Lectura Fácil Euskadi cumple 3 años promoviendo la democracia lectora

6 octubre, 2015

A finales de 2012 se puso en marcha el proyecto Lectura Fácil Euskadi, una iniciativa que surgió con el objetivo de defender el acceso a la lectura como derecho para las personas que tienen dificultades lectoras. Tal y como destaca su impulsora, Blanca Mata, este grupo de población es mucho más amplio de lo que se podría pensar, puesto que supone un 30% de la ciudadanía, incluyendo tanto personas con discapacidad intelectual como gente mayor, personas con dislexia o inmigrantes que aún no dominan el idioma.

Tres años después de empezar a trabajar, LFE ha conseguido que Euskadi se convierta en la segunda Comunidad Autónoma con mayor implantación de la lectura fácil, solo superada por Cataluña. “Cuando empezamos, el vacío que existía era total, comenzamos desde cero”, explica Blanca Mata, “y en tres años hemos conseguido llegar a todos los ámbitos que nos propusimos, en los tres territorios vascos”.

Durante este tiempo, Lectura Fácil Euskadi  ha creado colaboraciones con bibliotecas, entidades que trabajan con colectivos como personas con discapacidad, personas mayores e inmigrantes, así como con editoriales, instituciones y empresas. En total, han establecido acuerdos con 35 organizaciones muy diversas, desde trabajos con los ayuntamientos de Vitoria-Gasteiz y Bilbao, o la adaptación de los textos en el Museo de Encartaciones, hasta la colaboración con una inmobiliaria interesada en ofrecer sus documentos de forma accesible a todas las personas. “Estamos muy satisfechos porque en cualquier ámbito en que presentamos el concepto de la lectura fácil lo acogen muy bien, y cuando lo aplican, se dan cuenta de lo necesario que era”, explica Blanca Mata.

Una de las iniciativas que más se ha extendido durante estos tres años es la de los clubs de lectura fácil, puesto que en todo el territorio vasco están activos 84 grupos, de los 300 que existen en total a nivel estatal. Además, han sido pioneros en la creación de clubs de lectura para colectivos específicos como personas con parálisis cerebral o jóvenes con autismo, así como experiencias mixtas donde han participado gente mayor y personas con discapacidad intelectual en el mismo grupo.

LFE también ha impulsado la creación de contenidos en lectura fácil en euskera, y actualmente existen cuatro títulos, publicados por la editorial Gaumin, y un libro infantil lanzado por Ediciones Beta, así como otras novedades que saldrán en breve. Sin embargo, tal y como destaca la fundadora de Lectura Fácil Euskadi, aunque se ha avanzado mucho aún falta implicación en el mundo editorial, puesto que hay pocos contenidos disponibles. Según LFE, también es necesaria una expansión más amplia de la lectura fácil en el ámbito de las instituciones, “es un tema muy importante ligado a la accesibilidad de la información, el derecho a recibir la información clara y sencilla, puesto que es imprescindible para conseguir realmente una participación activa en la sociedad”, explica Blanca Mata.

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow