ES | EU


26 de diciembre de 2014


La Red de Ciudades Creativas fue lanzada por la UNESCO, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, en octubre de 2004. Su principal fin es promover la diversidad cultural en el mundo e intercambiar experiencias y conocimiento, lo que permite que el emergente sector emprendedor creativo de un territorio pueda sumar energías, cooperar con otros colectivos a nivel mundial y proyectar una magnífica imagen de marca y origen que le distinga.

 

La iniciativa persigue fomentar el aprovechamiento del potencial creativo, social y económico de las colectividades locales y promover los propio objetivos de la UNESCO relacionados con la diversidad cultural, concentrando su energía en la literatura, el cine, la música, la artesanía y arte popular, el diseño, el arte digital y la gastronomía, todos ellos prioritariamente compartidos por la sociedad e instituciones vascas, pues son elementos sobre los que se construye la identidad de nuestro pueblo. Y así lo han entendido Diputación Foral de Bizkaia y Ayuntamiento de Bilbao, instituciones que han trabajado duro hasta conseguir este sobresaliente reconocimiento.

Ahora, Bilbao forma parte de un selecto grupo de “ciudades del diseño” del que forman parte Berlín (Alemania), Buenos Aires (Argentina), Pekín, Shanghai y Shenzhen (China), Montreal (Canadá), Seúl (Corea del Sur), Nagoya y Kobe (Japón), Saint Étienne (Francia) y Graz (Austria). Estas ciudades cuentan con instrumentos específicos de apoyo a sus sectores creativos que, con el sello de UNESCO, han visto multiplicar las oportunidades de negocio y, por tanto, se ha desarrollado un importante crecimiento de actividades y negocios. Será un proceso de visibilización internacional del territorio que contará con el conocimiento específico y apoyo de Unesco Etxea, centro Unesco de Euskal Herria con sede en Bilbao.

 

La economía creativa que tiene al diseño como punta de lanza, involucra la generación de ideas y conocimiento. El concepto abarca el arte, la moda, la arquitectura, la publicidad, o la gastronomía, la cultura, el turismo y el entretenimiento,.. pero también se ha abierto paso en la economía del conocimiento; la educación e investigación y desarrollo, alta tecnología e informática, telecomunicaciones, robótica, nanotecnología,.. e incluso la industria aeroespacial. El diseño está cada día más presente en nuestro entorno y llama a las puertas de personas inquietas que ven en el emprendizaje y la creación de empresas una opción económicamente sostenible para proyectar su libre expresión del talento creativo.

 

La industria creativa va a ser uno de los espacios sobre los que se va a generar riqueza y empleo y, por ello, BEAZ, facilita su acompañamiento en Centros de Empresa e Innovación, impulsando su crecimiento, consolidación e internacionalización. En BEAZ, gracias a programas como BIZKAIA CREATIVA, las personas emprendedoras pueden encontrar el  itinerario más completo para la fase de creación y lanzamiento de su empresa, así como asesoramiento en el diseño global del proyecto, con un compromiso y apoyo institucional en materia de  información sobre subvenciones, búsqueda de financiación y ubicación, etc.

 

Asimismo, la Creatividad es probablemente uno de los elementos más valorados en las empresas a la hora de facilitar el Intra-Emprendimiento, pues resulta imprescindible en todo proceso de innovación, creación de nuevos productos, servicios o vías de negocio. Para el experto en la materia, Richard Caves, la creatividad contribuye a distinguir notablemente los productos por sus cualidades únicas y, no sólo por su funcionalidad y precio, haciéndolos por tanto más competitivos. Además, los trabajadores creativos valoran fuertemente el motivo y significado de su esfuerzo, más allá del rédito económico y social.