Europeana digitaliza 300 millones de contenidos para abrir el patrimonio cultural europeo

20 julio, 2015

El proyecto Europeana surgió hace 5 años con el objetivo de hacer accesibles los contenidos culturales que son patrimonio de la ciudadanía europea, de cara a que puedan ser reutilizados con fines tanto creativos como educativos y empresariales. Durante este tiempo, la iniciativa ha reunido más de 300 millones de objetos, en forma de libros, fotografías, pinturas, audios y vídeos, procedentes de 2.500 instituciones culturales europeas -entre ellas, la red de bibliotecas públicas de Bilbao-.

Aunque no todos los contenidos digitalizados en Europeana son de Dominio Público, la intención de la plataforma es fomentar al máximo las licencias abiertas para que estos contenidos puedan ser consultados, remezclados y reutilizados por cualquier persona, institución o empresa, puesto que uno de los pilares del proyecto es impulsar la economía creativa aprovechando como recurso el patrimonio común. La plataforma Europeana recoge muchos ejemplos de aplicaciones basadas en estos contenidos, como Zeitfenster, una aplicación de realidad aumentada que muestra imágenes históricas geolocalizadas, o Pathways, que permite crear itinerarios educativos dentro de un museo.

Pero esos 300 millones de objetos digitalizados suponen solo un 10% del patrimonio cultural común, y el equipo de Europeana ha lanzado su nueva estrategia 2015-2020 con el objetivo de impulsar la apertura de los contenidos culturales. Las prioridades de la red, formada por instituciones, emprendedores tecnológicos, activistas de los datos abiertos e investigadores, consisten en aumentar la calidad de los contenidos compartidos en la plataforma y trabajar junto a socios y responsables políticos para que el patrimonio cultural europeo se digitalice bajo licencias de Dominio Público.

Europeana tiene también varias iniciativas en marcha dirigidas a mostrar la historia europea más allá de las grandes instituciones, recopilando testimonios de la propia ciudadanía. En este sentido, se ha creado Europeana 1914-1918, convertido en el repositorio más amplio de historias personales relacionadas con la Primera Guerra Mundial, y Europeana 1989, que muestra a través de textos, fotos y vídeos domésticos el impacto que supuso la caída

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow