La economía circular podría generar hasta 1’8 billones de euros a nivel europeo en 2030

16 diciembre, 2015

El modelo de la economía circular está ganando atención tanto en Europa como a nivel global como vía para impulsar nuevas formas de crecimiento económico. Sus principios se basan en los ciclos de la naturaleza, donde todos los recursos se reaprovechan y no existe el concepto de desecho. La adopción de este modelo no solo supone reducir el impacto al medio ambiente, también es una oportunidad para generar importantes beneficios económicos y disminuir la dependencia en los recursos finitos.

Según el estudio Growth within: A circular economy vision for a competitive Europe, la adopción de los principios de la economía circular puede generar beneficios anuales de hasta 1’8 billones de euros en 2030. Tal y como destaca el informe, elaborado por McKinsey & Company, la economía circular se podría calificar como el reto económico y político actual más importante a nivel europeo.

A pesar del avance en las tecnologías y en la gestión de residuos, lo cierto es que los sistemas de producción europeos siguen basándose en el usar y tirar, con modelos lineales que extraen el valor a recursos finitos y acaban convertidos en desechos. En términos de valor, según el estudio de McKinsey & Company, se pierde el 95% de los materiales y de las energías frente al recurso original, así que se puede concluir que, en general, Europa utiliza los materiales solo una vez.

La economía circular consiste en establecer mecanismos que permitan crear valor no vinculado al consumo de recursos finitos, aplicando ciclos biológicos y técnicos eficaces que permitan recuperar los materiales para introducirlos de nuevo en el ciclo. Las tecnologías disruptivas y los nuevos modelos de negocio son una oportunidad, con ejemplos como el carsharing, los vehículos eléctricos y autónomos o los edificios energéticamente autosuficientes. Pero según el estudio, esos avances no bastan para alcanzar el máximo potencial de la economía circular. Es necesario un impulso conjunto a nivel regional, estatal y europeo que permita la transición industrial y económica hacia este modelo.

Desde Euskadi se está realizando un esfuerzo para acelerar la transición hacia la economía circular en la industria vasca. El Plan de Prevención y Gestión de Residuos del Gobierno Vasco 2020 establece la economía circular como base de un nuevo modelo económico, y en 2015 el Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial ha apoyado con 200.000 euros 13 proyectos industriales que avanzan en estos principios.

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow