ES | EU


13 de noviembre de 2015


Siete casos de éxito de esta nueva industria en empresas creadas dentro de otras (el llamado intraemprendimiento): desde predecir la meteorología con gran exactitud para la industria, fabricar cualquier producto sin residuos ni ruidos, el uso de drones para garantizar la seguridad en la información hasta medir de forma inalámbrica el uso de máquinas industriales o automatizar la medicación intravenosa.

Ibon Zalbidegoitia, responsable de investigación de Meteo for energy, dedicada a aportar datos de meterorología para plantas de energías renovables, ha explicado que consiguen “un 30% más de precisión en estos datos” y que el futuro está, a su juicio, en dar servicios “a medida en gestión de datos”.

Joseba Sagarna, de Addimen, que está especializada en la fabricación aditiva en metal, ha señalado que, con su tecnología, es posible cualquier diseño y la fabricación de cualquier producto. “Es una tecnología apropiada para el medio ambiente, no hay ningún residuo ni ruido. Diseñamos, producimos y sacamos al mercado el producto en un día”. Ha agregado que, con esta metodología, los stocks no existen, los productos están personalizados “y nos da la oportunidad de fabricar piezas que no se podían fabricar hasta ahora”

Lorenzo Díaz de Apodaca, de Airestudio, utiliza drones para garantizar la seguridad en la información en las empresas. “Podemos localizar cada wifi, los móviles, los puntos de acceso, podemos saber dónde está ubicado cada usuario de un móvil”.

Daniel Prado es director general de Farsens, proveedores de sistemas inalámbricos. “Hacemos hablar a las máquinas, para saber su temperatura, presión, cualquier variable crítica”. Sus clientes proceden de la agricultura, la sanidad o la industria. Con sus sensores sin batería, pueden monitorizar “magnitudes que no se podían hacer, como la temperatura de dentro de un rotor. O en el sector logístico, se puede disponer de palés inteligentes, saber el peso del palé”.

Manuel Fandillo, director de Isetic, servicios de monitorización para, por ejemplo, en un aerogenerador que proporciona energía a un Puerto, ha expuesto que detecan fallos , emiten diagnósticos y previenen futuras averías.

Borja Lizari es director gerente de Kiro Robotics, dedicada a la automatización de la medicación intravenosa, y que fue creada en 2009 dentro del Grupo Mondragon. “Al automatizar, se evitan errores médicos, se protege a los trabajadores expuestos a la toxicidad como la quimioterapia”.

Jon Martinez, de Ludus, creada dentro de la empresa Pulsar Concept, se dedica a la formación de personas mediante tecnologías de entretenimiento y realidad virtual. “Es un sistema de simulación que nos permite aprender. Con la realidad virtual, se puede infringir daño a una persona o un equipo sin que sea real. Se reduce la siniestralidad laboral”.