Binary Soul desarrolla un sistema de formación gamificada para procesos industriales

25 abril, 2017

GTS permite a cualquier empresa ofrecer formación a sus empleados sobre las fases de fabricación de cualquier pieza gracias al uso de tecnologías de los videojuegos

La ‘start-up’ vasca Binary Soul acaba de cumplir tres años de vida. Formada por licenciados del curso CET del Instituto de Tecnología Digipen, sus primeros proyectos se enfocaron a la realización de videojuegos de ocio, simuladores o soluciones de gamificación a medida de sus clientes. Con el tiempo, supieron detectar el importante nicho de negocio que supone la Industria 4.0 y uno de sus últimos desarrollos les ha llevado a formar parte del stand que el Gobierno Vasco exhibirá en la Feria de Hannover, uno de los eventos industriales más grandes del mundo que se celebra cada año en la ciudad alemana.

 

Uno de los productos que han despertado el interés del sector industrial en los últimos meses ha sido GTS (Gamified Training System), un sistema de formación de personal que se puede utilizar en diferentes ámbitos, pero de manera especial en los procesos de fabricación industrial. El director Comercial de Binary Soul, Santiago Córdoba, explica: “El sistema hace uso de la gamificación y de técnicas que se utilizan en el mundo de los videojuegos. Las intentamos aplicar a la formación para que potencie el interés de los usuarios y que afronten el aprendizaje de una forma lúdica”.

 

La base de GTS es un ‘software’ que, por una parte, recrea en 3D los diferentes espacios de una fábrica genérica y, por otro lado, incluye una librería de máquinas que son habituales en este tipo de instalaciones, como prensas, tornos o cortadoras láser. “Es algo similar a cualquier editor de niveles de un videojuego. Tienes tu escenario configurado y a partir de las librerías de objetos que hemos confeccionado, cualquier usuario puede incorporar a este escenario las máquinas que utiliza. Tenemos un amplio catálogo de máquinas disponibles, pero si hiciese falta incluir alguna nueva, nosotros se la diseñaríamos al cliente sin ningún problema”, incide Córdoba.

 

Formación a distancia

Una vez que se han seleccionado las máquinas sobre las que se quiere impartir formación a los trabajadores, es el propio cliente el que puede configurar de manera sencilla el tipo de información que quiere aportar. “La formación que podemos dar a través de GTS no consiste tanto en aprender a manejar una máquina concreta en sí, sino en explicar al operario los parámetros para fabricar diferentes objetos gracias a esta máquina. En el caso de un torno, no se trata de explicar cómo funciona sino de conocer qué pasos hay que seguir a la hora de fabricar una determinada pieza”, recalca el responsable comercial de Binary Soul.

 

Uno de los usos más interesantes de esta solución sería para la formación a distancia de empleados que trabajen en distintas plantas. En este sentido, Córdoba explica: “Generalmente, el proceso de fabricación de un determinado componente o pieza se define en el departamento de I+D+i de la compañía. Una vez concretado, es necesario formar al resto de trabajadores de otras plantas sobre su fabricación. Gracias a GTS, podemos realizar esa formación a distancia sin necesidad de trasladar a los operarios o a los formadores”. Otra de las ventajas de este desarrollo es que la formación se puede llevar a cabo en ordenadores, ‘tablets’ o ‘smartphones’, para facilitar la labor a los alumnos.

 

Binary Soul ha realizado las primeras pruebas de este sistema en colaboración con CIE Automotive. Las valoraciones iniciales de uso han sido positivas aunque aún queda trabajo por hacer, en especial en lo que se refiere a la experiencia de usuario. “Ya tenemos un prototipo funcional aunque todavía hay que pulir algunos aspectos. Lo llevaremos a la Feria de Hannover para darlo a conocer con el objetivo de buscar posibles clientes e inversores que nos ayuden en su desarrollo de cara a que en enero de 2018 dispongamos ya de una versión definitiva”, avanza Santiago Córdoba.

 

Los trabajos de Binary Soul también se pueden testar en el recién inaugurado BasqueGame Lab, un espacio impulsado por la asociación de empresas de videojuegos de Euskadi, BasqueGame, y el Clúster GAIA, que quiere poner en valor las tecnologías de los videojuegos aplicadas a los procesos industriales, la formación y la educación.