Renovables y cuidados médicos, opciones de negocio en Japón

29 abril, 2015

La última jornada de Intergune2015, el foro organizado por el Grupo SPRI para ayudar a las empresas vascas a internacionalizarse, revela que el país nipón necesita materias primas y productos innovadores. Marruecos ofrece oportunidades, ya que se están creando 24 parques industriales para dar prioridad a la industria del automóvil, aeronáutica, electrónica, biotecnología, textil y el medio ambiente. Pablo Fano, responsable de la oficina de SPRI en EE UU, ha explicado el tema de los recursos humanos en el país norteamericano, “un problema recurrente para las empresas”.


La tercera y última jornada de Intergune2015, el foro organizado por el Grupo SPRI para ayudar a las empresas vascas a internacionalizarse, ha abordado las posibilidades de inversión en Japón, Marruecos y Estados Unidos. “Japón necesita materias primas y productos creativos, innovadores. Hay tres sectores con más opciones: energías renovables, cuidados médicos y las TICS”, ha afirmado Eduardo Peña, consultor en el país nipón de SPRI, la agencia vasca de desarrollo empresarial dependiente del Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad.

Peña ha explicado que las renovables tienen grandes posibilidades, dado que, desde el desastre de 2011 de la central de Fukushima, las 54 plantas nucleares, que abastecían el 33% de la energía en el país, están paradas. Ello ha obligado a centrarse en las térmicas a gas y abre una vía de negocio. Los cuidados médicos es otra oportunidad dado el gran envejecimiento de los japoneses, así como las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación), ”que es la principal industria japonesa con el 10,7% del PIB, 770.000 millones de euros”.

El consultor ha indicado que Japón, pese al bajón en el peso de su economía en el mundo (del 15% del PIB mundial ha pasado al 8%), se mantiene como la tercera economía, con un desempleo del 3,5%. Peña ha explicado que, pese a su estancamiento en los 90 y la incidencia de la crisis global desde 2008, el empleo es casi pleno “porque muchas empresas tenían plantas ya fuera y sobre todo por los contratos basura, por horas y con menos seguridad. Una tercera parte de la población tiene estos contratos. También ocurre que la mayoría de grandes empresas tienen más personal del necesario”.

Euskadi, según los datos ofrecidos, exportó el pasado año a Japón productos por 33,5 millones de euros pero es una relación “pequeña y muy variable”, ya que en 2012 se alcanzaron los 69 millones y en 2013 se superaron los 83 millones. La mayoría de las exportaciones son manufactura, calderas y componentes de automoción.

Marruecos

Marruecos es otro país atractivo para las empresas, según ha expuesto Xabier Liso, consultor de la empresa Amsel, por el desarrollo de los últimos años: se están creando 24 parques industriales para dar prioridad a la industria del automóvil, aeronáutica, electrónica, biotecnología, textil y el medio ambiente, varios de los sectores en lo que Euskadi tienen un gran potencia.

“Otra de las prioridades es potenciar las renovables para que en 2020 alcance el 40% de la energía consumida. Es un país fácil se si se hacen bien las cosas. Hay que presentar bien la documentación”, ha señalado Liso, quien ha aconsejado la implantación se acometa a través de filiales en vez de sucursales. El coste salarial en la industria del automóvil (donde se dan los costes más caros) es de 2,4 euros por hora frente  los 22,5 de España y los 45,7 de Alemania.

Pablo Fano, responsable de la oficina de SPRI en EE UU, se ha centrado en explicar la situación de los recursos humanos para implantarse en el país norteamericano, “un problema recurrente para las empresas”. Ha incidido en que las compañías deben prestar especial atención a “la no discriminación. El empleado puede utilizar una falsa discriminación para rescindir su contrato y recibir una jugosa indemnización”.

Ha revelado que en EE UU el salario mínimo interprofesional es de 7, 2 dólares la hora. “Es extremadamente bajo y es un tema muy controvertido y de debate”. Y ha enfatizado la obligatoriedad de los empresarios de suscribir seguros médicos, que en Nueva York pueden alcanzar los 1.000 dólares mensuales para una familia. “Es necesario que el empresario que vaya allí haga un seguro. Es obligatorio, lo que hay que mirar es la cobertura del seguro”.

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow