Nuevo instrumento europeo para la innovación: “Fast Track to Innovation”

16 enero, 2015

imagen_spri_horizon2020

El pasado 9 de enero la Comisión Europea organizó en Bruselas un evento de lanzamiento de la convocatoria “Vía rápida hacia la innovación”, una acción piloto dotada con 100 millones EUR, en el marco de Horizonte 2020. La “Vía rápida hacia la innovación” tiene como objetivo apoyar la economía europea, ofreciendo a las empresas y organizaciones innovadoras subvenciones para dar un impulso que les permita lanzar grandes ideas al mercado.

En la jornada, se analizaron las siguientes cuestiones:

¿Qué es la acción Fast Track to Innovation?

La Comisión Europea señaló que la acción piloto FTI es la única iniciativa en Horizonte 2020 que está abierta a las propuestas en cualquier área de la tecnología o aplicación, y que provee fondos para proyectos cercanos al mercado y de carácter empresarial. Se insistió en que el objetivo es reducir el tiempo de llegada al mercado de las ideas innovadoras, estimular la participación de los nuevos solicitantes de fondos de investigación de la UE e incrementar la inversión del sector privado en investigación e innovación.

¿Por qué participar en FTI?

Tras hacer hincapié en la necesidad de explorar todas las opciones de financiación existentes (a nivel europeo, nacional o regional) antes de optar por participar en FTI, los servicios de la Comisión señalaron algunas de las buenas razones para participar en esta acción piloto. Afirmaron que obtener financiación del piloto FTI asegura que la innovación tiene un potencial de llegar al mercado, ya que la propuesta ha sido seleccionada tras un proceso muy competitivo. Además, proporciona visibilidad a nivel de la UE, ya que sólo se financiarán unas 50-70 acciones por año, e incrementa las opciones para conseguir financiación adicional. Asimismo fomenta la cooperación intersectorial e internacional al permitir que todo tipo de actores de innovación trabajen juntos (creación de nuevas cadenas de valor). Por último, permite participar en un nuevo esquema de financiación que promete una financiación más rápida, orientada a mercado y con un gran énfasis en el impacto.

¿Quién puede participar en la FTI?

La Comisión recordó que las acciones FTI son acciones de innovación, lo que significa que se dirigen a entidades que son capaces de cerrar el ciclo de innovación. Las propuestas deben presentarse por consorcios formados por entre tres y cinco entidades jurídicas establecidas legalmente en Estados miembros de la UE o países asociados a Horizonte 2020. Por tanto, no se aceptarán propuestas de más de 5 miembros y sólo se podrán subcontratar socios de terceros países siempre que se respete el principio de mejor relación calidad-precio (best value for money) y que se justifique que no hay conflicto de interés.

Es obligatoria una participación sustancial del sector industrial en los consorcios, lo que implica: (1) o bien la presencia de un número mínimo de dos participantes de la industria en un consorcio de tres o cuatro socios; (2) o la de tres participantes de la industria en un consorcio de cinco socios; (3) o bien la asignación de al menos el 60% del presupuesto a los participantes industriales en el consorcio;

En cualquier caso, la Comisión recuerda que los socios de una acción FTI pueden ser de cualquier tipo legal, es decir: la participación de la industria, PYME, y primeros solicitantes se considera favorable, pero otros tipos de organizaciones como, por ejemplo, los centros tecnológicos y de investigación sin ánimo de lucro se consideran socios legítimos y muy adecuados para el consorcio.

Las acciones financiadas por la iniciativa piloto están destinadas a dar el último empujón a las ideas de innovación prometedoras antes de entrar en el mercado. Se pretende asegurar su rápida asimilación por el mercado, lo que significa en un plazo de tres años -o menos- después del inicio del proyecto FTI. La Comisión recordó que se buscan soluciones relativamente maduras, asociadas a niveles de madurez tecnológica (TRL) de 6 –para las innovaciones tecnológicas- y de un nivel de madurez similar para las no tecnológicas. Esto significa en la práctica, que toda propuesta que se presente ya debe haber sido probada con éxito en un entorno operativo, y que por lo tanto las perspectivas de asimilación por el mercado son más que reales.

¿Cómo se implementará la FTI?

La acción piloto FTI se ha abierto para la presentación de propuestas el 6 de enero de 2015. En cualquier caso, se reitera que se trata de una convocatoria única y continuamente abierta, de manera que las propuestas pueden presentarse en cualquier momento a partir de esa fecha de enero. Se han acordado tres fechas de corte para su evaluación en el año 2015: 29 de abril, 1 de septiembre y 1 de diciembre. Las propuestas serán evaluadas y calificadas y las decisiones de financiación tomadas después de tres fechas de corte de cada año. El proceso de evaluación se cerrará tres meses después de cada fecha de corte. Las subvenciones se concederán seis meses después de dichas fechas (así, se espera que las primeras subvenciones se firmen a finales de octubre). Las tres fechas de corte para 2016 se harán públicas en un momento posterior. Anticipan que este año se concederán unas 20 ayudas.

La iniciativa piloto FTI cuenta con un presupuesto total de 200 millones de euros para 2015 y 2016 (100 millones de euros al año).

¿Cómo se elabora y presenta una propuesta?

Las propuestas deben basarse en un plan de negocios, que no debe exceder las 30 páginas. Debe centrarse principalmente en los siguientes criterios: (1) la consecución de un alto impacto (que corresponde a una puntuación mínima de 4 sobre 5 en la evaluación); (2)  excelencia; y (3) implementación –estos dos últimos también serán evaluados, pero sólo si antes se ha alcanzado el umbral mínimo para el criterio de “impacto”.

La lógica del plan de negocios implica que la propuesta debe indicar su posición y relevancia en el mercado, su estrategia de explotación –incluyendo el IPR-, sus necesidades de financiación para garantizar el despliegue de la acción a gran escala, los posibles riesgos y obstáculos, así como una idea realista del retorno de la inversión. La propuesta debe ser creíble y debe dar testimonio de la ambición del consorcio (es decir, que el consorcio demuestre un potencial, una capacidad y una disposición estratégica de ir más allá del estado actual del arte en un campo determinado).

¿Cómo se evalúa una propuesta?

Debido a la necesidad de completar el proceso de evaluación en tres meses, la Comisión confirma que ésta se realizará de forma remota. La propuesta se enviará a cuatro expertos diferentes, quienes deberán disponer no sólo de capacidad para comprender el potencial de innovación de la propuesta, sino también conocimientos de mercado y experiencia empresarial (inversores privados, expertos financieros, empresarios con experiencia, consultores, etc). No se permitirá que más de un evaluador provenga del mismo país que el solicitante principal. La puntuación final de la propuesta será la media aritmética de las puntuaciones otorgadas por cada uno de los expertos. El umbral establecido para que la propuesta sea exitosa es de: 12 puntos sobre 15, y por lo menos 4 de 5 en el caso del impacto.

Además de los criterios mencionados con anterioridad, otros factores que juegan un papel durante el proceso de evaluación serán: el tamaño del presupuesto asignado a los participantes de la industria (incluidas las PYME), el número de participantes de la industria (y el de primeros participantes) y el equilibrio de género del personal que representa al consorcio en la propuesta.

Como en todas las acciones de innovación, los niveles de financiación de la UE se fijan en el 70% de los costes elegibles (excepto para universidades y organismos sin ánimo de lucro). Se espera que la contribución de la UE por acción puede estar entre uno y dos millones EUR; en casos debidamente justificados, la subvención de la UE puede alcanzar hasta los 3 millones EUR.

¿Cuál es el futuro del piloto?

La Comisión confirma que se apoyarán entre 50 y 70 acciones con el presupuesto disponible bajo el actual programa de trabajo (100 millones EUR). Se prevé que el próximo programa para el año 2016 financie un número similar de acciones.

En resumen

– El objetivo de la acción piloto es reducir el tiempo de introducción de un producto/servicio/proceso en el mercado. El tiempo para llevar al mercado los resultados desde inicio del proyecto es un máximo de 3 años.

– Se trata de una convocatoria bottom-up abierta a cualquier área o sector o temática de los pilares de liderazgo industrial y de retos sociales. Los proyectos pueden ser interdisciplinares.

– Son acciones de innovación (TRL-Technology Readiness Level: 6) en el que por tanto hay que partir de una tecnología madura.

– Puede participar de 3 a 5 socios de países pertenecientes a la UE o asociados a H2020, de cualquier entidad pero tiene que haber una mayoría de participación industrial.

– Se trata de proyectos de hasta 3 millones EUR con una intensidad de financiación será del 70% en el caso de empresas y 100% en el caso universidades y organismos de investigación sin ánimo de lucro.

– Convocatoria permanentemente abierta durante 2015 pero con 3 fechas de corte para evaluar: 29 abril, 1 septiembre y 1 diciembre.

– El presupuesto para 2015 es de 100 millones EUR.

– Es obligatorio presentar en la propuesta un plan de negocios.

– El criterio de “impacto” se evaluará en primer lugar y tendrá mayor peso.

La continuación de la iniciativa FTI más allá de 2016 dependerá de los resultados de una evaluación en profundidad de la experiencia piloto.

 

Para más información:

– Portal del participante

http://ec.europa.eu/research/participants/portal/desktop/en/opportunities/h2020/calls/h2020-ftipilot-2015-1.html

Programa de trabajo 2014-2015

http://ec.europa.eu/research/participants/data/ref/h2020/wp/2014_2015/main/h2020-wp1415-fast-track_en.pdf

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow