Una pyme especializada en el ‘Big data’

18 mayo, 2017

Iñaki Pertusa e Irene Unceta.

El ecosistema emprendedor vasco está lleno de empresas de un gran talento en el ámbito del llamado Big data. Una de ellas es esta startup llamada Decidata, especializada en analítica avanzada y visualización de datos, es decir, información en forma masiva de datos al servicio de los problemas de las empresas. Fundada en 2016 en Bilbao por tres socios, en estos momentos forma parte del programa de aceleración de pymes BIND 4.0 que ha impulsado la SPRI en su primera edición (la segunda ya está en marcha) y que pone en contacto a grandes compañías vascas con firmas de reciente creación para solucionar problemas concretos y reales. En el caso de Decidata, su alianza con Euskaltel permitirá al operador vasco tener un mayor conocimiento de sus clientes para poder personalizar y mejorar la experiencia de los usuarios con la red de datos.

Con experiencia en el sector de la banca y las telecomunicaciones, esta empresa pretende utilizar ese conocimiento para resolver, como se decía, los problemas de la Industria y poder formar parte de la denominada Industria 4.0. Iñaki Pertusa e Irene Unceta ampliaron los detalles de este innovador proyecto en el programa Made in Basque Country de Radio Euskadi.

 

Nos da la sensación de que su campo de actuación, el Big data, se encuentra en una fase ya madura en la que se ha pasado de la mera curiosidad al puro interés por parte de las empresas, de que ya no es ese gran desconocido…

 

Desde que fundamos la empresa la evolución del mercado y las necesidades del cliente se han ido concretando. De la primera evangelización en el desierto que hacíamos cuando comenzábamos con esta idea y con este proyecto a ahora cuando nos sentamos con equipos directivos que están informados y saben de lo que hablan y que incluso nos demandan cosas muy específicas y muy técnicas. Eso nos ayuda a la hora de ofrecer nuestros servicios y de entender más rápido lo que el cliente necesita y sabe ofrecerle lo que creemos que mejor le puede ayudar.

 

Analítica avanzada y algoritmos matemáticos… ¿Nos ayudáis a descifrar estos conceptos y sobre todo a entender qué es lo que tienen que ver con el día a día de una empresa?

Digamos que nuestra apuesta es poner al servicio de las empresas ese conocimiento técnico. Que seamos nosotros en Decidata los que lidiemos con ese algoritmo, con la parte dura, pero que a la vez seamos capaces de transmitirles todo ese conocimiento, es decir, establecer un diálogo que vaya hacia los dos lados.

 

¿Todos los problemas que pueda tener una empresa son susceptibles de tener una solución concreta a partir de fórmulas matemáticas?

 

Todos, todos, no sabríamos decir pero muchos de ellos desde luego que sí. De hecho, muy buena parte de nuestro trabajo es ver y acotar exactamente cuáles son los problemas que tienen las compañías en cada caso. Nosotros a esa fase le llamamos definir exactamente cuál es la pregunta. Y en esa definición vamos viendo qué posibilidades tenemos y cómo podemos atacarla.

 

Entre otras cosas porque aunque pueda dar la sensación de ser todo muy etéreo, en el fondo estamos hablando de competitividad, lo que traducido en un ratio económico es sinónimo de mucho dinero…

 

Hemos pasado de la potencialidad absoluta con el “se podría hacer…” o el “podríamos hacerlo así…” a qué es lo que tengo que hacer específicamente en mi empresa para mejorar lo que estoy haciendo y ser más competitivo o cómo puedo cambiar mi modelo de negocio en base a los datos para conseguir una fuente de ingresos. Y me gustaría además que me lo cuantifiquéis… Una cosa que nosotros siempre intentamos en todos los proyectos es decirles a nuestros clientes que les vamos a ayudar en un área determinada de su empresa (decirle los clientes que se le van a marchar), hacerle una predicción de demanda y además le vamos a decir cuál es la mejora en torno a nuestros modelos y cuanto es la mejor comparación con lo que teníamos antes de que llegáramos a su empresa…

 

¿Cómo se fraguó la alianza con Euskaltel?

 

Todo arranca dentro del contexto de la aceleradora Bind 4.0 que hace un año impulsó el Gobierno Vasco. Creemos que este programa tiene dos cosas muy positivas: la primera es que nos identifica dentro de las grandes empresas a la hora de saber quién es la persona a la que tenemos que presentar nuestros servicios, algo que no siempre es fácil en una gran compañía, y lo segundo es que permite a las grandes compañías dotar de credibilidad a ese startup que quizá no tiene la suficiente experiencia en el mercado laboral. Y ahí, el hecho de que estas pymes vayan de la mano de instituciones como el Gobierno Vasco le da también a la gran empresa una seguridad en el sentido de no es una empresa cualquier la que van a tener al lado porque las startup vienen avaladas por un filtro enorme que hemos tenido que pasar para llegar al final.

