Mito 9: “Todas las empresas deben ser participadas”

1 febrero, 2016

Innobideak Pertsonak: Mítos y Realidades de la participación de las personas en la gestión, resultados o propiedad de las organizaciones.

Si bien, la experiencia práctica de las empresas vascas convencidas del papel protagonista que las personas juegan en sus proyectos competitivos de futuro es relativamente alta, las pymes precisan clarificar conceptos y desterrar algunos mitos en torno a la “participación” de las personas en su gestión, resultados o propiedad de las organizaciones.

Aquí se presenta uno de los 10 falsos mitos que hemos identificado sobre la participación de las personas en la empresa de forma que podamos conocer la realidad de las empresas participativas y el potencial de generación del valor aportado por equipos de personas motivados y comprometidos en un proyecto compartido.

En este caso, analicemos cuanto tiene de mito y centremos la realidad que subyace tras la extendida expresión:

“Todas las empresas deben ser participadas”

Evidentemente NO. Y más que absurdo, es un mito preocupante para todos aquellos que creemos en el desarrollo de nuevos modelos de participación más democráticos en nuestras organizaciones.

Y es que el contrasentido implícito en la expresión nos resulta difícil de entender. ¿Cómo es posible que un proceso de este tipo, fruto del dialogo y del consenso, encaminado a motivar la participación de las personas en la gestión de su organización favoreciendo un mayor compromiso y reconocimiento, surja de la imposición?

Es sencillamente imposible. Un modelo de este tipo nunca se podrá desarrollar desde un punto de vista impositivo, ya que la participación la entendemos como un proceso voluntario, responsable y formado.

Criterios absolutamente necesarios para su correcto desarrollo. Habrá de ser cada organización, en función de sus necesidades y circunstancias, quien decida libremente si es conveniente la adopción de un modelo de este tipo para favorecer su grado de desarrollo competitivo y sostenibilidad.

Sobre la base de haber alcanzado el grado de madurez necesario para establecer un diálogo constructivo entre las partes que permita su desarrollo. Estar suficientemente preparada y formada para abordar un proyecto de cambio cultural y saber si es el momento más adecuado tanto desde un punto de vista estratégico, como incluso financiero.

Y es que posiblemente, la participación quizás no esté al alcance de todas las organizaciones.

Permítasenos ilustrar la idea mediante un recurso literario, la cita del mensaje que se reproduce en el libro de Hermann Hesse, “El lobo estepario”, en el que sobre el portal gótico del “Teatro Mágico”, se puede leer el cartel:

“Teatro Mágico. Entrada no para cualquiera. Solo para locos.”

A priori, todas las empresas pueden desarrollar un modelo participativo a su medida, pero solo aquellas que cumplan los requisitos expuestos y lo tengan realmente “claro”, estén convencidas de su absoluta bondad y necesidad, podrán arribar con éxito en tan ardua travesía.

Recordemos uno de los anuncios de prensa más famosos de la historia, el publicado en 1914 en el Times, en el que el carismático explorador irlandés Ernest Shackleton, intentaba reclutar una nueva tripulación para su tercera Expedición Antártica:

«Se buscan hombres para viaje peligroso. Sueldo escaso. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura el regreso. Honor y reconocimiento en caso de éxito».

Expedición con la que no logró ni tan siquiera acercarse al continente antártico, pero con la que sin embargo, su gesta pasó por derecho propio a los anales de la historia de la exploración polar por su demostrada capacidad para resistir y superar las adversidades más extremas.

Es posible que el paralelismo sea un tanto exagerado, pero debemos incidir en la idea de que es necesario un entusiasmo muy grande y creer firmemente en el proyecto para llevarlo a cabo con éxito. Ya que la participación supone en muchos casos un viaje “inacabable”, arduo, complicado, con muchas barreras y resistencias que vencer, en el que se cometen muchos errores a lo largo del camino que en demasiadas ocasiones nos conducirán a pensar si realmente estamos haciendo lo que debemos.

En ocasiones, para llegar a su consecución con éxito, prácticamente es necesario estar en posesión de la madurez y el convencimiento de un explorador antártico.

Y sin embargo, algo enigmático debió de suceder en los hieráticos lectores de aquel Times del año de su majestad de 1914, a quienes debió de causar una impresión muy similar a la que nos produce ahora, ya que entonces logró captar el interés de los 5.000 aspirantes que respondieron a su llamada.

El Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco pone en acción la iniciativa Innobideak Pertsonak, que tiene por objeto apoyar el desarrollo de actuaciones de mejora competitiva en las empresas con centro de actividad en el País Vasco, a través de acciones dirigidas a la participación de las personas trabajadoras en la empresa que incluyan los tres elementos siguientes: (1) Diagnóstico Inicial, (2) Diseño de planes de Participación de las personas trabajadoras en la empresa y (3) Acompañamiento en la implantación de Planes de Participación de las personas trabajadoras en la empresa. En estos momentos esta ayuda está cerrada y comunicaremos su apertura por los canales habituales twitter y ADI! alerta ayudas SPRI.

La Estrategia Innobideak, además de apoyar la participación de las personas, impulsa el desarrollo de nuevos productos y servicios en el acceso nuevos mercados, mediante Innobideak Lehiabide; ofrece una metodología de diagnóstico y contraste, con el fin de medir y mejorar el grado de innovación de las organizaciones, facilitando el apoyo de profesionales externos, Innobideak kudeabide; y pone a disposición de los equipos directivos las competencias necesarias para implementar con éxito las claves de la Gestión Avanzada en sus organizaciones, mediante Innobideak Prestakuntza.

En definitiva, la Estrategia Innobideak del Gobierno vasco completa las acciones desarrolladas por SPRI y el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad encaminadas a apoyar a la empresa vasca en los ámbitos de la I+D+i, la internacionalización, nuevas inversiones y emprendimiento, lo que configura una oferta completa e integral en materia de desarrollo económico.

10 falsos mitos:

MITO 1 I MITO 2 I MITO 3 I MITO 4 I MITO 5 I MITO 6 I MITO 7 I MITO 8 I MITO 9 I MITO 10

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow