria en particular.

 

Limor Schweitzer, nacido en el Reino Unido, dirige RoboSavvy, una compañía que distribuye y desarrolla robots móviles avanzados, y las piezas y herramientas necesarios para fabricarlos. RoboSavvy actualmente desarrolla software para robots humanoides sociales y también diseña el primer robot humanoide acrobático imprimible en 3D.  Schweitzer fundó compañías en diversas áreas, como facturación de telecomunicaciones, seguridad en Internet y plantillas de correo electrónico social. Se le han otorgado 12 patentes y ha sido ponente en más de 80 conferencias.

 

El experto ha afirmado que una empresa danesa ya ha fabricado un brazo robotico “que puede interactuar con humanos, sortear obstáculos, pararse. Ha tenido bastante éxito en 2015. El precio de ese brazo robótico ha bajado a 10.000 dólares”.

 

Se ha referido a las aspiradoras autónomas o los palés de los almacenes van a ser dentro de poco herramientas del pasado. “Las máquinas nuevas, que han salido hace cinco años, son muy versátiles y pueden realizar múltiples tareas”.

 

Limor Schweitzer ha aportado datos económicos de esta nueva industria. “Estamos hablando de 24.000 millones de dólares de inversión disponible que va a haber en la robótica nueva”. Ha expuesto ejemplos concretos de la evolución imparable en este sector, como la denominada plataforma ROS, liderada y financiada por una asociación sin ánimo de lucro. “Con ella puedes crear un coche autónomo en dos días de manera experimental. Hacer un prototipo es fácil, lo difícil es llegar a una versión comercial”.

 

Su empresa, RoboSavvy, trabaja precisamente en una versión comercial de la plataforma de ROS para ayudar a que las start ups creen nuevos productos. “Se trata de ir a un sistema más abierto y así tendremos cientos de robots que se podrán crear y comercializar en un corto periodo de tiempo”.

 

El experto ha ahondado igualmente en la vertiente social de la irrupción de la robótica y ha abordado el debate ya existente sobre la adaptación a la robotización. “Algunos dicen que hay que eliminar impuestos personales e introducir máquinas en las instituciones públicas. Los robots van a poder  producir alimentos o fabricar casas. Va a ser un mundo muy diferente”.

 

Ha aseverado que no será un cambio brusco. “No vamos a despertarnos una mañana y vamos a ver que todo se hace por inteligencia artificial. Pero cada vez subcontratamos más y eso se hará por la inteligencia artificial.” Ha augurado que profesiones como la medicina o la abogacía se automatizarán en el futuro.  “Tengo un amigo que es alergólogo y llevo cinco años diciéndole que va a perder su trabajo. Las destrezas sociales serán importantes porque somos primates. Habrá profesiones como el masajista o el psicólogo que no van a desaparecer”.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow