Siete buenas sugerencias, prácticas y rentables, antes de que finalice 2016

24 diciembre, 2016

Parece que fue ayer pero, ya ha pasado otro año. Y como siempre por estas fechas, a las personas emprendedoras nos surgen inquietudes cara al nuevo futuro que nos espera a la vuelta de la esquina. Sin embargo, aún podemos tomar algunas decisiones para acabar de la mejor manera el periodo que ahora finaliza. A continuación, te proponemos algunas sencillas sugerencias que puedan ayudarte a mejorar un poco la optimización de tus recursos.

 

Cobros y Pagos

Para terminar bien el año, un primer buen consejo es revisar posibles cobros y pagos que tengamos pendientes. Comprobemos con los extractos bancarios que todo ingreso o pago se haya realizado en su momento y documentado adecuadamente; es decir, que tengamos las facturas emitidas y recibidas a la vista para contrastar que ni debemos ni nos deben. Este control has tenido que realizarlo en cada uno de los trimestres, pero una revisioncilla nunca viene mal…

 

Revisión de tickets

Buscas hasta debajo de las piedras dónde han ido a parar tus recursos económicos y, por ello has reunido muchos tickets; esos que nos dan en muchos establecimientos hosteleros o comerciales y que son un castigo, pues a menudo los perdemos, se borran los datos o, peor aún; no nos sirven para desgravar y deducir porque no disponemos de factura convenientemente emitida, o porque el gasto no resulta necesario para la actividad que desarrollamos. Consulta con una asesoría cómo gestionarlos convenientemente y, en lo sucesivo, trata de realizar este tipo de compras y pagos en lugares habituales donde ya dispongan de tus datos fiscales para emitirte siempre las facturas correspondientes; ahorrarás tiempo, dinero y, algún que otro cabreo.

 

Atención al Inventario 

El Inventario es la relación detallada, ordenada y valorada de todo aquello que compone el patrimonio de nuestro negocio. No puedes “inventarte” esa información y, en teoría, todos estos elementos deben verse reflejados en la contabilidad; según sus características, se amortizarán en más o menos tiempo, pero no siempre lo hacemos. Dependiendo del tipo de negocio, un mayor o menor inventario va a variar tu cuenta de resultados y, por tanto, también tus tributos. Dedica un tiempo a su revisión y consulta los diferentes plazos de amortización y fórmulas de contabilización.

 

Compras de fin de año

Entre otros, como sabes, las empresas tenemos dos tipos de impuestos relevantes: IVA e Impuesto de Sociedades. Si tienes en mente hace tiempo realizar alguna compra de interés, por ejemplo nuevos equipos informáticos, probablemente éste sea un buen momento para hacerlo si ves que este ejercicio lo vas a terminar con suficientes beneficios. Además, el fin de año suele venir acompañado de magníficas ofertas que las empresas de muchos sectores realizan para mejorar sus objetivos; ahorro por partida doble.

 

Solidaridad de última hora

Al igual que las compras de fin de año, otra muy buena sugerencia es la de compartir parte de tus recursos con entidades que trabajan por un mundo mejor. Si bien la Responsabilidad Social es una práctica que conviene planificar y desarrollar con tiempo, nunca está de más darle un empujón antes de que comience el nuevo ejercicio, pues además de contribuir a sus necesarios benéficos fines, podrás aprovechar las ventajas e incentivos fiscales que conlleva; solidaridad mejor entendida.

 

Depuración de clientes

Aprovecha estos días, quizá más tranquilos, para pensar sobre qué clientes son los que realmente aportan valor a tu negocio; entiéndeles y atiéndeles como merecen. Quizá en alguna ocasión hayas escuchado que “probablemente menos del 20% de tus clientes te proporcionan más del 80% de tu rentabilidad” y, sin embargo, acabas prestando más atención y dedicación al 80% de la clientela… Con la entrada del nuevo año, quizá sea bueno poner el foco en su adecuada clasificación y mejor tratamiento. Piensa en ello y actúa en consecuencia.

 

Planifica nuevos retos

Por último, enfréntate a un papel en blanco: Describe y escribe qué hitos importantes te gustaría que tuvieran lugar en tu negocio el próximo año. Proponte objetivos concretos, realistas y alcanzables, encájalos a lo largo del tiempo. Cuantifícalos para que puedas medir su impacto también en términos económicos y, revísalos cada mes. Pero sobre todo, trata de que esos objetivos sean suficientemente motivadores para ti y para tu equipo; y no olvides premiar tanto el esfuerzo como su resultado.

Esperamos que estas sencillas sugerencias te puedan resultar útiles. Busca ayuda profesional si consideras que la necesitas para acabar el año con una buena sonrisa y comenzar el siguiente con buen pie. 

 

Zorionak eta, Urte Berri On!

 

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ver todo arrow