Los vehículos autónomos, la Internet de las Cosas y el aprendizaje automático, las innovaciones que generan más expectación

2 septiembre, 2015

La consultora Gartner ha publicado la edición 2015 de su informe Cycle Hype, un estudio donde muestra la posición en la que se encuentran las diferentes innovaciones tecnológicas, desde su auge inicial hasta su consolidación y entrada en el mercado normalizado. El informe analiza las tecnologías que están recibiendo el foco de atención, tanto por su capacidad para despertar interés como por su potencial para convertirse en un futuro en productos y servicios realmente disruptivos.

Una de las innovaciones que están en la parte más alta del ciclo de expectación es la de los vehículos autónomos. Aunque, tal y como destaca la consultora, están en una fase aún muy embrionaria, han conseguido atraer la atención no solo del público en general, también de la mayoría de las grandes compañías automovilísticas, que ya lo incluyen en sus hojas de ruta a corto plazo. Sin embargo, probablemente falten entre 5 y 10 años para que estas tecnologías estén asentadas en la fase de productividad.

La Internet de las Cosas, así como el aprendizaje automático ligado a la inteligencia artificial, se sitúan también en el pico más alto de expectativas, y el equipo de Gartner estima que conseguirán el grado de madurez dentro de entre 5 y 10 años. Por otro lado, el informe sitúa ya en la fase de consolidación la realidad virtual, el control de gestos y la impresión 3D en el ámbito empresarial.

Precisamente la impresión 3D es una de las tecnologías que más expectación ha despertado en los últimos años, progresando de forma muy rápida hacia aplicaciones en diferentes campos. Tal y como destaca la consultora, el avance de la impresión 3D estará propulsado sobre todo por sus aplicaciones médicas, y de hecho ya se está aplicando en usos concretos como en la producción de dispositivos auditivos y dentales. Uno de los principales puntos fuertes de estas tecnologías es su capacidad para crear objetos altamente personalizados sin un coste desorbitado, y por eso es de prever que la impresión 3D sea una práctica extendida en los próximos años tanto en el campo de la odontología como para la producción de prótesis. En este sentido, los implantes para cadera y rodilla son los que provocan más interés.

La impresión 3D en medicina abre también otras posibilidades como la bioimpresión, y tal y como recoge el estudio, es posible que dentro de 10 años o más sea factible producir órganos a partir de estas tecnologías. Por ahora, existen investigaciones que han conseguido imprimir proteínas, células y ADN, aunque aún son muchas las barreras para su adopción.

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow