Europa ofrece 5.900 millones para buscar la energía del futuro

27 febrero, 2015

El programa “Energía Segura, Limpia y Eficiente” busca la transición hacia un sistema energético más fiable, sostenible y competitivo. Una jornada organizada por el Grupo SPRI, la agencia vasca de desarrollo empresarial, ha proporcionado a las compañías vascas datos sobre el plan de ayudas europeas.


La búsqueda de energías más fiables y sostenibles es una de las apuestas de la Unión Europea hasta 2020 y, para ello, ha puesto en marcha un ambicioso plan de ayudas a proyectos. Es el llamado reto social “Energía Segura, Limpia y Eficiente”, dotado con 5.900 millones de euros hasta 2020, y que está diseñado para apoyar la transición hacia un sistema energético más fiable, sostenible y competitivo. Forma parte del macroprograma Horizonte 2020, la estrategia europea de impulso a la investigación y la innovación.

Una jornada organizada este viernes en Bilbao por el Grupo SPRI, la agencia de desarrollo empresarial vasca dependiente del Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad, ha servido para proporcionar información del plan de ayudas al sector energético. Las prioridades son la eficiencia energética, las tecnologías bajas en carbono, y las ciudades y comunidades inteligentes.

Txetxu Saenz de Ormijana, director del área de Estudios e Internacional del Ente Vasco de la Energía (EVE), la agencia energética vasca, ha destacado que dicho programa tiene como objetivo la “transición a un programa energético más fiable y energético”. Ha señalado que se espera contar con la participación de 100 proyectos por un importe de 78 millones, “lo que supone duplicar lo del anterior programa”.

Maria Luis Revilla, del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, dependiente del Ministerio de Economía), ha explicado las interioridades del plan europeo “Energía Segura, Limpia y Eficiente” y ha destacado que la dotación se ha duplicado, ya que en el anterior programa había ayudas por 2.700 millones. Revilla ha explicado que, en eficiencia energética, habrá 105 millones este año y la convocatoria se cierra el 4 de junio. “Se quiere fomentar el uso de las TIC en edificios públicos. Hay que intentar demostrar en los proyectos el ahorro que supone el uso de las TIC para reducir la huella de carbono”, ha afirmado y ha revelado que la Comisión Europea quiere “más concreción que generalidad” en los proyectos.

En cuanto a las tecnologías de bajo carbono, el plazo de la convocatoria de este año expira el 5 de mayo y hay un fondo de 80 millones. ”Son proyectos grandes de 5 a 20 millones y son muy importantes los aspectos de salud, medioambientales, porque son tecnologías que tienen que llegar al mercado”. En cuanto a las ciudades inteligentes o smart cities, la dotación es tiene 107 millones. “Son proyectos innovadores, de 18 a 25 millones, y que puedan aplicarse en distintas ciudades. La Comisión pide que haya  tres grandes ciudades donde se hagan. Y con consorcios en los que estén ayuntamientos, centros tecnológicos, pero con un plan urbanístico ambicioso detrás”.

Arturo Antón, de SPRI, ha explicado la labor de Enterprise Europe Network (EEN), que es uno de los instrumentos claves de apoyo a las pymes en el continente, ya que esta entidad impulsa la competitividad de las empresas europeas a través de su internacionalización, la transferencia de tecnología y el acceso a la financiación. En definitiva, la apertura de nuevos negocios y riqueza. Desde 2008, a través de EEN las empresas vascas han podido suscribir 33 acuerdos de transferencia de tecnología.

EEN grupa a casi 600 organizaciones en toda Europa y SPRI forma parte de una de ellas, al ser la coordinadora del Consorcio Basque EEN que integra también a las Cámaras de Comercio de Bilbao, Gipuzkoa y Álava, Innobasque y Beaz.

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow