Cómo hacer uso responsable de las redes sociales en las entidades deportivas

martes, 30 de mayo de 2017

Portada de la guía.
La guía propone un marco ético para entidades y clubes deportivos.

Se ha publicado una guía para entrenadores y clubes que trabajan con menores de edad.

 

Las redes sociales se han convertido en algo omnipresente en la vida diaria, especialmente entre los adolescentes, ofreciendo muchas oportunidades para comunicarse y acceder a información, también en el ámbito deportivo. Aún así, es importante que las entidades deportivas y los entrenadores utilicen un marco ético claro en relación al uso de estas herramientas, puesto que implican cuestiones que afectan de manera directa a la privacidad y la protección de los menores.

 

El Gobierno Vasco, a través de las Direcciones de Actividad Física y Deporte y de Política Familiar y Diversidad, junto con las Diputaciones Forales de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, ha lanzado la Guía para un uso responsable de las tecnologías digitales en entidades deportivas con menores de edad. La publicación tiene como objetivo ayudar a responsables de entidades deportivas y especialmente a entrenadores y entrenadoras a hacer un uso seguro de las redes sociales y a velar por la protección de los niñas, niños y adolescentes.

 

El uso de estos canales puede resultar muy útil en el ámbito deportivo para cuestiones como informar de manera inmediata y transparente, ofrecer contenidos y ejercicios a realizar o fomentar la motivación en el grupo. Pero también pueden provocar situaciones de riesgo si se realiza un uso indebido de la información personal o si da pie a faltas de respeto, exclusión o acoso. Es por eso que es importante identificarlas de manera temprana y ofrecer herramientas para afrontarlas y protegerse de ellas.

 

La guía incluye claves sobre cómo utilizar imágenes de menores de forma totalmente ética y segura, protocolos de conversación en los grupos de WhatsApp y consejos para proteger la privacidad de los niños y niñas. La publicación recoge los marcos normativos existentes en relación a los menores e Internet, y ofrece herramientas y modelos que pueden servir de ejemplo para que las entidades elaboren su propio marco ético a seguir.

Artículos relacionados
También te puede interesar