ES | EU


03 de diciembre de 2013


NEUTRALIZAR EL “VIRUS DEL AUTOSABOTAJE”, UNO DE LOS PRINCIPALES RETOS DE LAS PERSONAS EMPRENDEDORAS

Dar pasos, tomar decisiones, afrontar retos por inalcanzables que parezcan, es menos arriesgado que “esperar a que las cosas pasen solas”

Si buscamos en el diccionario digital la palabra “autosabotaje”, descubriremos que no aparece y, por tanto, podrrímos concluir este artículo citando la respuesta del buscador

La palabra autosabotaje no está en el Diccionario.

Deberemos encontrar su definición descomponiéndola gramaticalmente.

Así, toca realizar dos búsquedas cuyos resultados son:

– Auto: (Del griego α?το-) Significa “propio” o “por uno mismo”

– Sabotaje: (Del francés sabotage). Oposición u obstrucción disimulada contra proyectos, órdenes, decisiones, ideas, etc.

Identificados por partes ambos términos, no parece de sentido común oponerse u obstruirse de forma disimulada contra nuestros propios proyectos, órdenes, decisiones e ideas, ¿verdad? Sin embargo lo hacemos frecuentemente, atentando conscientemente con el desarrollo de posibles éxitos personales y profesionales que salen a nuestro paso a lo largo de nuestra vida.

Nuestro amigo Santi, suele contar que una vez se hizo un experimento que demuestra la existencia del autosabotaje, basado probablemente en la cultura de la Infra-autoestima personal para superar retos o alcanzar metas:

Una empresa de selección de personal, publicó un anuncio en el periódico para ofrecer el puesto de Dirección General, con una retribución negociable de 70.000 euros anuales. A esta convocatoria se presentaron cerca de 1.000 candidaturas.

Pasado un mes, la misma empresa publicó el mismo anuncio, en el mismo periódico para ofrecer el mismo puesto pero, con una retribución de 280.000 euros anuales. El número de candidaturas se redujo a 5. ¿Qué ocurrió?

Resulta obvio pensar que ese puesto, probablemente no estaba hecho para nuestro talento, capacidades o habilidades, pero nunca lo sabremos si no nos presentamos y, mucho menos, si no conseguimos interactuar a través de una entrevista, escenario en el que pueden darse circunstancias que provoquen la oportunidad.

Si bien el instinto de supervivencia, evita que la mayoría de las personas lleven a cabo actos que pongan fin a su vida, parece que no existe un instinto que elimine los obstáculos mentales que nos impiden dar pasos hacia objetivos que, a veces, creemos no ser capaces de conseguir.

Las personas emprendedoras, aunque hacemos gala de resultar menos inmóviles por la forma de ser que nos caracteriza, también nos “autosaboteamos” con cierta frecuencia, limitando nuestras posibles metas y acciones al pensar que ciertos caminos no conducirán a nada… ¿Cuántas veces nos ha ocurrido por no hacer una llamada, por no enviar un correo, por no acercarte a alguien, por no presentarte en un evento, por no visitar a un potencial cliente,.. quizá por temor al fracaso.

Otro gran amigo, Ramón, siempre decía que “vergüenza sólo p’a robar”: da pasos, no te autolimites. Y recuerda la “regla de las 4 Pes para las personas emprendedoras”. Finalizamos aportándote algunas reflexiones geniales que te ayudarán a neutralizar el “virus del autosabotaje”:

“Lo importante no es llegar sino ir”.

Robert Louis Stevenson (1850-1894) Escritor británico

“Cuanto más alto coloque una persona su meta, tanto más crecerá”.

Friedrich Schiller (1759-1805) Poeta y dramaturgo alemán

“He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito”.

Michael Jordan, deportista estadounidense.

“El motivo no existe siempre para ser alcanzado, sino para servir de punto de mira”.

Joseph Joubert (1754-1824) Ensayista y moralista francés.

“El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse”.

Winston Churchill (1874-1965) Político británico.

“Mil rutas se apartan del fin elegido, pero hay una que llega a él”.

Michel Eyquem de Montaigne (1533-1592) Escritor y filósofo francés.

“El secreto del éxito en la vida de una persona está en prepararse para aprovechar la ocasión cuando se presente”.

Benjamin Disraeli (1766-1848) Estadista inglés.