ES | EU


04 de octubre de 2015


“54 kg de energía positiva y una enorme voluntad de vivir, de hacer, de ser. Mente independiente, 5 sentidos + el sexto femenino. 1.67 metros de creatividad, sonrisas y pasión por el trabajo, por el mar y por la justicia…” Así se autodescribe Ana en su perfil de Linkedin. Finlandia, San Francisco, China, India,.. esta bilbaína no para de rodar por el mundo y, junto a otros emprendedores de Mondragon Unibertsitatea, formó participó en una cooperativa con el objetivo de “Aprender Haciendo”.

Bromea con “la felicidad a bordo de un Ferrari” y, sin embargo, no cabe duda de que se ha convertido en una Emprendedora Social. Hoy, forma parte de otro negocio sobre ruedas: BeCiclos, una empresa con Valores cuyo objetivo es “rescatar bicicletas en Holanda y buscarles familia en otras ciudades Europeas”.

De aquí para allá, creando esto, haciendo aquello… ¡Vuestra formación no tiene nada que ver con los habituales estudios dentro de las aulas!
No, la verdad es que las aulas no han sido nuestro hábitat natural durante estos años. Seguramente, mis abuelos todavía ni entienden la carrera que termino; esto de “ser estudiante sin estudiar” no es del todo lógico. Pero sí ha sido útil, y de gran valor. Nuestra formación no es ni mejor ni peor que otra, simplemente… ¡Diferente!

Muchas veces te sorprendes a ti misma diciendo, ¿qué sé hacer?… Y la respuesta no es el título de la asignatura o libro que has tenido que empollar, por lo que algunos se te quedarán con cara rara si les dices que lo que sabes es llevar a cabo proyectos; que puedes moverte en todo tipo de ámbito; que has aprendido qué se te da bien, y cuáles son tu puntos débiles… Que no tienes miedo a viajar y a tener reuniones con “adultos”, hablar de presupuestos y objetivos; sino todo lo contrario, que tu mayor miedo es el estar parado.

 

 

Ese punto aventurero, ¿es cosa genética, te caíste de pequeña en la marmita emprendedora o, Mondragon te lo inyectó en pequeñas dosis?

De pequeña seguramente caí en una marmita. No sé si emprendedora o del síndrome del culo inquieto. Creo que Mondragon nos ayudó a desplegar esa capacidad que hay dentro de todos; el crear cosas, el tener ese pensamiento de cambio constante… Se nos dieron herramientas para convertir ideas, que todos tenemos, en proyectos. Algunos salieron mal y otros bien pero, de todo se aprende.

 

 

Y hace poco más de un año, te uniste a tres compañeros de Donosti, Holanda y A Coruña para desarrollar un proyecto que ahora es empresa…
Así es, Danel, Saskia, Gonzalo y yo hemos creado  BeCiclos, donde vendemos bicicletas holandesas restauradas que, de otra forma, habrían sido demolidas. Se arreglan con piezas sobre-producidas, por mecánicos en programas de reintegración social. También es una empresa en la que creemos, en la que nos lo pasamos bien y, en la que hemos sido capaces de crear puestos de trabajo y aportar un valor real a la sociedad, aunque sea en parte.

 

Es la aventura de mayor envergadura en la que me he embarcado. Cada mes, BeCiclos es un nuevo reto. Ahora mismo, el de conseguir aumentar nuestras ventas, mejorar nuestra tienda online para hacerla más cómoda al usuario, llegar a más personas y potenciar más el uso de la bicicleta, sea verano o invierno… ¡Mil y una cosas!

 

 

¡Y todo esto comenzó en una “Tienda Pop Up” de Bilbo!

BeCiclos surgió como un proyecto más, un experimento de 4 jóvenes altamente motivados y con un objetivo en común. Metimos 160 bicicletas en un camión y nos fuimos a un local alquilado en Deusto, dónde vendimos las bicicletas al cliente final durante 3 meses.

Después de tropecientas horas trabajando y cambiando el negocio, hace casi un año decidimos dar el salto y alquilar nuestro propio almacén gigantesco en Holanda, contratar profesionales que dejen las bicicletas bien arregladas. Recibimos también inversión en forma de componentes de una gran empresa… Creamos una pagina web donde se pueden ver y pagar las bicicletas, www.beciclos.com y las enviamos a casa de las nuevas familias que las adoptan por toda Europa.

 

Bicicletas, las había de todo tipo y características, por lo que decidimos ponerles nombre e historia, así como hacer que el comprador firmara un formulario de adopción en el que promete usar y cuidar la bicicleta que va a recibir. Eso nunca ha cambiado.

 

 

Queréis llevar la cultura bicicletera a otras ciudades; LifeStyle & Environment!

Ése es el plan. En Holanda, todo el mundo se mueve en bicicleta, tengas la edad que tengas, llueva o nieve, vivas en zona de pendientes o no.

Por supuesto, no todas las ciudades son iguales. Por ejemplo, en España muchas localidades tienen limitaciones a la hora de usar este transporte, sobre todo en cuestión de infraestructuras y de mentalidad de los usuarios de las vías públicas, que todavía ven la bicicleta cómo si fueran: “esos hippies que van paseando”…

 

Hay muchos cambios que hacer. Pero al menos, queremos empezar a hacerlo ver como una opción más. Lo cómodo que es ir en bicicleta, los beneficios que tiene… Y, vamos, que quemas calorías en vez de C02! ¿Qué más se puede pedir?

 

 

Sientes que es momento de compartir tus experiencias de vida emprendedora, ¿cuáles son tus mejores consejos para otras personas con inquietudes?

Si tuviera que elegir pequeños detalles que realmente marcan la diferencia son, sobre todo, que te hagas un buen plan pensando todos y cada uno de los detalles que podrían ir mal. Aunque no seas adivino, es una buena forma de empezar no fallando. El dinero no da la felicidad, pero prefiero llorar en un Ferrari. O sea, piensa de dónde vas a sacar el dinero para comer…

Que lo compartas, con familia, amigos compañeros… Con alguien que sepas que podría saber más de ello que tú… Toda opinión puede ser útil!

Que tengas muchas ganas y persistencia en lo que quieras hacer: No tengas miedo a cambiar. Por último, rodéate de un equipo de gente que te apoye y que tenga los mismos intereses que tú.

 

 

Visita el perfil de Ana en Linkedin:

https://es.linkedin.com/in/analarrea

Y su sitio web:

http://www.BeCiclos.com

BeCiclos