ES | EU


26 de octubre de 2015


Skuibo es una joven empresa bilbaína con una propuesta que combina sostenibilidad, artesanía y moda. El proyecto nace de dos promotores, Alfredo Álvarez y Federico Nider, formados en el mundo del diseño que se han unido para diseñar y fabricar complementos únicos a partir de la reutilización de las cámaras de caucho que se extraen de los neumáticos de camiones y tractores. Además del material, el diseño y la confección de los bolsos y mochilas de Skuibo es también original, ya que se realiza íntegramente a mano en su taller de Bilbao, haciendo de cada pieza algo único e irrepetible.

 

Alfredo, ¿cómo surge esta iniciativa?… ¿De dónde llegó la inspiración?
La idea de reutilizar los neumáticos, vino de una viaje a África que realizó Federico, en el que vio como las cámaras de neumáticos se reutilizaban para infinidad de cosas, desde bolsas duras y resistentes hasta sandalias…

El primer prototipo o modelo surge hace unos cuantos años, como respuesta a la curiosidad de Federico por reutilizar materiales y objetos ya obsoletos para su utilización original y darles una segunda oportunidad, siempre bajo su gusto por diseños orgánicos y minimalistas.

Tras varios años y después de comprobar la expectación que creaba la mochila en su entorno, comenzó a valorar la idea de mostrar sus diseños y su afición por la reutilización al resto del mundo. Fue en 2013 cuando, juntos, surgió la idea de poner un marcha una marca de complementos de diseños originales y con materiales reutilizados, aunando los conocimientos y el buen hacer de los dos; en un principio para la venta a través de Internet.

 

Federico, decís que cada pieza es “única e irrepetible”; sin duda alguna, un trabajo singular…
Lo que le da seña de identidad a Skuibo es el singular proceso de creación de sus productos, aprovechando siempre las características físicas del material de origen y con un proceso cuidado al detalle. Cada pieza es única, porque se fabrica de partir de una misma cubierta usada y el diseño se adapta a la composición, textura y tensión concreta del material.

El resultado son mochilas y bolsos de formas orgánicas y minimalistas, con cierto toque escultórico. Además son muy funcionales, ya que tienen todas las propiedades del caucho, un material impermeable, muy duradero y muy fácil de limpiar. Las formas son anatómicas, con una capa de tejido tridimensional para suavizar el contacto con el cuerpo. Cuentan con una apariencia muy característica en el color, el brillo y la forma.

 

No parece que sea sencillo convertir un viejo neumático en un producto tan útil y funcional.
¿Cuál es el proceso de producción que lleváis a cabo?
El proceso comienza en un almacén de neumáticos usados, con la selección de las cámaras que se van a reutilizar. Es una tarea delicada, ya que hay que tener en cuenta el tamaño de la cámara, el estado, la forma y otros aspectos, dado que el diseño de los productos se basa en las características naturales del material.

Posteriormente se realiza la limpieza con agua a presión hasta quedar en las condiciones óptimas para la confección. Partiendo de unos patrones industriales previamente creados para cada modelo, se realiza entonces el corte de las distintas piezas, que posteriormente se coserán una a una, añadiendo las asas, el forro y bolsillos interiores, realizados en otros materiales de alta calidad como Cordura, Tejido Tridimensional…etc.

 

Habéis comenzado con mochilas y bolsos, pero las posibilidades de reciclaje son muchas.
En la actualidad, en Skuibo fabricamos cuatro modelos de mochila de distintos tamaños y dos tipos de bolsos, aunque en un futuro no se descarta ampliar la gama a otros complementos, como carteras. El ritmo de producción es artesanal, una característica que se pretende seguir manteniendo y que permite llevar un alto control de calidad de todos los productos que salen a la venta, realizando series de 10 o 20 piezas.

 

Artesanía y productividad, tiempo y beneficio, parece que estuvieran reñidos… Sin embargo, los conceptos Slow Down y Slow Food están demostrando que haciendo las cosas bien, siempre hay huecos en el mercado.
Skuibo forma parte del movimiento Slow Fashion, que promueve vías alternativas a la producción masiva y a garantizar un modo de trabajo ético y ecológico. Una tendencia de compra consciente que sigue en aumento y donde destacan propuestas con entidad propia como la de esta marca. Prueba de ello es que en poco más de un año la firma ya vende sus productos en una amplia red de tiendas a nivel local y estatal, con presencia en Euskadi, Zaragoza, Galicia, Barcelona, Madrid… etc.

 

Os estáis “Internetcionalizando“ y, también, ¡pronto las veremos en la gran pantalla!
A través de la tienda online www.skuibo.com las mochilas y bolsos de Skuibo llegan a nivel internacional, con ventas en Italia, Alemania, Francia y otros puntos de Europa. Y efectivamente, también han llegado al cine, ya que serán mochilas Skuibo las que lleven los protagonistas de la película “Cuerpo de Élite: Misión Palomares”, dirigida por Joaquín Manzón y protagonizada por María León, que se estrenará próximamente.

En entre los objetivos de Skuibo a medio plazo se encuentra la diversificación de producto y la expansión a nuevas tiendas que permita a la marca llegar a todas las comunidades y provincias, tanto en espacios donde tengan cabida propuestas singulares y diseñadores emergentes como en establecimientos de moda ecológica.

 

+info: www.skuibo.com