ES | EU


30 de abril de 2017


Su inquietud por el Medio Ambiente surgió en la Playa Salvaje de Sopela: “El mar se fue adentrando en mí antes de que aprendiera a hablar y a caminar…” Horas y horas de surf en su adolescencia construyeron su pasión por el Mar, que fue haciéndose mayor conforme iba creciendo: “En el instituto, a mí y a unos cuantos locos más nos dio por devorar información sobre ciencia. Leía sin parar temas sobre tecnología; pero sobre todo, ciencias naturales”.  

Los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente, Cousteau y Carl Sagan, le marcaron profundamente. “Me veía reflejado en ellos y movido por la sensibilidad que traía de niño comencé a sentir la pasión de convertirme en divulgador, comunicador del medio ambiente. Quería que los demás sintieran las cosas que yo sentía. Quería sensibilizar a las personas sobre la necesidad de cuidar y respetar la naturaleza”. 

 

No hay mejor cosa que poder formarte emprender en el ámbito que te apasiona

El mar lo llevo dentro: Me hice biólogo marino y me he pasado más de 25 años bajo el agua investigando y divulgando este ecosistema tan maravilloso como desconocido y que es vital para la supervivencia del ser humano.

Cada uno de nosotros, sin saberlo, alberga unas capacidades o habilidades más desarrolladas que otras, y a mí ya desde niño, la naturaleza me ha generado una empatía extraordinaria. Es un grado de sensibilidad tal, que detectas de inmediato cualquier acción negativa contra los ecosistemas, hasta el punto que te genera un dolor similar a la pérdida de un ser querido. Literalmente a mí me hace llorar contemplar el daño irreparable que estamos haciendo al planeta, con un nivel de inconsciencia totalmente desmedido. Desgraciadamente he llorado muchas veces, la última bajo el agua, al ver como extensiones submarinas inmensas se encuentran desprovistas del alga ‘Gelidium’, una especie que forma extensas praderas y que alberga el resto de la vida en ese ambiente, una especie nodriza cuya desaparición es motivo hoy de una alarma ambiental extrema motivada por el cambio climático.

 

Una vez finalizaste tus estudios, trabajaste en diferentes proyectos relacionados con la investigación y la divulgación

Cuando algo te apasiona tanto que lo amas en profundidad, hay una energía interior que te mueve de adentro afuera para que comuniques al mundo lo que tú, de alguna manera puedes percibir con mayor sensibilidad. Los años de investigación me han permitido tener un criterio riguroso y también una visión sistémica que tanta falta nos hace y que es tan escasa. Estudiar las comunidades biológicas y cómo influyen los diversos factores sobre ellas, te permite adquirir el conocimiento de cómo funcionan los ecosistemas y cómo poder ayudar a conservarlos.

Tanto en los proyectos de investigación en la UPV como en el Aquarium de Getxo he podido aprender de cerca la fragilidad de la vida marina y el peligro que conlleva la pérdida de biodiversidad, que es el verdadero problema al que nos enfrentamos. Sumergidos en un debate estéril sobre los efectos incuestionables del cambio climático, pocas son las voces sobre como el número de especies está disminuyendo a un ritmo endiablado, es como si de pronto, tus ahorros económicos desaparecieran de tu cuenta bancaria. Y es que, el patrimonio de nuestra civilización se centra principalmente en la biodiversidad que atesora y ésta, cada vez es menor, de tal forma que nuestro futuro dependerá, en gran medida de cómo seamos capaces de conservar las especies que habitan hoy nuestro planeta.

 

Con esa experiencia acumulada, decides “Emprender en Verde” y promover el “co-emprendimiento” a través de “Agua Sin Plásticos & Salud”

Tras 25 años investigando y ya casi once divulgando, nos hemos dado cuenta de que la única opción que nos queda es pasar a la acción. Nakusarbe se creo con un concepto holístico, integral, porque consideramos que todo está interrelacionado e intentamos tratar nuestros proyectos de una forma global y porque entendemos que todo cuenta, cada acción influye en el resto de forma inexorable.

Nuestro trabajo principal es ofrecer a las empresas una consultoría en Responsabilidad Social Empresarial que les sirva para tomar una dirección clara hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por la ONU. Actualmente, desde ‘Agua sin Plásticos & Salud del Planeta’, estamos trabajando en el proyecto “Bebo agua sin plásticos mientras contribuyo a la regeneración de los mares”. Se trata de una iniciativa que promueve la información sobre la calidad del agua del grifo y las alternativas que existen para beber agua de calidad directamente del punto de uso; una de las más saludables y sostenibles sería la instalación de filtros adecuados. Una buena alternativa a las botellas y a los dispensadores de agua a base de bidones de plástico. Beber agua directamente del grifo, purificada con este tipo de sistemas, garantiza la calidad del agua mientras contribuyes activamente a la eliminación del plástico en los mares y a la salud de los ecosistemas.

Se sabe que el 90% del coste del agua embotellada es la botella y los costes derivados del proceso de embotellado, embalaje, transporte y marketing. Hay un porcentaje elevado de botellas que tras su uso no se reciclan. Estos plásticos acaban en incineradoras que emiten a la atmósfera, en su proceso de combustión, CO2 y dioxinas. Otra parte de las botellas usadas van a parar a vertederos, aumentando así el ya problema del coste de la gestión de los residuos, uno de temas más preocupantes (si no el más) de la relación del ser humano con el medio ambiente. Hay un último grupo de envases que van a parar directamente a nuestro alrededor, (la calle, los parques, las autopistas y carreteras, las playas…) de la mano de personas inconscientes y sin ningún tipo de empatía con el sentimiento de respeto al ser humano y al futuro de sus hijos. Estos residuos, tarde o temprano, van directamente al mar a través del ciclo natural del agua. Hay que seguir insistiendo, informando, hasta que todo el mundo se haga responsable del alcance y de la solución del problema.

 

Más del 80% de la basura oceánica son botellas y bolsas de plástico…. Esto es un grave problema de cuya magnitud quizá todavía no somos conscientes.

La estimación es que, al menos 5,25 billones de partículas de plástico con un peso de 268.940 toneladas flotan actualmente en el mar. Cada año vertemos ocho millones de toneladas de plástico al mar, y con esta cifra llegaremos a alcanzar los 155 millones de toneladas para el 2025. Los cálculos indican también que para el 2050 habrá más plástico que peces en los mares del planeta.

Un de los más graves problemas son las microesferas en cosmética convencional: Estas diminutas esferas de plástico, de menos de 1 mm de diámetro, que se añaden a los productos cosméticos están causando graves problemas en el medio acuático y perjudican seriamente a la fauna salvaje y a la salud de las personas. Muchas cremas se fabrican con polietileno (PE), polipropileno (PP), tereftalato de polietileno (PET), polimetacrilato de metilo (PMMA), y nylon. Estas sustancias se encuentran en exfoliantes faciales y corporales, limpiadores, y jabones, cuyos residuos, directa o indirectamente, van a parar nuestros mares. Estas micropartículas de plástico, que apenas se distinguen a simple vista, llegan al sistema de desagüe a través de la ducha y el lavabo. Las plantas de tratamiento de aguas residuales no están diseñadas para filtrarlas y por este motivo acaban contribuyendo a la “sopa de plástico” de océanos y mares. Los animales marinos las ingieren y, a través de la cadena alimentaria, el “microplástico” termina en nuestros platos. Estas partículas no se descomponen y, una vez presentes en el medio marino, es imposible retirarlas.

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas (PNUMA), los desechos plásticos causan la muerte de una enorme cantidad de animales: más de un millón de aves marinas cada año, así como de más de 100.000 mamíferos marinos. Jeringas, encendedores de cigarrillos y cepillos de dientes han sido encontrados en el interior del estómago de las aves marinas muertas, porque ellas las confunden con comida.

 

Pequeñas acciones, como por ejemplo evitar el consumo de agua embotellada en plástico, pueden ser importantes. Pero el agua de nuestros grifos puede también resulta nociva para nuestra salud…

El 23 de febrero de 2017 el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) lanzó desde Bali, Indonesia, la campaña #MaresLimpios que busca la eliminación para 2022 de los productos plásticos que generan el 90% de la basura marina en los océanos del planeta. #MaresLimpios está dirigida a los gobiernos, el sector privado y los ciudadanos, e insta a la industria cosmética a dejar de añadir microperlas de plástico en sus productos de cuidado personal o a una severa disminución de la fabricación y consumo de los productos plásticos de un solo uso. En este sentido nosotros promovemos el uso de una botella de acero inoxidable reutilizable con agua de grifo filtrada ya que el agua de grifo, aun siendo potable y legal, no está exenta de riesgo para la salud. El agua del grifo contiene cloro residual, trihalometanos, aluminio, plomo, fármacos, pesticidas, herbicidas y microbios que traspasan los tratamientos de las plantas depuradoras en cantidades cuestionables para la salud.

 

¿Y qué podemos hacer para que podamos liberar el agua de esos elementos contaminantes…

La clave está en la información, sensibilización y concienciación sobre el agua, debemos tratar de responder a preguntas como: ¿Qué hace el agua por la salud del ser humano? ¿Cómo es la calidad del agua del grifo? ¿Cómo mejorar la calidad del agua que bebemos?… A través de conferencias, talleres, cursos, producción de audiovisuales educativos, exposiciones temáticas sobre el agua y la sostenibilidad, aulas del mar y del agua…

Y especialmente como medida preventiva, ofrecer una solución inmediata sobre cómo beber agua filtrada con sistemas de tratamiento individualizados con tecnología a base de carbón activo en bloque y luz ultravioleta, mientras se trabaja para la mejora de la calidad del agua de la red como una urgente asignatura pendiente de salud pública y medioambiental.

 

Entre otras importantes acciones, también propones que las personas trabajadoras de las empresas, cuenten con espacios donde hidratarse adecuadamente, cuidar su salud y mejorar su rendimiento

Se ha perdido el valor del agua como punto de encuentro. Como lugar para la reconexión con la naturaleza y la energía vital. De tal forma que proponemos soluciones a las empresas para que el agua vuelva a ser un lugar atractivo para el ser humano fomentando valores de sostenibilidad y conservación del planeta. Asimismo, se pondría en valor lo importante de una hidratación óptima para el rendimiento laboral en aras de mejorar la salud integral de las personas y por tanto generar una mayor productividad en las empresas.

 

En la grúa “Carola” del Museo Marítimo Ría de Bilbao, cuelga una pancarta que reivindica el “Objetivo de Desarrollo Sostenible número 6: Agua limpia y Saneamiento”.

Por otro lado, buena música, experiencias y expresiones culturales se darán cita el 8 de Junio en el Teatro Campos Elíseos… Háblanos de éstas y otras actividades de Sensibilización…

En el día internacional del agua del pasado 22 de marzo, Nakusarbe realizó, junto con el Museo Marítimo Ría de Bilbao, diversos actos de concienciación para poner el valor nuestro recurso más preciado: Charlas y actividades dirigidas a escolares y a familias sirvieron para darnos cuenta y tomar conciencia de que el agua ha de ser preservada como el mayor de nuestros tesoros. Y así luce, desde ese día, la grúa “Carola” con el mensaje de la ODS 6 para el desarrollo sostenible (Agua limpia y Saneamiento). Este objetivo se marca principalmente para garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos. El agua libre de impurezas y accesible para todos es parte esencial del mundo en que queremos vivir. Hay suficiente agua dulce en el planeta para lograr este sueño, siempre que pongamos el esfuerzo de todos en la misma dirección.

Por otro lado, y siguiendo con nuestra misión sobre la necesidad de promover acciones para el desarrollo sostenible, estamos preparando una jornada especial para el Día Internacional de lo Océanos junto a Joshua Edelman, fundador de Jazz Cultural Theatre of Bilbao. El Teatro Campos Elíseos de Bilbao, acogerá el próximo 8 de junio a las 20:30 horas el concierto “Un océano de Jazz”, de la mano del trombonista Steve Turre, en el que participaré junto a un elenco de quince artistas de diferentes culturas y procedencias. Un viaje musical a través de los fondos marinos de Euskadi y de otros lugares del planeta en el que se demuestra que la conservación de las tradiciones culturales y de la naturaleza, “son la misma causa”.

El tema elegido desde la ONU para este año será “Nuestros Océanos, Nuestro Futuro” y, dado que el ser humano padece de ceguera sistémica debido a su construcción cerebral, debemos insistir en que para lograr el éxito de preservar los ecosistemas necesitamos un mayor número de mensajes positivos de forma constante y permanente. Nuestra aportación contribuye también, tal como se propuso para el día internacional de la Tierra el pasado 22 de abril, con la campaña de “Alfabetización medioambiental y climática.

http://jazzculturalbilbao.com/joshua-edelman-steve-turre-dos-figuras-del-jazz-de-nueva-york-ofreceran-proximamente-un-concierto-en-bilbao-por-el-dia-mundial-de-los-oceanos/

  

+info: www.aguasinplasticosalud.es

Alberto Santolaria Agua sin plásticos