ES | EU


19 de junio de 2016


 

Judit se formó en estudios de impacto ambiental y trabajó durante años en una ingeniería hasta que las dificultades del mercado le llevaron a actualizar conocimientos y reinventarse en 2014. Desde entonces, publica artículos especializados en diferentes medios y comparte conocimiento a través de las redes sociales, gestiona su propio proyecto de comunicación medioambiental y “cura contenidos” relacionados con el medio ambiente y la ecoinnovación. Paralelamente, ha creado Greenapps&web, un directorio de aplicaciones móviles y web apps medioambientales en el que también tienen cabida el internet de las cosas, los sensores o el big data, con el objetivo de impulsar la I+D+i y la generación de empleo.  

 

Creciste escuchando la sintonía de “El hombre y la Tierra” en la televisión, descubriendo el planeta de la mano de Félix Rodríguez de la Fuente y surcando los océanos en el “Calypso” siguiendo a Jacques Cousteau,..

Sí, así es. Muchos de los que crecimos en los años 80 del siglo XX tenemos grabada en la mente e incluso hemos tarareado la sintonía de “El hombre y la Tierra” o hemos descendido a las profundidades con Cousteau, persiguiendo a las ballenas o jugando con los leones marinos. Si a esto le sumas unos cuantos libros que profundizaban en temas de fauna o los secretos del mar, amén de coleccionar fascículos y revistas sobre ciencia y tecnología, tienes el caldo de cultivo perfecto para que una persona se decante por una profesión técnica.

 

 

Y te formaste en diferentes materias medioambientales.

Con el bagaje anterior, tenía bastante claro que mi formación académica tenía que estar dirigida hacia algo relacionado con la naturaleza o la ciencia, así que me decidí por estudiar gestión medioambiental en un centro privado de Bilbao, ya que por aquel entonces aún no estaba totalmente desarrollada ni la especialidad ni mucho menos la carrera de ciencias ambientales. Cuando terminé de estudiar y puesto que parte de la formación recibida estaba orientada al mundo empresarial, hice un curso de prevención de riesgos con el objetivo de complementar mis conocimientos y tener más opciones en el mercado laboral. No obstante, apenas he tenido oportunidad de trabajar en esta área, ya que la mayor parte de mi experiencia profesional se ha desarrollado en el ámbito de la ingeniería ambiental, los estudios de impacto ambiental y la elaboración de cartografía temática para estudios e informes ambientales.

 

 

Hace un par de años, decides continuar tu formación y profundizar en redes sociales

Inicialmente, la relación que establecí con las redes sociales puede describirse como un sentimiento a caballo entre el amor y el odio. Durante bastante tiempo renegué de ellas, pero un buen día caí en sus redes, fruto de una conversión parecida a la de San Pablo. Los cursos online que hice incrementaron mi curiosidad por este mundo y cuando en 2014 la crisis me abocó al desempleo, pensé que era hora de reinventarme y explorar nuevas vías de desarrollo profesional sin abandonar el sector medioambiental.

Continué formándome en redes sociales con un curso en la UNED y algunas charlas y jornadas presenciales. Fue justamente en una de éstas donde el ponente hizo referencia a la curación de contenidos como profesión con futuro. Me llamó la atención eso de la curación, así que me dediqué a investigar qué era. Me gustó, así que completé un curso en la UOC sobre este tema y empecé a pensar en nuevos servicios que podía ofertar enfocándolo todo desde el sector medioambiental. No en vano y como asegura Alfonso Alcántara, uno de los profesionales más reconocidos en coaching empresarial, “hay muchos profesionales que se reinventan, pero desconocen el sector donde trabajan. Estar especializado en los diferentes segmentos del mercado de trabajo genera una empatía especial, pues es evidente que uno se siente más confiado con alguien que conoce su sector”.

 

 

Y de la curación de contenidos, a la curación del planeta: Nace Greenapps&webs

Greenapps&web surgió en el transcurso del curso de la UOC, una tarde de invierno, muy alejado de ese misticismo que acompaña al alumbramiento de los grandes negocios. Empezó de forma tímida en una plataforma gratuita llamada ScoopIt y desde hace un año sigue desarrollándose desde un dominio y una web propia.

Lo que soy incapaz de vislumbrar es si desde esta plataforma será posible curar el planeta.

 

 

Comenzaste escribiendo sobre aplicaciones móviles y apps ambientales

Si tuviera que buscar un símil para Greenapps&web, me quedaría con un comentario que me hicieron un día sobre el parecido que guardaba con Mashable, el popular blog de noticias de internet, solo que en mi caso, enfocado a la tecnología móvil ambiental y salvando, obviamente, la distancia sideral entre un ejemplo y otro.

El objetivo inicial de Greenapps&web era dar a conocer aplicaciones móviles que ayuden a la gente a conocer mejor su entorno natural, a desarrollar un comportamiento más sostenible, a inspirar en la creación de nuevas aplicaciones, a que los desarrolladores publiciten sus productos… Sin embargo, poco a poco también estoy empezando a hablar sobre otros aspectos tales como el internet de las cosas o los sensores y las aplicaciones de éstos en el medioambiente. A diferencia de las aplicaciones móviles, que me encargo de probar personalmente, las noticias que escribo sobre otros dispositivos se basan en otras publicaciones, vídeos de demostración, opiniones, etc., ya que la mayor parte de ellos me resultan imposibles de testear.

 

 

Como buena emprendedora vasca, estás abierta a la colaboración activa; ¿con otras personas emprendedoras, con empresas, con entidades e instituciones..?

Por supuesto. De hecho, procuro asistir a eventos de tecnología y emprendedores donde compartir experiencias y dar a conocer el proyecto con el objetivo de establecer posibles sinergias. Nunca sabes dónde puede surgir una colaboración de interés. Echo un poco en falta una todavía mayor involucración por parte de entidades e instituciones, que podían apostar por organizar ocasionalmente ‘hackathones’ o concursos de ideas, por ejemplo, que permitan descubrir el talento oculto, buscar soluciones imaginativas para la sostenibilidad de las ciudades o cómo comunicar mejor los aspectos ambientales, de forma análoga a como se hace en otros países, pero no pierdo la esperanza de que finalmente este tipo de iniciativas calen también aquí.

 

 

Harkaitz Eguiraun, un investigador de nuestra Universidad Pública, acaba de demostrar que se pueden utilizar peces como sensores biológicos para detectar contaminantes…

Tengo que reconocer que desconocía este avance, pero me parece muy interesante. Por mucho que nos rodeemos de dispositivos tecnológicos, nunca deberíamos dejar de admirar y aprender de la propia naturaleza. No obstante, considero que la investigación de Harkaitz Eguiraun se desarrolla en un plano completamente diferente al que desarrollo yo. Mientras que el uso de los peces como sensores biológicos puede resultar de interés para realizar un seguimiento sobre la salud de los ecosistemas acuáticos por parte de las entidades de control y la administración, mi labor como curadora de contenidos y profesional de las redes sociales especializada en medioambiente está más relacionada con los aspectos comunicativos, proporcionando herramientas y conocimientos para que la gente de a pie pueda llevar una vida un poco más sostenible.

 

 

La agenda 2030 es quizá el mayor reto que en nuestra sociedad tenemos entre manos. ¿Crees que esta vez nos tomaremos en serio los 17 objetivos de desarrollo sostenible?

Lo veo muy complicado. Para la mayor parte de la gente, el grado de compromiso con el desarrollo sostenible es directamente proporcional al desembolso económico personal necesario para alcanzarlo, así que hoy por hoy me resulta casi imposible pensar que en 15 años se puedan alcanzar esos 17 objetivos en un mundo en el que continúan acrecentándose las diferencias. Pero no por eso hay que dejar de intentarlo. Por una vez, estaría bien que nos pusiéramos de acuerdo en la adopción de medidas orientadas a legar un planeta digno a las generaciones futuras y no un montón de problemas para que los intenten resolver quienes nos sucedan.

 

+info: www.greenappsandweb.com