Flipped Learning: dándole la vuelta a las clases de mates

24 noviembre, 2015

En Internet hay cada vez más recursos multimedia creados por profesorado y por instituciones educativas que permiten extender el aprendizaje más allá de las horas lectivas. Las metodologías flipped learning consisten en aprovechar estos materiales para “darle la vuelta” a los modelos tradicionales donde el grueso de la teoría se da en clase, trasladando algunos de los contenidos de las lecciones a casa y dedicando las clases a reforzar los conocimientos.

Para ello, este modelo se basa principalmente en vídeos, aunque también en otros recursos como presentaciones y ejercicios que están disponibles online. La idea es que los estudiantes realicen una primera introducción a la lección de forma autónoma visionando esos contenidos como deberes para casa, y luego los pongan en práctica de manera colectiva dentro del aula.

La agencia de innovación británica Nesta y NFER, National Foundation for Educational Research, han llevado a cabo una investigación dirigida a identificar las oportunidades y las barreras de este tipo de aprendizaje. El estudio se ha realizado a partir de nueve pilotos puestos en marcha en diferentes escuelas de Gran Bretaña dentro de las clases de matemáticas, donde los docentes han utilizado recursos en vídeo de Khan Academy. Las experiencias, así como las conclusiones del proceso, se han recogido en la publicación Flipped Learning – Using online video to transform learning, disponible para su descarga.

Tal y como recoge el estudio, el uso de vídeos como herramienta previa para introducir al alumnado en nuevas materias ha demostrado varios beneficios educativos. Por un lado, libera tiempo de clase para aplicar y reforzar el conocimiento adquirido mediante casos prácticos, atendiendo a las dudas de los estudiantes. Por otro, permite un aprendizaje más colaborativo, puesto que el alumnado está más preparado para aplicar los conocimientos. Estas dinámicas, además, aumentan la seguridad de los estudiantes y la adaptación a sus ritmos personales de aprendizaje.

Aún así, presentan también algunas barreras. La primera de ellas es el acceso a las tecnologías, pero también la identificación por parte de los docentes de materiales online apropiados para el nivel de sus estudiantes. Otra de las dificultades a la hora de aplicar este modelo es que resulta imposible si el alumnado no se compromete a realizar los deberes en casa. De cara a superar estos impedimentos, en algunos de los pilotos se implantaron experiencias mixtas, habilitando espacios en la escuela fuera de horas lectivas para ver los vídeos o realizando parte de los visionados en el aula.

El estudio ha dado como resultado varios recursos dirigidos a docentes interesados en utilizar estas metodologías. Además del estudio, se ha publicado una guía práctica para escuelas con indicaciones para aplicar el flipped learning, así como una guía específica acerca de los recursos de Khan Academy, una de las plataformas más conocidas de contenidos educativos online.

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow