ES | EU


19 de enero de 2015


Aitor Apraiz y Leire Pérez, socios fundadores de FoodTruckYa.com

“Es convencer de que se puede comer bien en la calle”

Una forma diferente de acercarse a los clientes con sus propuestas culinarias, un fenómeno muy implantado en otros países que comienza a hacerse hueco en Euskadi: el food truck. Así surgió “Hambroneta” y ahora, Foodtruckya.com, la primera Guía de Food Trucks de España que funciona como “ventanilla única” para reservar uno de estos espectaculares camiones para cualquier tipo de evento o incuso como ayuda a emprendedores. Dirigido a amantes del street food para transportar la comida selecta sobre ruedas.

TRANSCRIPCIÓN DE LA ENTREVISTA:

Hace tres años empezasteis con la Hambroneta pero ahora montáis ya un buscador de food trucks.

Además de un buscador, es la ventanilla única no solo para organizar un evento sino también para emprendedores en el mundo de las food trucks, puede ver los food trucks disponibles para comprarlos, organizadores del eventos.

¿Qué os llevo a montar hace tres años Hambroneta?

Vimos lo que paso en EE UU cuando muchos chefs perdieron sus empleos por la crisis y montaron estas iniciativas. Pensamos que si pasa en EE UU acabará viniendo aquí. Así está ocurriendo.

¿Cómo van las cosas desde vuestro primer food truck en 2011?

Es muy duro, porque hay que hacer camino, y es un trabajo de convencer de que se puede comer bien comiendo en la calle.

Ofrecéis todo tipo de comida.

Hay crepes, muphins, tacos, cualquier oferta gastronómica en un negocio normal. La diferencia es que es móvil y que está disponible para celebrar cualquier tipo de eventos: bodas, conciertos, acontecimiento deportivos.

¿Cuantas furgonetas de este tipo puede haber en Euskadi?

Tenemos la hambroneta, otra la gastrocaravana que tienen hamburguesas, papamóvil, salchichas. Y están surgiendo más ideas.

¿Por qué se pone de moda esto?

Ahora se intenta profesionalizar más, hacer hincapié en la calidad, los productores locales, el diseño, marketing. Son empresas sobre rueda en las que puedes aplicar todos los conceptos empresariales. Es un mundo apasionante.

¿No se debería apostar por capitales más grandes?

Por una parte tienes razón. En Euskadi somos media docena y en Madrid, Barcelona, que empezaron más tarde, hace un año, ya tienen 30. Pero por otro lado los hábitos están cambiando: cada vez se va menos a casa a comer, hay jornadas más intensivas con media hora para comer y la gente necesita una alternativa. Los foods trucks las pueden ofrecer.

Y el proceso de permisos para los vehículos.

Hay normativas europeas, porque en Alemania o Francia está muy desarrollado lo de los food truck, que legislan cuestiones como el tema sanitario. Pero son los ayuntamientos los que deben regularlo mediante ordenanzas dónde y cuándo puede desarrollarse este negocio. Estamos luchando para que haya pliegos que regulen la venta desde un food truck.

La burocracia, ¿ayuda o todo lo contrario?

Es una tarea laboriosa y requiere mucha dedicación. Todo lo nuevo es difícil  de regular pero poco a poco los ayuntamientos van a comenzar a regularlo y estamos esperando.

¿Cómo es eso de cocinar en un espacio mínimo?

Todo es cuestión de organizarse. Y te arreglas muy bien.

¿Qué debe hacer alguien interesado en entrar en este negocio y que quiera alquilar un food truck?

En nuestra web se informa de ello. Recomendamos que antes de hacer nada se contacte con carrocerías especializadas que te dan la normativa exacta. No es comprar una furgoneta, quitar los asientos y meter los elementos de la cocina. Hay normativas.

¿Qué capital se requeriría?

Depende de lo que quieras gastar y el tamaño. Una furgoneta media, de segunda mano, podría constar sobre los 30.000 euros. Esto no deja de ser una empresa y tienes que hacer tu plan de negocio y luego adelante.

Aparte de vender comida, cocteles, música, puede servir de soporte publicitario.

Tenemos una pantalla plana dentro del food truck para insertar publicidad de terceros.

+info: www.foodtruckya.com