MITO 3: “La participación no aporta más que… problemas”

19 noviembre, 2015

Innobideak Pertsonak: Mítos y Realidades de la participación de las personas en la gestión, resultados o propiedad de las organizaciones.

Si bien, la experiencia práctica de las empresas vascas convencidas del papel protagonista que las personas juegan en sus proyectos competitivos de futuro es relativamente alta, las pymes precisan clarificar conceptos y desterrar algunos mitos en torno a la “participación” de las personas en su gestión, resultados o propiedad de las organizaciones.

Aquí se presenta uno de los 10 falsos mitos que hemos identificado sobre la participación de las personas en la empresa de forma que podamos conocer la realidad de las empresas participativas y el potencial de generación del valor aportado por equipos de personas motivados y comprometidos en un proyecto compartido.

En este caso, analicemos cuanto tiene de mito y centremos la realidad que subyace tras la extendida expresión:

“La participación no aporta más que… problemas”

Objetivamente, y desde un análisis puramente técnico, tendremos que contestar que… Pues sí, y por una vez podemos estar de acuerdo, pero solo en la forma.

Bienvenidos sean los problemas inherentes al despliegue de un proceso de participación ya que las soluciones aportadas superan con creces sus posibles efectos negativos. La participación, es en definitiva la antítesis del inmovilismo en gestión, competir a través de la generación de valor, lo que se traduce en riqueza y sostenibilidad, o competir por una devaluación salarial, lo que nos irremediablemente nos conducirá a la precariedad.

Evidentemente, el apostar por la participación y desarrollar un nuevo modelo cultural, en el que las personas tengan un mayor protagonismo en la gestión del día a día, no es un “camino de rosas”. Se estima que el tiempo medio empleado en realizar un cambio cultural en una organización puede oscilar entre los 10 y 20 años.

Así, cuando hablamos de procesos de participación hablamos de un conjunto de conceptos interconectados, de cambio cultural, de valores, de la madurez que exige el proceso a todas las partes, a los equipos directivos, técnicos, y a la propiedad; hablamos de procesos complejos de largo recorrido que exigen desaprender para volver a aprender nuevos hábitos y desarrollar nuevas competencias.

Y sí, debemos señalar que es muy probable que surjan problemas como efecto del proceso de cambio hacia la nueva cultura organizacional. Pero sin embargo, y aun no siendo un camino sencillo, esta contrastado por numerosos estudios y experiencias que la participación aporta grandes beneficios a las organizaciones, tanto tangibles como intangibles.
En definitiva es una apuesta por el compromiso de todas las personas que forman parte de la organización para generar el valor necesario que nos permita competir en un mercado globalizado, fruto de un trabajo bien hecho, con capacidad de decisión, desarrollado en un ambiente de confianza y respeto.

La participación elimina incertidumbres a la organización y le aporta sostenibilidad al proyecto, ya que reduce las posibilidades de deslocalización de los centros de decisión, genera una vocación de permanencia en relación con su territorio, y facilita la transmisión o sucesión empresarial, no solamente por la jubilación.

Como factor de competitividad mejora notablemente los criterios de eficiencia y productividad, mejora los resultados de la organización, reducen el nivel de absentismo y desarrolla mejoras internas relacionadas con el sentido de pertenencia lo que genera un menor índice de rotación de personas, mejora el clima laboral y aporta salarios más altos, lo que facilita la captación y retención del talento, ya que hace partícipe a la persona en un proyecto de futuro sólido y sostenible.

El Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco pone en acción la iniciativa Innobideak Pertsonak, que tiene por objeto apoyar el desarrollo de actuaciones de mejora competitiva en las empresas con centro de actividad en el País Vasco, a través de acciones dirigidas a la participación de las personas trabajadoras en la empresa que incluyan los tres elementos siguientes: (1) Diagnóstico Inicial, (2) Diseño de planes de Participación de las personas trabajadoras en la empresa y (3) Acompañamiento en la implantación de Planes de Participación de las personas trabajadoras en la empresa. En estos momentos esta ayuda está cerrada y comunicaremos su apertura por los canales habituales twitter y ADI! alerta ayudas SPRI.

La Estrategia Innobideak, además de apoyar la participación de las personas, impulsa el desarrollo de nuevos productos y servicios en el acceso nuevos mercados, mediante Innobideak Lehiabide; ofrece una metodología de diagnóstico y contraste, con el fin de medir y mejorar el grado de innovación de las organizaciones, facilitando el apoyo de profesionales externos, Innobideak kudeabide; y pone a disposición de los equipos directivos las competencias necesarias para implementar con éxito las claves de la Gestión Avanzada en sus organizaciones, mediante Innobideak Prestakuntza.

En definitiva, la Estrategia Innobideak del Gobierno vasco completa las acciones desarrolladas por SPRI y el Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad encaminadas a apoyar a la empresa vasca en los ámbitos de la I+D+i, la internacionalización, nuevas inversiones y emprendimiento, lo que configura una oferta completa e integral en materia de desarrollo económico.

10 falsos mitos:

MITO 1 I MITO 2 I MITO 3 I MITO 4 I MITO 5 I MITO 6 I MITO 7 I MITO 8 I MITO 9 I MITO 10

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow