Polo de competitividad


El País Vasco cuenta con una base industrial sólida, un sector que representa el 23,5% del PIB, constituyéndose en un polo de competitividad atractivo para la industria de la energía, el automóvil, la aeronáutica, las ecoindustrias , la maquinaria avanzada y la ingeniería, entre otras.

La industria vasca se ha consolidado en la apuesta por la eficiencia, la calidad, la tecnificación y la internacionalización, gracias a la política industrial desarrollada por las instituciones. Buena muestra de esto son los Clusters y sus altos niveles de competitividad, basados en modelos de gestión colaborativos de carácter privado.

 

En la actualidad, el País Vasco, ha dirigido sus esfuerzos a la Especialización Inteligente, identificando aquellas áreas en las que concentrar los recursos humanos y económicos de I+D+i; se trata de tres ámbitos planteados como estratégicos: las Biociencias para la salud, la Energía y la Fabricación avanzada 4.0.

 

Ante la llamada cuarta revolución industrial, las empresas industriales vascas están ya trabajando en la extensión de la excelencia más allá de la fabricación metalmecánica, el dominio de los nuevos materiales, el diseño y desarrollo de producto propio, la incorporación de servicios de alto valor añadido, la incorporación de las TEIC y la integración de cadenas de valor.

 
¡Última hora!
Nuestros contenidos de
Invertir en Euskadi