Amigos y familiares de Nerea Pérez-Arrospide crean el proyecto Aminata en Senegal

20 abril, 2016
Suno Xarit Aminata será un centro para promover la educación no formal.

La cooperante vasca, que murió el año pasado, quería impulsar un centro cultural comunitario en Gandiol.

Nerea viajó a Senegal en 2013 para trabajar en un proyecto de cooperación, y allí conoció a Mamadou, un joven senegalés que unos meses antes había creado la Asociación Hahatay en su pueblo natal, Gandiol. Tras pasar varios años en Europa, Mamadou estaba convencido de que el futuro de África estaba en la educación de sus nuevas generaciones, así que fundó la asociación para promover el empoderamiento de sus conciudadanos. Nerea, arquitecta de profesión, se sumó al proyecto, y juntos decidieron impulsar la construcción de un centro comunitario en el pueblo. Pero su historia se truncó de forma trágica cuando el 12 de septiembre de 2015 Nerea murió en un accidente de tráfico en Senegal.

Sin embargo, los amigos y familiares de Nerea han decidido continuar la labor que ella comenzó, recuperando los diseños de la arquitecta para hacer realidad su sueño. El proyecto consiste en la creación de un centro social y cultural con aulas multiuso, biblioteca y huerto donde los habitantes de Gandiol puedan reunirse y desarrollar sus propias iniciativas. “La idea se basa en el objetivo de la asociación Hahatay, ofrecer espacios educacionales para crear oportunidades”, explica Ainhoa Pérez-Arrospide.

 

Diseño del futuro centro.

Diseño del futuro centro.

El centro, que estará coordinado por Hahatay, será diseñado y construido con la participación de los habitantes del pueblo, de cara a que responda a sus necesidades reales. “Esto es algo que mi hermana tenía muy presente, incluir a la comunidad para que sea un actor en todo el proceso”, explica Ainhoa. El nombre del centro será Suno Xarit Aminata, “nuestra amiga Aminata”, que es como llamaban a Nerea en Gandiol.

El diseño del futuro centro está ya muy avanzado, y han comenzado a realizar encuentros con asociaciones de jóvenes, mujeres, estudiantes y profesores de cara a recoger sus opiniones. “Han propuesto muchas ideas para el espacio, talleres para la alfabetización de mujeres mayores, clases de refuerzo escolar, actividades deportivas,…” afirma Ainhoa Pérez-Arrospide, “vamos a seguir realizando talleres para desarrollar el proyecto en colaboración”.

El presupuesto total del proyecto ronda los 50.000 euros, y la asociación Aminata ha iniciado una campaña para captar fondos. Además de los donativos, que se pueden realizar a través de la web del proyecto, hay muchas otras formas de colaborar, a través de regalos, participando como embajador o embajadora de la iniciativa, o montando actividades para recaudar dinero. “Estamos abiertos a todas las personas que se quieran implicar aportando ideas”, concluye Ainhoa.

 

Proyecto Aminata

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow