ES | EU


07 de mayo de 2016


Beatriz Uralde es biologa técnica por la UPV, así como técnic@ de calidad. En su trayectoria pofesional, ha tenido acceso al conocimiento de plantas, principios y terapias naturales, tanto nutricionales como cosméticas. Su trabajo en laboratorios clínicos veterinarios y en el canal farmacia como representante comercial de laboratorios y formadora de productos, le ha proporcionado una importante experiencia profesional que ahora desarrolla como dietista en Naturhouse. 

Por circunstancias de la vida, se interesó en la cría de caracoles y, lo que comenzó con la posibilidad de poner en marcha una granja, se convirtió en un proyecto de investivación sobre la liofilización de estos hermafroditas: LYCOLAB. El resultado de este esfuerzo podría dar lugar a la creación de una pequeña instalación productiva que comercialice “cryptosina liofilizada” a laboratorios médicos y cosméticos.

 

Investigar sobre las propiedades de la “Cryptosina” suena muy bien… Si hablamos de “baba de caracol”, la cosa puede perder su “glamour”…

Efectivamente, puede resultar menos atractivo… Sin embargo, los componentes que contiene lo convierten en un principio activo muy interesante para la producción de cremas de uso cosmético: Colágeno, hemocianinas como la alantoína, ácidos glicólicos entre los que se incluye el ácido hialurónico,.. Además de factores de crecimiento y antioxidantes como pueden ser las vitaminas A y E,

Con estos elementos, conseguimos un magnífico y natural producto que sirve para la hidratación, regeneración celular y cicatrización de heridas y arrugas, que contiene además antibióticos naturales capaces de actuar contra las bacterias más habitualmente en la piel como “E. coli” y “Staphylococcus spp”.

 

 

 

Aquí hay un gran valor añadido que has mencionado, la palabra “natural”

Sí, hablamos de una materia totalmente orgánica, hipoalergénica y limpia, dentro de unos parámetros que incluyen un desarrollo sostenible porque se obtiene de una manera limpia y nada agresiva para el animal ni el entorno; hemos contrastado que la tasa de mortalidad después de la extracción no aumenta ni disminuye, de modo que señor y señora caracol viven felices como perdices hasta que les llegue su hora.
En otros animales, el procedimiento de extracción de los componentes puede resultar más invasivo e incluso agresivo; por ejemplo, la procedencia habitual del ácido hialurónico es placenta de mamíferas como la vaca.

 

 

¿Y cómo surge tu interés por estos ‘cornudos’ animalitos?

Como sabemos, sus cuernos no son tales: en la punta de esos apéndices se encuentran sus ojos, que les facilita una visón más global de su entorno… ¡Ya nos gustaría tener esa vision tan angular del mundo! je, je…

Un amigo de la familia heredó unas tierra en Treviño, donde decía que sólo crecían caracoles. Fuimos a tomar medidas topográficas para dar fe de la exactitud de la finca y, efectivamente, caracoles había muchos pero no le di más importancia; yo entonces vivía en Bilbo, estaba embarazada y, ahí quedo la cosa…

Por cuestiones de la vida, volví a Vitoria-Gasteiz y necesité un cambio; no pensar en asuntos personales o me volvería crazy. Y entre otras deciciones, retomé la idea de la cría de caracoles, para lo que tuve la suerte de contactar con a+g a través del las jornadas de Agudezia de la UPV y, ahí comenzamos a dar forma a esa idea. Pero las ideas evolucionaron y, poniendo el foco en las sinergias de mi formación, hemos acabado reconvirtiendo el proyecto hacia la investigación de la liofilización.

 

 

 

En tu proceso de investigación, recibes apoyo de SPRI a través del BIC Araba

Nos presentamos a la IV Edición de los premios INIZIA en el Campus de Álava de la UPV y nos otorgaron el 2º premio. Con tal motivo, nos entrevistaron en la radio

y nos escuchó David Montero, quien me contactó conmigo y me habló de las becas de Ekintzaile a cargo del BIC, entonces CEIA. Las estudiamos, nos animamos a presentamos al comité de selección y, se nos concedió.

Con esta beca y el dinero del premio INIZIA, pusimos en marcha el proyecto. Pero necesitábamos caracoles y un liofilizador, que así dicho parece fácil pero, caracoles en Enero es difícil y lo del liofilizador complica más el asunto.

Gracias a Javier Garaizar, vicerrector del campus, contactamos con Jorge Martinez y una antigua compañera de la facultad, Idoia Postigo, ambos del departamento de inmunología, parasitología y microbiología de la facultad de Farmacia, donde si había un liofilizador. Su ayuda fue muy importante y, no quiero desaprovechar estas líneas sin agradecer a éstas y otras tantas personas que me han ayudado en el camino; gente estupenda con gran corazón y mente abierta…

Con frecuencia escuchamos que el mundo está mal, que las cosas van fatal, que la gente no es buena… Y estoy un poco harta de tanto comentario negativo. En mi emprendimiento he conocido gente fantástica, increíble, con gran capacidad de ayudar y colaborar y, a veces sin saber muy bien para qué… ¡Esto es muy grande!

No sé hasta dónde llegaré con el proyecto pero, aunque sólo sea por lo que he vivido y compartido con todas ellas, el esfuerzo ya ha merecido la pena.

 

 

 

Y conoces a Jeanette, que actualmente te ayuda con el proyecto.

Mira, el viaje hasta aquí ha sido intenso y han pasado varias personas. Parte importante de él lo hice con mi compañera Begoña, que por motivos personales abandonó el proyecto.

Posteriormente, por mi desconocimiento en el mundo de la helicicultura (cria de caracoles), a través de Edurne Madina de A+G, contacté con Jeannette Hernández, una chilena que es ingeniera agraria forestal. Gracias a ella pude criar los caracoles hasta la fase de extracción.

Con ella aprendí muchas cosas y, la más importante, que la cría de caracoles no era mi fuerte. Así, ella se encarga de la fase de cría y extracción para yo dedicarme a la parte técnica de liofilización.

La Beca que recibimos nos permite desarrollar el prototipo de cryptosina liofilizada, así como comparar y analizar adecuadamente los resultados.

 

 

 

Mediante un sistema de extracción en frío, tratáis de aislar las propiedades de esta sustancia sin perder sus características y beneficios

Para explicarlo de manera sencilla, un ejemplo muy claro son las sopas de sobre:

Se extrae el agua de un producto, con frio en vez de calor pero, a muy altas presiones. El calor destruye las proteínas, el frio no; es más, ayuda a mantenerlas estables.

Prueba a meter una fresa en un horno caliente y observas cómo sale; por el contrario, métela en un congelador… Ésa es la diferencia.

Lo que hacemos no es aislar las proteínas, es estabilizarlas dentro de la propia muestra, lo que convierte al producto en algo totalmente orgánico, limpio, ecológico y eficaz.

 

 

 

Con el resultado de la investigación, pueden surgir productos que mejoren los que actualmente se encuentran en el mercado

La baba de caracol ya existe en el mercado en formato líquido, pero con el problema de que las proteínas se desestabilizan muy rápido. En la empresa Endocare, gracias al doctor ABAD han conseguido un método para estabilizarlas pero, el producto sigue necesitando frío, un envase que le preserve de la luz y, aún así, tiene una vida media de 3 meses y se contamina fácilmente.

Nuestro conocimiento aporta al mercado un producto que no necesita frío, que es estable (puede durar 3 años), le puede dar la luz y además no se contamina biológicamente.

 

 

 

Entonces, el siguiente paso será identificar nuevos apoyos para poner en valor todo este conocimiento y su aplicación en el mercado

 

En este aspecto estoy ahora un poco perdida. Con Alfonso Alemán de A+g, estoy desarrollando el plan de viabilidad y, cuando ya tengamos el prototipo listo (que esperemos sea en unas semanas), veremos cuál es el plan de acción.

Se nos acaba la beca en el mes de Junio y, para entonces tendremos que haber tomado alguna decisión en cuanto a los siguientes pasos a dar.

La idea final, si el prototipo de cryptosina liofilizada resulta apto, es montar una pequeña instalación y fabrícarla para venderla a distribuidores que, a su vez, comercialicen principios activos a laboratorios para la formulación de sus cremas.

 

 

Contacto LYCOLAB
Beatriz Uralde Moro
MAIL:
uraldemorobeatriz@gmail.com
TLF. 605739751