“Si tú aprendes, yo mejoro”, un proyecto donde los estudiantes se convierten en docentes

10 noviembre, 2015

El centro educativo público IPI Sansomendi, ubicado en Vitoria-Gasteiz, se ha convertido en un referente en el ámbito de la innovación educativa, gracias a un proyecto que empezó a andar hace seis años y que implica a toda la comunidad del barrio. Una de sus iniciativas de mayor éxito es el proyecto de tutorización interetapas, donde el alumnado de los cursos superiores se convierte en docente para enseñar a los más pequeños.

Buena parte del alumnado de la escuela pertenece a un estrato social desfavorecido y en riesgo de exclusión social, y durante años, el centro arrastró uno de los niveles más altos de absentismo y fracaso escolar de Euskadi. Con el objetivo de buscar nuevas soluciones a esta situación, en 2010 el equipo docente decidió convertir el centro en una Comunidad de Aprendizaje, adoptando las bases del aprendizaje dialógico, según el cual, las personas aprendemos a partir de las interacciones con otras, y estableciendo como objetivo el éxito escolar para todos. Siguiendo los principios de las comunidades de aprendizaje, el centro se abrió a la participación de otros agentes del entorno, incluyendo las familias, los educadores de calle, la asociación gitana del barrio y los servicios sociales.

Como parte de la estrategia para reducir el absentismo escolar y fomentar valores de convivencia, en 2012 el equipo docente decidió impulsar las tutorizaciones interetapas, una experiencia que fomenta la colaboración entre iguales y la toma de responsabilidades por parte de los estudiantes mayores. A través de este proyecto, el alumnado de los últimos cursos de Primaria y de Secundaria realiza periódicamente clases con los estudiantes más pequeños. Una vez a la semana, los mayores se convierten en profesores para ayudar a los niños y niñas de cursos inferiores a aprender matemáticas y a mejorar su comprensión lectora. Una vez al mes, tutorizan experimentos científicos en el laboratorio a partir de sus propios aprendizajes.

Esta iniciativa ha conseguido un doble objetivo. Por un lado, ha mejorado las competencias educativas de pequeños y grandes, pero también ha servido para reducir el abandono escolar, aumentar la autoestima del alumnado y fortalecer valores ligados a la solidaridad, la inclusión y la responsabilidad. A raíz de esta iniciativa, el centro ha recibido numerosos premios, entre ellos el Premio Nacional de Educación 2014 en la categoría “Mejora del éxito educativo”.

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow