Los éxitos del intraemprendimiento en Euskadi

31 mayo, 2017

Una jornada del Grupo SPRI muestra las experiencias que han desarrollado empresas como Alcor y Addilan

 

El intraemprendimiento (la creación de nuevos negocios dentro de una empresa) es una opción cada vez más interesante para el crecimiento empresarial. Una jornada organizada por el Grupo SPRI, la agencia vasca de desarrollo empresarial dependiente del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras, en el Parque Científico y Tecnológico de Gipuzkoa ha aportado algunas claves sobre el intramprendimiento.

 

Oscar Valdivielso, de la consultora B+I, ha explicado que en Euskadi han más de 100 agentes en Euskadi que apoyan el emprendimiento y ha destacado la labor de los BICs (los anteriormente llamados centros de innovación) y los dos programas específicos de ayudas del Gobierno vasco: Barnekintzaile, el apoyo al estudio y puesta en marcha de iniciativas emprendedoras dentro de la empresa, y Lehiabide, el apoyo a estrategias para la diferenciación y el crecimiento.

 

“El intraemprendimiento es la identificación de nuevas iniciativas emprendedoras en el seno de las empresas y pone en el centro a las empresas, que pasan a ser las protagonistas”, ha resumido Valdivielso.

 

Gaizka Grajales, fundador del grupo Alcor, nacido en el sector aeroespacial, ha expuesto su experiencia en el intraemprendimiento. “Empezamos hace más de 20 años con 7 personas en el sector aeronáutico y llegamos a un plantilla cerca de 1.900 personas. Hemos vendido la empresa a Airbus por 10.000 veces más el capital invertido. Es un ejemplo de una compañía que ha hecho un proyecto muy completo”.

 

Grajales ha narrado la evolución última de su grupo empresarial, en continua adaptación a los rápidos cambios en el mundo empresarial. La llegada de la industria 4.0 le ha llevado a participar, mediante la creación de otras empresas o entrada en el capital de compañías existentes, en negocios diferentes al aeroespacial: desde la fabricación aditiva hasta la salud.

 

“Cuando nos llegó lo de la fabricación aditiva creamos otra empresa, Mizar. Hicimos plan de negocio con la idea de ser líderes en fabricación aditiva y diferenciarnos en tecnología y conocimiento. Recurrimos al BIC. Este año hemos creado Mizar Francia, porque entendemos que tiene potencial en el sector aeroespacial”. Ahora Mizar tiene negocios en el sector aeroespacial, salud y departamentos de I+D de las grandes compañías.

 

El intraemprendimiento les ha llevado a participar en la construcción del primer prototipo de nanosatélite al espacio, una ingeniería eólica para la extensión de la vida útil de los parques eólicos, el montaje de parques termosolares o la oferta de rayos x de baja radiación y entrega inmediata de los resultados.

 

“Alcor empezó hace poco más de 20 años con un taller mecánico, que era una empresa vieja. Pagamos una peseta por la compañía pero lo importante no era la empresa sino que su cliente era Mercedes, a la que facturamos ahora 5 millones. Alcor le facturaba [antes de la adquisición] a Mercedes 60 millones de pesetas (60.000 euros). Y luego hemos ido creciendo”. Grajales ha asegurado que buscan la diferenciación en “conocimiento, tecnología, innovación”.