ES | EU


02 de junio de 2015


LORRA S.COOP es la entidad colaboradora del Departamento de Agricultura de la Diputación Foral de Bizkaia, encargada de tutorizar los nuevos proyectos que se ponen en marcha en el primer sector. Lleva 10 años haciendo el seguimiento a los emprendedores que se instalan en Bizkaia enmarcados en el programa Gaztenek, un programa que impulsan las diputaciones de los tres territorios y el Gobierno Vasco. Los técnicos de la entidad acompañan muy de cerca a estas personas, desde la puesta en marcha de sus negocios y a lo largo de los tres primeros ejercicios de actividad.

 

 

¿Cuáles son las cifras del emprendizaje en el primer sector en Bizkaia?

Desde el inicio de este programa en 2005 en Bizkaia, se han instalado 245 nuevos proyectos, incluyendo los 30 proyectos aprobados en este 2015. En la evolución año a año se aprecia claramente una progresión ascendente, desde los 17 proyectos aprobados en 2005 hasta llegar a una treintena de nuevas propuestas anuales a partir del 2011. Sin duda, la situación en estos últimos años ha tenido mucho que ver con este incremento y con el renovado interés por la vuelta al campo, tanto por parte de jóvenes en busca de su primer trabajo como de personas que tienen que replantearse su vida laboral.

En el futuro próximo se dibuja un importante cambio que previsiblemente incrementará la petición de nuevas incorporaciones, ya que se incluirá la posibilidad de incorporar al programa a emprendedores de mas de 41 años. Esta opción, no regulada y que frenaba los deseos de mucha gente por incorporarse a la actividad agraria, se incluirá en el próximo PDRS (Plan de Desarrollo Rural Sostenible), que es el marco que posibilita el servicio de emprendizaje realizado por LORRA, así como las ayudas financieras a los emprendedores.

 

¿Cuál es el perfil de la persona emprendedora?

Los datos dibujan un emprendedor joven, entre 25 y 30 años, que ha estado anteriormente trabajando y quiere asentarse y mayoritariamente de género masculino, ya que del total de proyectos el 65% están liderados por hombres y el 35% por mujeres. Hablamos en su inmensa mayoría de negocios nuevos; menos del 3% corresponden al relevo generacional de hijos que se incorporan a explotaciones ya existentes. Por lo demás hay una gran diversidad de formación e intereses; hay quienes se han formado para suceder a sus padres y quienes, una vez realizados sus estudios, deciden reorientar su vida debido a la falta de trabajo.

 

¿En qué consiste el acompañamiento de Lorra?

Nuestros técnicos monitorizan todos los proyectos desde el inicio, dando cobertura y asesorando en todos los trámites administrativos y las necesidades técnicas que se les presentan a las personas emprendedores para materializar sus ideas. Una vez instalados se les ofrece un servicio de tutorización durante los primeros tres años de vida del proyecto, de forma que se cubren todas las necesidades técnicas de estos nuevos productores en sus distintas áreas de actuación. Este asesoramiento es  financiado en su totalidad por el Departamento de Agricultura de la Diputación Foral de Bizkaia.

 

¿Cuál es la tipología de los proyectos? ¿despunta alguna tendencia?

En las actividades productivas destaca, sobre todo, la gran diversidad de los proyectos que se han instalado en estos años: explotación de horticultura bajo invernadero, cría de ganado -ovino y caprino de leche ligados a queserías, huevos y gallinas camperas, apicultura, etc. Como nuevas tendencias, se consolida claramente el ámbito de la agricultura ecológica, que representa el 21,6% del total de negocios instalados en esta década y se corresponde con 11 proyectos de los 30 aprobados en el 2015. Y también destaca como novedad la helicicultura (cría de caracoles), que el año pasado contó con dos instalaciones nuevas y este año con 4 más.

 

¿Cuáles son las principales dificultades y las ayudas para emprender en el campo?

Los principales hándicaps que se encuentran los jóvenes para entrar en el sector son las dificultades existentes para acceder al terreno rural y para acceder al crédito. En este sentido hay que destacar las facilidades que se han ido resolviendo desde la administración territorial a través del Banco de Tierras, donde se puede acceder a terreno rural para poder instalarse. En cuanto al acceso al crédito, desde Lorra S. Coop lo hemos podido mitigar gracias a un acuerdo financiero con Laboral Kutxa para nuestro sector productivo asociado. También hay que destacar las ayudas que reciben estos jóvenes tanto de la Administración territorial como del Gobierno Vasco, que en el caso de Bizkaia puede alcanzar a financiar el 50% de la inversión. Todo ello para asegurar la continuidad del sector y el relevo generacional, que constituye uno de los principales retos a afrontar, con una media de edad de los profesionales agrarios superior a los 60 años.

 

¿Qué resultados están obteniendo los nuevos proyectos?

Muy positivos, como refleja el hecho de que de prácticamente todos los proyectos puestos en marcha en esta década siguen teniendo continuidad. De hecho, no llegan a 10 los que han cesado la actividad una vez instalados, ya sea porque no han funcionado o porque no se ha podido o no se ha querido seguir adelante.

 

¿Qué otros servicios presta Lorra a las explotaciones?

Lorra es una cooperativa sin ánimo de lucro que agrupa a 32 asociaciones de productores agrícolas y ganaderos, 7 cooperativas agrarias y entidades colaboradoras, sumando a más de 4.000 productores agroalimentarios de Bizkaia. Somos un centro de gestión que presta servicios técnicos y económicos que abarcan en conjunto todo el ámbito de necesidades de las explotaciones agrícolas y ganaderas, incluyendo las referentes al ámbito financiero, contable, fiscal, laboral, IRPF, entre otros.

 

http://www.lorra-cg.net