 

¿Su relación con el operador vasco va a continuar más allá de este programa?

Sí, desde luego.

 

¿Y qué habéis aprendido en esta primera toma de contacto?

 

Para nosotros ha sido una experiencia enriquecedora. Por un lado nos ha permitido poner a prueba nuestras capacidades y competencias en un entorno muy competitivo como es el de la telecomunicaciones y además lo hemos hecho de la mano de Euskaltel que ha depositado toda su confianza en nosotros y nos ha abiertos las puertas, nos ha enseñado sus tripas y eso nos ha ayudado a crecer en muchos sentidos. Es un problema nuevo, distinto, y el hecho de enfrentarnos a él nos ayuda a mejorar.

 

Teniendo en cuenta que los grandes popes de este negocio, el del Big data, son multinacionales como Oracle o IBM y teniendo en cuenta que uno de vuestros objetivos, con vuestro tamaño actual, pasa por convertiros en marca de referencia de momento en Euskadi… ¿Cómo se consigue eso?

 

La clave es no competir con ellos. Nosotros creemos que ofrecemos algo diferente a nuestros clientes, que es una solución adaptada a su problemas específico, huimos de esas plataformas estandarizadas y tecnológicamente muy potentes en cuanto a inversión que esas grandes compañías lo hacen de maravilla y creo que nosotros nunca deberíamos de entrar ahí, y es cierto que para nosotros cada cliente grande con el que trabajamos es nuestro principal cliente y el compromiso y la dedicación que asumimos con ellos y el cariño también creemos que es diferencial respecto a una grande.

 

Por poner un ejemplo de lo que estamos hablando… ¿Vuestro trabajo es capaz de predecir si un cliente de Euskaltel va a abandonar la compañía?

 

El proyecto ha estado enfocado a mejorar la experiencia del usuario. Lo que queremos es identificar aquellas áreas críticas que cada usuario identifica como clave en su relación con Euskaltel y por lo tanto en su relación diaria de calidad y demás, e identificar esa áreas donde el operador vasco debería tener más cuidado o hacer más énfasis porque el cliente lo valora, porque es importante para él y porque ya se sabe que un cliente satisfecho es un cliente que va a permanecer más tiempo contigo.

 

¿Os hacen caso?

En este proyecto han participado diferentes departamentos de esta compañía y creemos honestamente que desde un punto de vista de una startup con un gigante ha sido muy buena y fluida la relación. El otro día, la Deusto Bussiness School publicó un curioso estudio titulado ‘Elefantas y gacelas bailan sin pisarse’ y nosotros hemos tenido en este caso un elefante que ha sido muy ágil y muy buen bailarín. Ha sido una gozada poder trabajar con ellos por su implicación y por cómo se han comportado con una startup como la nuestra, que somos muy pequeños aún, cierto, pero que tenemos mucha ilusión, algo muy innovador y un equipo de profesionales, y no queremos pecar de falsa modestia, muy potente. Las seis personas que hoy en día formamos esta empresas tenemos mucha experiencia, una formación de muy alto nivel y sobre todo con muchas ganas de hacer cosas.

 

Dado que esta nueva realidad que representa el mundo del Big data parece que tiene un cierto recorrido en un futuro inmediato, ¿qué formación se requiere para poder formar parte de esta corriente?

 

Ser un científico de datos para nosotros es un conjunto de competencias que uno va adquiriendo a lo largo del tiempo más que una única especialidad en algo muy concreto. Nosotros pensamos que para adquirir ese conjunto de competencias uno tiene que tener una base más o menos sólida en temas como Matemáticas, Física, Estadística… De modo que la formación de base si estamos hablando de un grado universitario, tendría que venir desde ahí. Alguien que se sienta cómodo trabajando con bases de datos, que no huya de las Matemáticas y que se divierta con ello, por su puesto.

 

¿Cuenta Euskadi con suficiente cantera en este sentido para lo que le viene?

 

Creemos que se trata de un perfil que ahora mismo es difícil de encontrar. Afortunadamente en nuestra empresa somos un equipo con ilusión haciendo cosas diversas que, quieras que no también hace de atracción, y afortunadamente tenemos una serie de redes informales para estar al día y conocer el mercado. Una startup tiene que saber hacer el pino, dar la vuelta y, sobre todo, encontrar el talento. Por eso llevamos a cabo un montón de iniciativas underground para identificar ese talento, entre ellos el Data beers Euskadi, donde tratamos de aglutinar el talento que hay en este área para que entre nosotros puedan surgir oportunidades de colaboración o incluso contrataciones si así fuera necesario.