ES | EU


03 de febrero de 2016


Lanaldi es un programa de apoyo a estudiantes en Euskadi que despierta inquietudes entre el alumnado de 1º de Bachillerato o 4º de la ESO, desarrollando competencias transversales imprescindibles para su futuro profesional y mostrándoles diferentes alternativas, introduciendo a la juventud en las oportunidades y exigencias del entorno laboral y empresarial.

Su misión es la de proveer de una orientación innovadora al alumnado con anterioridad a la elección de sus estudios superiores, a través de una serie de talleres y una experiencia práctica y directa, en la que se acompaña a una persona emprendedora, profesional en activo o empresaria, a lo largo de una jornada laboral.

Desde que se inició el programa Lanaldi en 2011 con un pequeño grupo de alumnas y alumnos de 16 años, en Lanaldi se han llevado acabo muchos contactos con empresas y profesionales para tratar de que se sumaran a esta iniciativa de orientación educativa y profesional. Son muchas las empresas y profesionales que se han unido a este reto y han aportado su granito de arena. Sin embargo, aún quedan muchos/as que comentan  “no me veo en el papel”, “no creo que a nadie le interese pasar 8 horas delante de un ordenador”, “no tengo tiempo” o “no sería posible en mi empresa”.

 

7 Razones por las que querrás participar en Lanaldi

En Lanaldi, tienen claro que todas las personas tenemos algo que aportar a un colectivo que, en el mejor de los casos, tendrá su primera oportunidad de conocer el mundo de la empresa cuando tenga, si se diera el caso, la ocasión de hacer prácticas en una empresa al acabar la formación superior.

Así, nos muestran 7 razones por las que probablemente querrás unirte a un proyecto como es Lanaldi y contribuir al futuro del alumnado, adyudándoles a comprender la importancia de la educación y formación en su preparación como profesionales del siglo XXI.

 

1.- Como acabamos de comentar, tenemos una responsabilidad con este colectivo para acercar la empresa al ámbito educativo cuanto antes y de la manera más continuada posible. En otros países europeos empiezan a tener contacto desde la educación primaria con la premisa de vaciar las escuelas y llenar las empresas durante un día o llegando a realizar hasta prácticas de 1 mes durante el bachillerato.

 

2.- No importa el trabajo que hagas, siempre tienes algo que enseñar. Seguro que puedes diseñar una experiencia “ad hoc” para el/la alumno/a en la que mostrar las actividades más representativas de tu trabajo. Una reunión de equipo, una visita a un cliente, una propuesta, y por supuesto, siempre puedes ponerle/a a trabajar con algunas tareas sencillas.

 

3.- Siguiendo con esta idea anterior, queremos disociar la idea de que eres lo que has estudiado. Uno de los objetivos de Lanaldi es trasladar al alumnado la idea de que eres mucho más, de que eres, entre otras cosas,  las competencias personales, profesionales y transversales que eres capaz de poner en juego. En este campo, cualquier profesional tiene algo que enseñar.

 

4.- Queremos “Rol Models” reales, no los que los chicos y chicas ven en la televisión. En los últimos tiempos hemos tenido un aumento de las solicitudes para estudiar criminología o medicina forense debido al éxito de series como CSI, el Cuerpo del Delito u otras que muestran profesiones muy alejadas de la realidad. Pensamos que podemos aportar una experiencia mucho más valiosa si contamos con emprendedores y emprendedoras que han desarrollado sus propios proyectos profesionales, con hombres y mujeres que desempeñan trabajos que tradicionalmente han venido ocupados por el otro sexo o mujeres directivas y hombres que concilien.

 

5.- A través de este programa tienes la oportunidad de empatizar con un colectivo sobre el que luego tendremos muchas exigencias cuando se incorporen al mercado laboral, trasladándoles la necesidad de disponer de determinadas competencias profesionales para las que no han sido formados y mucho menos educados anteriormente.

 

6.- A menudo oímos que el valor más importante con el que cuentan las empresas es el de las personas. ¿Esto es verdad o importa más la cuenta de resultados? Aquí hay una oportunidad de invertir en el futuro, de contribuir a la formación y a la orientación de personas que en pocos años se integrarán en nuestras organizaciones. Como dice el filósofo Antonio Marina, “para educar a un niño se necesita toda una tribu”.

 

7.- Si todavía no te has decidido, piensa en esta otra razón más sentimental. Puede que hayas tenido, que tengas en este momento o que vayas a tener en el futuro hijos o hijas con 16 años muy desorientados sobre lo que quieren estudiar o sobre a qué dedicarse en el futuro. Puede que incluso recuerdes cómo estabas tú con 16 años. Si es así, puede que este vídeo cambie tu visión.

 

Si quieres unirte a este gran reto, si quieres hacer posible el acercamiento entre educación y empresa, visítanos www.lanaldi.es y, ¡apúntate!