ES | EU


16 de enero de 2016


Daniel del Río e Iñigo Sobradillo, compaginaron sus últimos años de carrera con una primera experiencia empresarial. Esta primera iniciativa fue una empresa que cuatro socios, apoyados por una Pyme del sector sanitario, decidieron llevar a cabo ofreciendo servicio técnico a clínicas y hospitales.

Tras esa breve experiencia pusieron en marcha una nueva ingeniería de desarrollo de producto, ‘Bizintek’, cubriendo inicialmente el desarrollo electrónico. En los primeros años ampliaron su capacidad para cubrir todo el proceso de desarrollo de nuevo producto, acompañando a sus clientes desde el concepto y generación de ideas, hasta el lanzamiento de la fabricación.

 

Habéis desarrollado soluciones para diferentes sectores; electromédico, energético, tecnológico, deportivo, gran consumo…

Entre nuestros clientes contamos desde startups que lanzan nuevos productos tecnológicos al mercado hasta medianas y grandes empresas industriales. Como solemos decir, nos gusta meternos en líos, asumir nuevos proyectos que supongan un reto para nosotros y una oportunidad de explorar nuevos sectores y mercados

 

 

Seguro que en esta profesión no faltarán curiosas o divertidas anécdotas…

La verdad es que hemos llevado a cabo algunos proyectos curiosos. Hemos desarrollado proyectos que a priori pueden parecer extraños, como  por ejemplo una máquina para hacer ‘rastas’ en el pelo de manera automática.

 

Una anécdota curiosa nos ocurrió en Italia, cuando acudimos a un ‘campeonato de Robótica’ invitados por la Universidad de Turín. Algunos de los alumnos, tenían entre 8 y 12 años y habían estado trabajando con nuestro robot ‘mOway’ durante semanas preparando la prueba. Cuando nos presentaron como los creadores y diseñadores del robot, ¡los chavales nos recibieron casi como a “estrellas de rock”!… Fue una sensación increíble.

 

 

Probablemente, vuestras empresas cliente os aprieten las tuercas para agilizar los procesos de diseño y puesta en el mercado de los productos…

Nosotros creamos a todo el mundo y en todos los sectores, los clientes aprietan por tener sus productos/servicios en el menor tiempo posible. La peculiaridad del diseño de producto es que tiene unos plazos largos para lo que muchos clientes demandan. Para nosotros, lograr poner en el mercado un producto en menos de 1 año es un éxito; pero la mayoría de los clientes, siempre quiere estar produciendo miles en menos de 3 meses. Como dijo Marc Andeersen (fundador de Netscape), hace algún tiempo “Hardware is hard. It’s called hardware for a reason.”

 

El enorme desarrollo de la tecnología en los últimos años, ha disparado las expectativas y necesidades de los clientes. Disponer de auténticos PCs miniaturizados que podemos llevar en nuestra mano con un coste bastante asumible, genera unas expectativas muy altas. A veces no somos conscientes que, por ejemplo, hay 800 ingenieros trabajando en el diseño de la cámara de un iPhone.

 

 

En este momento, hay una importante inquietud social por la obsolescencia programada de los productos.

Este tema de la obsolescencia programada, desde nuestro punto de vista tiene un poco de leyenda urbana. La obsolescencia de los productos no la marcan hoy los fabricantes sino las necesidades de los clientes. Ya no cambiamos la televisión porque se ha roto sino porque hay una tecnología muy superior, ni nuestra consola de videojuegos, ni nuestro móvil… “Ha salido algo mejor”

 

Sí que puede ser cierto que los productos se estropean más que los de los años 70 y, muchas veces el coste de reparación cuando ha expirado la garantía es alto pero, el enorme descenso en los precios de producción se debe también a la enorme miniaturización y poca posibilidad de reparación necesaria para conseguir precios de producción tan bajos. Un teléfono móvil actual, tiene 10 veces más componentes y hace 10 veces más cosas que uno de hace unos años. Es lógico que se estropee más; simple estadística

 

 

Recientemente, habéis sido nombrados como una de las 10 empresas emprendedoras vascas que harán historia…

En este caso lo hemos sido gracias a la nueva iniciativa que estamos lanzando: ‘Onean’  , una tabla de surf eléctrica que verá el mercado en 2016 y que, confiamos, tendrá una gran aceptación. Estamos levantando muchísimo interés en el mundo de los deportes de agua y esperamos que el producto entusiasme a nuestros usuarios de la misma forma que a nosotros.

 

 

Parece que todo va viento en popa y a toda vela… ¡Ya sois 15 personas en el equipo!. Avánzanos vuestros próximos retos.

Hemos tenido un año 2015 muy bueno y esperemos que el 2016 mantenga la misma línea. Estamos muy orgullosos del equipo de personas que tenemos y, creemos que podemos asumir retos mayores y proyectos más grandes. En los próximos meses se van a lanzar al mercado algunos proyectos muy interesantes, de los que todavía no puedo hablar pero que, seguro que despiertan mucho interés…

 

+info: www.bizintek.es