ES | EU


21 de noviembre de 2015


No es fácil definir su trabajo fuera de la cultura de la investigación científica: Bihurcrystal  desarrolla tecnologías fiables que reducen drásticamente el tiempo y los recursos requeridos para experimentos de física de superficies”. Su punto de partida fue la fabricación de un tipo de muestras que permite un aumento de la cadencia en ciertos experimentos en ciencia de superficies. 

Muchos de estos experimentos requieren una gran inversión de tiempo en prepararlos, lo que supone un coste de oportunidad para los investigadores y de recursos materiales para las instituciones que les dan soporte financiero. En la actualidad, han extendido esta filosofía a las nuevas gamas de productos que buscan extender de soluciones “caseras” o “chapucillas ingeniosas” (con todo el respeto), hechas por investigadores en sus laboratorios, consiguiendo productos fiables y accesibles para toda la comunidad.

 

Vuestra trayectoria ha sido reconocida en varias ocasiones; premios “Toribio Echevarria”, “Manuel Laborde”… Y en 2013 nace Bihurcrystal como proyecto emprendedor gracias al apoyo de algunas entidades.

Hemos recibido apoyos provenientes de los dos mundos, ha sido un “tú tira que yo empujo” entre varias instituciones. En la primera parte, la institución que nos ha empujado hacia el mundo empresarial ha sido “BIC Berrilan”, que en el marco de su colaboración con la UPV/EHU nos ha acompañado desde el principio hasta el día de hoy.

Pero no menos importante ha sido el empuje de las instituciones públicas de investigación, que han entendido el cambio de los tiempos y las necesidades que la sociedad demanda de los centros de investigación; el retorno a la sociedad en forma de generación de tejido industrial más tecnológico. El Centro de Física de Materiales (CSIC-UPV/EHU) y el Donostia International Physics Center (DIPC), nos han dado cobijo, aliento y financiación durante la materialización de la idea.

 

Llegáis a BIC Berrilan y recibís asesoramiento en vuestros primeros pasos como empresa; también financiación a través del programa “Entreprenari”. A partir de ahí, ¿qué otros apoyos llegan?

Como ya he mencionado, la guía y el consejo de Bic Berrilan se ha extendido a lo largo de todo el proyecto. Ya con la empresa constituida, nos encarrilaron para la entrada de capital semilla del fondo de inversión “BASQUEFONDO” y nos pusieron en la pista de las herramientas que la Diputación de Gipuzkoa tiene para fomentar la creación de empresas tecnológicas, programas de apoyo a la I+D, etc.

Estas ayudas, aparte de para conseguir los objetivos específicos fijados, han servido para reforzar nuestra imagen de solvencia ante organismos menos próximos, como es el caso de ENISA, una institución pública para la financiación de empresas, principalmente emprededores y PYMEs.

 

Un grupo de jóvenes científicos apostáis por una startUp en un momento difícil, en el que también es difícil entender la ecuación “Investigación + Perseverancia x Tiempo = Posibles Resultados”

¡Muchas gracias por lo de jóvenes…! 😉

Desde mi punto de vista, el desarrollo de la sociedad se debe apoyar en el desarrollo del conocimiento y una de sus ramas es la ciencia. La vía de conexión de la ciencia con la sociedad, entiendo que es la tecnología, y es en ese puente de unión dónde nosotros queremos situar la actividad de nuestra empresa…

 

“No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla.” Seguro que Bihurcrystal tiene algo que decir sobre esta magnífica frase de Thomas Alva Edison.

Está claro que la perseverancia y conocer el porqué de tu fracaso es lo que nos ayuda a avanzar, no sólo en el desarrollo de la tecnología sino en la vida en general. Pero no menos cierto es que, muy frecuentemente, en proyectos de I+D no tienes mil oportunidades de hacer una bombilla, o dinero para financiarlas.

 

Entre otros éxitos, habéis demostrado que los cristales curvados de platino se pueden usar en estudios de fotoemisión de rayos X de alta resolución. Este conocimiento, ¿qué aplicaciones prácticas tiene en el mercado?

En realidad yo diría que hemos contribuido con nuestro producto a que el grupo de investigación del Profesor Enrique Ortega realice ese experimento. La ciencia de superficies a la que nuestros productos pretenden ayudar en su avance, está directamente relacionada con la catálisis química y la nanotecnología, tan de moda.

Por destacar algunos ejemplos, la fabricación de dispositivos electrónicos de última generación, el grafeno o las tecnologías fotovoltaicas, basan su desarrollo en este conocimiento.

 

Colaboráis ahora de forma sinérgica con algunas de las industrias más relevantes de Gipuzkoa, trabajando “mano en mano para aplicar las más novedosas técnicas de manufactura al desarrollo de productos de calidad”. ¿Qué tipo de problemas resuelven vuestros productos en la industria del territorio?

En realidad, esas sinergias surgen más en la otra dirección. Algunos de los proyectos que tenemos entre manos hacen necesaria la utilización de técnicas avanzadas de fabricación, como pueden ser el mecanizado de alta precisión o técnicas de soldadura muy específica; y en esto, el entorno industrial de Gipuzkoa ofrece excelentes compañeros de viaje. La especialización que ofrecemos a las empresas que colaboran en la fabricación de este tipo de tecnología puede les abrir nuevos mercados.

 

En Bihurcrystal, no cabe duda de que Investigar e Innovar son dos de los verbos que más se conjugan cada día. ¿Qué otros verbos se encuentran en vuestro diccionario?

Bueno, hay algunas interjecciones que contienen verbos que salen espontáneamente en esas 999 ocasiones que citaba Edison… Bromas aparte, creo que comunicar y colaborar deben estar al mismo nivel que las que se mencionan en la pregunta.

Nuestra fuerza viene del conocimento en profundidad de la mentalidad de nuestros clientes, los científicos, y son ellos los que mejor conocen lo que quieren. Esto es válido para todos los mercados pero la peculiaridad es que en nuestro caso la inmensa mayoría de nuestros clientes son usuarios avanzados de la tecnología y pueden aportar ideas muy valiosas, tanto en mejoras sobre una línea existente como sobre productos nuevos.

 

Finalizamos con otra frase de Edison: “Las personas no son recordadas por el número de veces que fracasan, sino por el número de veces que tienen éxito”. ¿Cómo le gustaría a Bihurcrystal acabar “formando parte de la historia”?

Primero nos gustaría que Bihurcrystal tuviera historia; segundo, que esa historia fuera de éxito; y tercero, que ese éxito se tradujera en beneficios para la sociedad que ayudó a crear la empresa.

El propósito de esta empresa es contribuir al avance de la ciencia desde la ingeniería y de la ingeniería desde la ciencia. Nuestra visión de la empresa es, por qué no, de una empresa líder en la transferencia efectiva de tecnología en ambos sentidos y que pueda arrastrar al entorno a una mayor competitividad.

 

+info: http://bihurcrystal.com