AYUDAS A LA NAVEGACIÓN:


CABERECA PARA LA VERSÍON IMPRIMIBLE:

Logotipo SPRI    Logotipo de Euskadi+innova

CABECERA DE LA PÁGINA:

Logotipo SPRI

MENÚ AUXILIAR:

Innovar para mejorar

RUTA DE ACCESO A LA PÁGINA ACTUAL:


CONTENIDO DE LA PÁGINA:

“La competitividad tiene que llegar por la vía de mejora de nuestro producto” · Andrés Barbadillo Alonso, director general de Lanik

Vota esta entrevista
Resultado: Sin interés     1 voto
Compartir: Twitter Facebook Google + Delicious Menéame
Andrés Barbadillo Alonso, director general de Lanik

La compañía Lanik Ingenieros está especializada en la fabricación de sistemas estructurales y cubiertas para parques comerciales y grandes instalaciones. Varios estadios mundialistas de Brasil y la Caja Mágica de Madrid llevan el sello de esta firma guipuzcoana que salió al exterior para sobrevivir a la crisis y ahora busca el éxito comercial en mercados de medio mundo.

Lanik está especializada en el diseño, fabricación y montaje de estructuras para estadios y grandes instalaciones. ¿Qué relevancia tiene la I+D+i en la estrategia de la empresa? ¿Qué porcentaje de sus ingresos se destinan a esa finalidad?

La I+D es fundamental si entendemos que todos nuestros proyectos son distintos. La mayoría de ellos son tan singulares que no tenemos repetitividad, todos tienen elementos diferenciados que hacen de la I+D una destreza imprescindible para abordar estos proyectos y mercados.
Por supuesto es un factor de diferenciación que no tenemos que seguir viendo como algo especial dentro de la empresa sino con total normalidad y que debe estar, como todos los equipos y miembros de la empresa, en continua evolución. Nosotros dedicamos entre el 3 y el 5% de la cifra de facturación en este apartado, y en términos de personal el 12% de la plantilla.

La compañía tiene una fuerte presencia internacional. ¿La salida al exterior viene motivada por la crisis del sector de la construcción en el mercado interno o parte de una vocación por la internacionalización? ¿Cuáles son los principales mercados de Lanik?

Siendo sincero creo que como en tantos casos hemos hecho de la necesidad virtud. Ha sido a partir de 2011 cuando se comenzó de forma incipiente y posteriormente de forma decidida por pura necesidad. Digamos que la vocación vino después.
Los principales mercados actualmente son América Latina, Rusia, Magreb, Oriente Medio y estamos realizando intentos en Estados Unidos, Australia, Reino Unido y Sudáfrica. Nuestra estrategia es abordar los mercados con personal comercial nativo. En Lanik contamos con personas de varias nacionalidades de los países en los que ya trabajamos, y quizá, seleccionar la persona adecuada es una de las partes más difíciles.

Han realizado algunas obras emblemáticas como cubiertas para varios estadios mundialistas en Brasil o la cúpula del edificio de Tabakalera en Donostia. ¿Cuáles son los proyectos más relevantes en los que están trabajando en la actualidad?

En la actualidad estamos trabajando para el consorcio Rio Mais 2016 en las fachadas de las tres instalaciones principales. También en Moscú, en la estación de Ayacucho en el Metro de Caracas, en un centro comercial en Santiago de Chile y acabamos de terminar la automatización de la cubierta móvil en el estadio del Club Atlético Paranaense en Curitiba, Brasil.

El sector de la construcción se caracteriza por la volatilidad. ¿Cuáles son las perspectivas de futuro para Lanik?¿En qué lineas de negocio trabajarán en los próximos años para seguir siendo competitivos?

Es un sector muy complicado y muy sensible a la realidad económica de cada país con independencia del estado que se trate. Nuestra estrategia se basa en los países de economía anglosajona. Históricamente son economías que, cuando viene una recesión, entran los primeros, no caen tanto como nuestras economías más próximas y por sus medidas también son las primeras en salir. Son muy exigentes, lo cual es extraordinario porque nos ayudan a mejorar mucho y rápido y son serios en los pagos. De la velocidad con la que seamos capaces de entrar en estos mercados va a depender en gran medida el futuro a medio plazo de Lanik.
Esta ecuación no tiene una solución fácil y posiblemente tampoco única, somos una empresa de tamaño pequeño para estar en todo el mundo, y la decisión de salir de forma decidida quizá se debería haber tomado antes. La competitividad tiene que llegar por la vía de mejora de nuestro producto, nuestras competencias e incorporar nuevas habilidades que ayuden a nuestros clientes a tomar decisiones.

 

  • Fecha: 21/04/2015



AYUDAS A LA NAVEGACIÓN: