El Gobierno vasco entiende los clústeres como “clave” para el desarrollo del territorio y la economía

26 octubre, 2017
El viceconsejero Javier Zarraonandia (en el centro) y a su derecha Alex Arriola, el director del Grupo SPRI, en el Basque Cluster Day

En la tercera edición del Basque Cluster Day, organizada por el Grupo SPRI y Orkestra, el viceconsejero de Industria Javier Zarraonandia ha expresado el compromiso del Gobierno vasco “por modernizar y mejorar la política clúster”

Henar Alcalde, también de Orkestra, ha destacado los cambios que se están produciendo en la cultura empresarial al considerarse cada vez más el negocio como una forma de satisfacer las necesidades sociales

Euskadi trabaja además en  una perspectiva internacional a través del proyecto europeo Cluster S3, cofinanciado por la iniciativa Interreg Europe de la Comisión Europea.

 

“Desde la Viceconsejería de Industria y desde SPRI entendemos los clústeres como un elemento clave para el impulsar el desarrollo del territorio y la transformación económica”, ha asegurado este jueves el viceconsejero de Industria del Gobierno vasco, Javier Zarraonandia, en la inauguración del Basque Cluster Day. Esta es una iniciativa de impulso de los clústeres que lleva a cabo el Gobierno vasco a través del Grupo SPRI, la agencia vasca de desarrollo empresarial, en la que participa igualmente el Instituto vasco de Competitividad Orkestra.

 

Euskadi trabaja además en  una perspectiva internacional a través del proyecto europeo Cluster S3, cofinanciado por la iniciativa Interreg Europe de la Comisión Europea.

 

Ante un auditorio que ha llenado la sala en Bilbao, Zarraonandia ha abierto la jornada en la que se ha analizado el papel de los clusters y que ha contado además con una mesa redonda sobre el papel de estas asociaciones empresariales en el desarrollo social, además del puramente económico.

 

En la tercera edición del Basque Cluster Day,  la plataforma en la que el Gobierno Vasco ha apoyado el inicio de una reflexión anual en torno a los temas clave para impulsar el dinamismo de los clústeres en su misión de mejorar la competitividad a través de la cooperación, el viceconsejero de Industria ha incidido en que los estudios demuestran que las empresas vinculadas a los clústeres obtienen mejores resultados en términos de facturación, exportación, innovación y empleo. “Sin embargo, a pesar de ello, no es fácil vuestro trabajo. Porque extender la base de empresas asociadas, especialmente de las pymes e involucrarlas en dinámicas de cooperación, sigue siendo un reto al que os enfrentáis cada día”.

 

Como palanca para el desarrollo del territorio y la transformación económica, Zarraonandia ha recordado la importancia de que las asociaciones dinamizadoras de los clúster “tengáis un papel muy activo en todo lo relacionado con la estrategia de especialización inteligente de Euskadi. Trabajando con las empresas, especialmente las pequeñas, impulsando su internacionalización y también su participación y contribución en la RIS3 impulsando la transferencia y la colaboración con la RVCTI (Red Vasca de Ciencia,Tecnología e Innovación).

 

El viceconsejero ha apuntado los 66 millones de euros anuales que dedica el Gobierno vasco para acompañar al tejido industrial y a la RVCTI en sus proyectos de I+D. “Y la colaboración RVCTI y Clústers se viene haciendo, pero estamos convencidos de que tenemos que perseverar y redoblar el esfuerzo”. Ha expresado el compromiso del Gobierno vasco “por modernizar y mejorar la política clúster. Estamos trabajando la simplificación administrativa, la integración y coordinación con otros instrumentos y políticas de Gobierno”.

 

Mesa redonda

James Wilson, de Orkestra, ha destacado la idea de que los clústeres son  vínculos clave “en la competitividad de las empresas y el territorio. Esto es lo que ha dado fuerza al concepto de clúster”. Pero ha enfatizado que igualmente tienen un “fuerte eje social que está infravalorado por la política. Estamos ante una gran oportunidad”. Henar Alcalde, también de Orkestra, ha destacado los cambios que se están produciendo en la cultura empresarial al considerarse cada vez más el negocio como una forma de satisfacer las necesidades sociales. “Lo social se convierte, no en una porción marginal, sino en un ingrediente principal de la tarta entera”.

 

En la mesa redonda que versaba sobre los retos sociales como palancas de competitividad y el papel de los clústeres, moderada por la directora de Orkestra Mari José Aranguren, Kristina Apiñaniz, la representante del clúster Aclima Kristina Apiñaniz ha lamentado que persistan aún barreras culturales. “Hay empresas que siguen considerando el reto social y ambiental como  algo secundario. Y las empresas que tienen interiorizado el beneficio económico y social son vistas con desconfianza, como si fuera una operación de imagen”.

 

Fernando Espiga, de Tecnalia, ha afirmado que, en su opinión, existen dos barreras concretas para los retos sociales: “el cortoplacismo y una visión naif en la colaboración entre diversos, que requiere mucha práctica y aprendizaje”. Itziar Álvarez, del Grupo GSSI, que trabaja en la atención a mayores, ha señalado que uno de los retos es “digitalizar los cuidados pero para eso tenemos que digitalizar a las personas cuidadoras”.  Txema Franco, de EHLABE (Asociación Vasca de Entidades de Empleo Sociales), ha apostado por anticipar el impacto de la industria 4.0 en las personas que tienen menos cualificación en el mercado de trabajo. “Hace falta generar un ecosistema que existe pero habría que engrasarlo para que fluya”.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow